Pronóstico 2011: factores externos

Voy a seguir el ejemplo de Luciano Cohan y hacer un pronóstico para este año. En realidad una serie de pronósticos, comenzando hoy por la economía global, con particular atención a Brasil. La semana que viene será el turno de hablar de factores políticos, que en toda sociedad afectan a la marcha de la economía y en la Argentina con más fuerza dada la ausencia de políticas de estado que reduzcan incertidumbre para el sector privado. Finalmente dentro de dos semanas haré una síntesis de qué impacto espero tengan estos determinantes sobre la macro local.

Se puede decir que el mundo superó el año pasado la “Gran Recesión” originada en EEUU en 2008 con la quiebra de Lehman Brothers, y que acentuó la contracción del producto que esa economía experimentaba por la ruptura de su burbuja inmobiliaria. Podría mostrar una serie de indicadores para fundamentar esta afirmación, pero creo que alcanza con el siguiente gráfico de The Economist con la inflación en un número de países y regiones del planeta (es el de la derecha, ver la nota para otros gráficos): claramente el 2010 comenzó con temores de deflación así como el 2011 está comenzando con temores de inflación:

La economía norteamericana superó pronósticos de desaceleración durante el 2010, y hoy muestra indicadores robustos en el consumo, la inversión e incluso en la creación de empleo (que llevaron al siempre crítico de Krugman a quejarse que llevará tres o cuatro años regresar al pleno empleo). La expansión cuantitativa tuvo éxito en cambiar las expectativas de inflación futura. Y recientemente el gobierno de Obama llegó a un acuerdo con la oposición republicana en el Congreso para extender recortes tributarios, que dada la incertidumbre previa equivale a una expansión fiscal. El pronóstico para la economía norteamericana es que su PBI crezca 3,5-4% este año y que en la segunda mitad del mismo la Reserva Federal empiece a contraer la política monetaria.

Europa tendrá un año más agitado que los EEUU, pues todavía no llegó a un acuerdo político sobre las reformas que son necesarias para fortalecer al euro, y la proximidad de elecciones en varios países dificulta la coordinación de políticas. Los países periféricos no han convencido todavía al mercado que estén en camino a resolver su situación de endeudamiento. Además la aceleración de la inflación en el área del euro hará más difícil que el Banco Central Europeo pueda realizar operaciones en gran escala para comprar la deuda de países periféricos y/o debilitar el euro a través de una expansión cuantitativa. Lo más probable es que Europa presione a los EEUU para que este país acelere la contracción de su política monetaria.

Como mencioné anteriormente, este año se caracterizará por los temores al recalentamiento en varias economías. Que una economía tenga problemas de este tipo (la demanda crece más que la oferta y la inflación se acelera) es una buena señal, mucho mejor que los temores a una depresión deflacionaria que caracterizaron la discusión de políticas en el mundo los últimos dos años. Dado que el dólar se estuvo debilitando durante el 2010, las economías que, como China, tienen sus monedas atadas al dólar terminaron “importando” inflación y por ende son las primeras que tomaron, o tomarán, medidas como la suba de tasas de interés. (ver estos artículos recién salidos en la última edición de The Economist sobre China e India).

El caso de Brasil es particularmente importante pues el mix de políticas que implemente nuestro vecino tendrán repercusión directa sobre nuestra economía. Cuando Dilma Rousseff se impuso sobre José Serra en el ballotage escribí un post sobre el tema, indicando la forma en que Lula había cebado la demanda agregada para apoyar a Dilma (y lustrar el “bronce” de su legado). A días de asumir la presidencia parece que Rousseff ha decidido el camino de una contracción fiscal que le permita enfríar la economía y simultaneamente debilitar el real, cuya fortaleza perjudica fuertemente al sector industrial y es, creo, la principal explicación de la pobre performance del Bovespa en 2010 como muestra Larry de Los tres chiflados en este post. Mi pronóstico en de una reducción en la tasa de crecimiento de Brasil a alrededor de un 4-5%, y una depreciación gradual del real de entre un 10 y 20%.

En resumen, sigue el viento de cola que para nuestro país se materializa en precios altos de la soja (en los últimos años, los commodities han sido un buen indicador de la salud de la economía global), con posibles turbulencias en la medida que Brasil devalúe su moneda. Dada la magnitud esperada de esta corrección no es un desafío mayor para la política local; por suerte.

About these ads

5 respuestas a Pronóstico 2011: factores externos

  1. mgeiras dice:

    Según Clarín, hoy Brasil tomó más medidas cosméticas para revertir la apreación del real, que serán útiles en tanto las decisiones de fondo sean consistentes con dicho equilibrio (superávit fiscal que enfríe la economía sin necesidad de subir tasas de interés, y que le de al gobierno recursos para comprar dólares).

  2. Martín, a mi lo de Brasil es uno de los factores que más me preocupan para nuestra economía. De todas formas los precios siempre nos terminan ayudando, pero si empiezan a devaluar en algún momento nos va a afectar y como sabemos no tenemos mucha herramienta por estos lares para sobrellevarlo.

    Un abrazo

    • mgeiras dice:

      Rodrigo, a Brasil también lo ayudan los precios, por eso no van a devaluar bruscamente el real como en 1999, pero estoy seguro que adoptarán políticas para que la moneda gradualmente se deprecie a lo largo del año. En dos semanas discutimos cómo reaccionaría Argentina. Abrazo.

  3. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  4. [...] 2011: economía local Al hablar de los factores externos y políticos vimos que los primeros son positivos para el país mientras que los segundos no. El [...]

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 104 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: