Fútbol (de cuarta) para todos

27/07/2011

El día después de la segunda paliza que se está comiendo el kirchnerismo se anunció el disparate de unificar la primera división del fútbol local con la B nacional. En un desesperado intento de populismo a diestra y siniestra (por un lado para favorecer a River en su lucha por el ascenso, y por el otro para quitarle la presión del descenso a varios grandes con flojo promedio) el gobierno presionó a Julio Grondona para que creara este engendro en lugar de pensar en una alternativa más sutil como hubiese sido apuntar a ampliar el número de equipos en primera de 20 a 22 reduciendo de cuatro a tres los equipos que descienden y aumentando a cinco los cupos de ascenso.

A dos días del anuncio nos encontramos con la esperable respuesta que tanto los hinchas de River como los de los equipos de primera división están furiosos. Los primeros queremos recuperar la categoría en la cancha, y los segundos se sienten “descendidos por decreto”. Porque este es el meollo de la situación. Con esta medida no ascienden los equipos de la B, sino que descienden los de la A (como dijo Juan Pablo Varsky). Y refleja el razonamiento básico de un populista que no crée en la meritocracia. Es cierto que los argentinos somos muy vagos y esperamos que el Estado nos ayude permanentemente. Pero esa actitud condescendiente no se traslada a la arena de gladiadores moderna que es el fútbol. No queremos que el Estado intervenga y decida a dedo quien se salva y quien no.

Además de ser una pésima medida del gobierno, porque después de las declaraciones de Ernesto Cherquis Bialo, a quién le cabe duda que la usina de genios del kirchnerismo está detrás de la propuesta de Grondona, es inconsistente con la filosofía del Fútbol para todos. Cuando se decidió la estatización de las transmisiones de fútbol, Cristina lo presentó diciendo que los goles estaban secuestrados por Cablevisión, i.e. el interés público estaba por encima del interés de los medios. Ahora se dice que “la televisión paga y tiene voz”. No es coherente el gobierno.

De último momento se anuncia que se pone en el freezer el proyecto. Enhorabuena, porque esta era una más en una cadena de errores estratégicos que están haciendo, por suerte, que “Cristina eterna” tenga fecha de vencimiento en octubre de este año.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

%d personas les gusta esto: