IVA en EEUU, un instrumento para dos objetivos

23/08/2011

Cuando una persona, o una familia, experimentan un shock negativo permanente en sus ingresos debería ajustar su consumo a la nueva realidad. Para un país la respuesta no es tan simple. El primer problema es que no queda claro que el shock negativo exista y que sea persistente (pensemos en la disminución de la tasa de crecimiento de la productividad en las economías desarrolladas después de los shocks petroleros), y durante un período lo que se observa es la falta de ajuste en el consumo compensada por un incremento en el endeudamiento público y privado.

A casi tres años de la quiebra de Lehman Brothers que gatilló la llamada “Gran Recesión” a nivel mundial quedan pocas dudas que esta resultó ser un shock negativo persistente para los ingresos de los países centrales en general, y de EEUU en particular. Es por este motivo que en estos países ya no se piensa en un estímulo fiscal, o se espere demasiado de una mayor expansión monetaria, porque sería como azotar a un caballo muerto. Y que el centro de discusión gire hacia los déficit fiscales, y como cerrarlos en el mediano plazo (nadie serio recomienda hacer una contracción fiscal hoy en EEUU, sino delinear una trayectoria que reduzca el déficit y el nivel de endeudamiento en un horizonte de 3-10 años).

Leer el resto de esta entrada »


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores

%d personas les gusta esto: