Meditación de Paul Krugman

24/11/2012

Paul Krugman acaba de escribir en su blog un post que debiera ser de lectura obligatoria para los estudiantes de Economía que se quejan de la pluralidad de modelos que usamos para enseñarles herramientas de análisis económico. De hecho me guardo el link de referencia cuando encuentre este tipo de cuestionamientos en el futuro.

El objetivo de Krugman es mostrar que un buen modelo puede ser usado en diferentes contextos y sus implicaciones no obedecen a criterios políticos. Y que un buen economista sabe cuando cambiar sus “modelos”: cuando lo indican los hechos, no por razones ideológicas. Acá uno de los párrafos del post:

Some readers asked, what do I mean by a “model”? The answer is, I’m pretty generous on that front – it could be solved equations, it could be a computer simulation, it could be a physical apparatus like the Phillips hydraulic Keynesian model, or it could just be a carefully written verbal discussion like Hume’s essay on the balance of trade. What makes it a model is that however it’s presented, it involves a careful discussion of micromotives and macrobehavior – that is, it describes what individuals are doing (not necessarily out of perfect rationality), and how that individual behavior adds up to some aggregate outcome. Crucially, it’s not just a set of slogans.

Interesante esto último, pensando en cuanto economista argentino cree que está siendo riguroso cuando solamente balbucea cual papagayo. Cierro con la última frase del post (que debiera ir acompañada de un guiño): 

So you should try to think in terms of models; it will make you a better person.

;)


Un paro docente para no ir a dar clases a Lugano

09/04/2012

Hace varios días que el gobierno de la Ciudad viene anunciando la fusión de un número de cursos en escuelas públicas por falta de alumnos. Hace más de un año, cuando el blog no tenía todavía un mes de actividad, escribí este post sobre la calidad de la educación en nuestro país. Repito el link que puse a un informe de la Dirección de Investigación y Estadística del Ministerio de Educación del Gobierno de la CBA que analiza la evolución de la matrícula en escuelas primarias de la Ciudad entre 2001 y 2008. 

En el informe se pueden ver estadísticas, auténticas, no salidas del INDEC, que muestran que la matrícula total de alumnos en escuelas públicas cayó en 2643 alumnos en ese período. La información dice que en siete distritos (mayormente en la zona norte de la Ciudad) la caída fue de 6045 alumnos, mientras que en seis distritos (mayormente en la zona sur) registraron un aumento de 4418 alumnos. Los números no mienten y son consistentes con las explicaciones del ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich: se cierran cursos que tienen pocos alumnos en la zona norte y se busca trasladar docentes a la zona sur.

Hoy el gremio Ademys anunció un paro antes de reunirse esta tarde, como estaba previsto, con Bullrich. De esta forma desnuda el propósito político de su accionar, implícitamente reconociendo la razón de los argumentos del gobierno porteño (y la dificultad de defender sus “privilegios”). Además como economista no dejo de pensar que paro injustificado hoy resulta en caída en la matrícula mañana en la medida que la incapacidad de llevar los hijos a la escuela da incentivos a los padres a pagar una privada que sea más confiable. O sea, docentes miopes que se pegan un tiro en el pie. Todo lo contrario de lo pretendido por el secretario de prensa del gremio que dijo:

Se deben discutir políticas inclusivas, para que los chicos vuelvan a la escuela pública y para que los que están afuera del sistema educativo vuelvan a la escuela

Es de esperar que teniendo hechos concretos que respalden las decisiones de la cartera educativa, el gobierno de Mauricio Macri no de el brazo a torcer en este reclamo de docentes que no quieren ir a trabajar a la zona sur pues prefieren tener a cargo cursos de menos de diez alumnos en Belgrano que treinta o cuarenta en Lugano. Estas actitudes recuerdan la tendinitis de los trabajadores del subte con la recarga de la SUBE y dan, con el perdón de Fito, asco


El premio Nobel y el plan de estudios

18/10/2011

Este año no iba a escribir sobre el premio Nobel que recibieron Thomas Sargent y Christopher Sims, pero viendo que al mismo tiempo se discute la reforma del plan de estudios de Economía en algunas universidades públicas van una reflexiones a dos bandas.

Sobre el Nobel a Sargent y Sims se ha escrito bastante. Refiero a los posts de Iván Werning en Foco Económico y Jesús Fernández-Villaverde en Nada es Gratis. Viendo la lista de ganadores en los últimos años, destacamos la siguiente progresión de macroeconomistas:

  • Robert Lucas Jr. en 1995
  • Robert Mundell en 1999 (international finance más que macro)
  • Edward C. Prescott y Finn Kydland en 2004
  • Edmund Phelps en 2006
  • Peter Diamond, Dale Mortensen, Christopher Pissarides en 2010 (modelos de búsqueda)
  • Thomas Sargent y Christopher Sims en 2011

Leer el resto de esta entrada »


El modelo educativo chileno bajo la lupa

30/08/2011

Mientras siguen las protestas estudiantiles en Chile que mezclan reclamos genuinos como la eliminación de las universidades con fin de lucro, o el pedido de gratuidad de la educación, con pretensiones que van más allá de la política educativa (y que son inevitables en toda manifestación de corte “mayo del 68″), está bueno repasar algunos análisis de los hechos hechos con cierta objetividad.

“Análisis” subjetivos hubo varios, solo menciono el de Larry de Los tres chiflados, que en lugar de describir el modelo chileno critica todo intento de poner un precio a la educación (arancelarla) y dice cosas como:

Por suerte, en Argentina si no te gusta la universidad pública se puede optar por ir a una privada de excelente calidad. Pero la UBA y tantas otras nacionales es un derecho básico y elemental que sean gratuitas.

Leer el resto de esta entrada »


Ideología, macroeconomía y ciencia: una reflexión a la luz de afirmaciones recientes

04/07/2011

Por Enrique Kawamura

En su columna dominical de coyuntura del día de ayer (domingo 3 de julio de 2011) Néstor Scibona se refirió a un comentario realizado por Axel Kicillof (defendido por distintos comentaristas en este blog en el pasado reciente) en las Jornadas Monetarias del BCRA de este año, según el cual la teoría económica necesita un replanteo luego de la crisis financiera de EEUU de 2008, y que este comentario pareció estar asociado a otro según el cual Kicillof afirmó

el gasto público, la sobreemisión monetaria y los aumentos de salarios no son causantes de la inflación, sino que esa idea surge de las teorías ortodoxas y monetaristas impuestas en la Argentina por la dictadura militar y que son sostenidas hasta el presente, aún por economistas que se definen como keynesianos

Como economista, profesor e investigador, creo que el gran problema con este tipo de discusiones es que no conducen a nada demasiado útil, especialmente para quienes realmente padecen problemas económicos (normalmente, las familias de ingresos bajos y por debajo de la línea de indigencia). Descalificar una teoría por su supuesta afiliación con sistemas políticos inadecuados no parece ser justamente demasiado “científica”. En el ambiente científico, una teoría podría falsearse, por ejemplo, si las predicciones de la teoría no se condicen con sus predicciones. Si la teoría conlleva implicancias de política que (al menos para algunos) podrían no ser deseables, parece un problema diferente.

Leer el resto de esta entrada »


Preocupándose por la productividad

09/03/2011

Hace un mes escribí una nota sobre la importancia de las mejoras en productividad para determinar la evolución de largo plazo del tipo de cambio de equilibrio. Si la Argentina tuviera mejoras de su productividad por encima de los EEUU el peso tendería a apreciarse. Y terminaba la nota con un comentario sobre la percepción de una reducción en la tasa de crecimiento de la productividad en las últimas décadas. Para ello comparaba los períodos 2015-1985 y 1985-1955. El segundo corresponde al argumento de la película “Volver al futuro” mientras que el primero nos da una perspectiva con nuestro pasado reciente.

En los últimos días leí algunos artículos sombríos sobre la desaceleración de la productividad en los EEUU. El primero es una reseña que The Economist hace del libro “The Great Stagnation” de Tyler Cowen. La tesis de este economista es que la economía norteamericana enfrenta un período de estancamiento por la ausencia de innovaciones tecnológicas con impacto en la productividad

Leer el resto de esta entrada »


Premio por productividad en el empleo público

27/01/2011

Los melómanos y amantes de la ópera y el ballet festejaron la reapertura del Teatro Colón el pasado 24 de mayo, pero rápidamente encontraron motivos para preocuparse. Por suerte no por la acústica de la sala (aunque a mi entender la calidad del sonido es diferente, más definido pero menos envolvente), sino por el retorno de medidas de fuerza que llevaron a la suspensión de conciertos y funciones de la ópera Falstaff. Recientemente se anunció un acuerdo entre las autoridades del Teatro y Sutecba, uno de los principales gremios que estaban en conflicto (el otro es ATE que tiene una postura más dura). Con suerte y buena voluntad se terminarán de acercar posiciones y la temporada 2011 no tendrá sobresaltos.

Una característica saliente del acuerdo mencionado es que contempla un pago por productividad, entendido en este caso como un premio por el cumplimiento de la programación estipulada. Desde la racionalidad económica solo nos queda aplaudir esta cláusula y esperar que su implementación sea efectiva y exitosa. El valor de los servicios que presta el Teatro Colón aumenta si hay certidumbre en el cumplimiento de la programación (también con la calidad y cantidad de funciones, pero esa es otra cuestión). Si el valor de estos servicios cayera los abonados dejarían de renovar sus entradas, sustituyendo su consumo de conciertos, óperas y ballet hacia otros proveedores (ópera en el Argentino en La Plata o el Avenida, conciertos en el Coliseo o Auditorio Belgrano, ballet en el Luna Park, etc.). Y no nos olvidemos que dado que el Teatro Colón estuvo cerrado cuatro años los consumidores se han familiarizado con estas alternativas.

Leer el resto de esta entrada »


Inmigración, cantidad mata calidad

09/12/2010

Como indica Rodrigo de De cara al 2011, Rodriguez Larreta cometió un error político, que Mauricio Macri amortiguó (pues si bien el primero dijo que la ley inmigratoria es “muy permisiva” el segundo vinculó esto con “mafias“). Sin embargo es importante plantearse el tema de la política inmigratoria del país. Yo disiento con Lucas Llach en que es bueno tener inmigrantes porque somos un país con baja tasa de crecimiento poblacional, en especial en el Gran Buenos Aires. No tenemos un problema de cantidad, sino de calidad.

¿Es razonable tener una política receptiva en un contexto en el cual los inmigrantes tienen menos educación que la de los residentes? Hoy escribí un post sobre la educación en Argentina. Las pruebas PISA no se hacen ni en Bolivia ni en Paraguay pero estimo los resultados serían peor que acá (si se empezaron a hacer en Perú y efectivamente los resultados allí son peor que en nuestro país). Porque criticar la baja calidad de la educación por un lado y defender una política que fomente la inmigración de países limítrofes es contradictorio, en particular para un economista que sabe que los recursos son escasos.

Leer el resto de esta entrada »


Educación con alta cobertura y baja calidad

09/12/2010

Este martes se divulgaron los resultados de las pruebas PISA (Programme for International Student Assesment) de 2009. Estas son pruebas que con regularidad lleva a cabo la OECD y que paulatinamente cubren a un mayor número de países. Ese año de 65 países evaluados, la Argentina se ubicó en el puesto 58 (ver nota en La Nación). Más allá de discusiones estériles respecto de la evolución del país respecto de las mediciones de 2006 (mejoró) o de 2001 (empeoró significativamente), una realidad es innegable, la educación en nuestro país falla según indicadores objetivos de calidad. Esta realidad no debiera sorprendernos, y en mi caso hace un mes y medio escribí un post sobre el tema.

Reconozcamos que hay indicadores de resultados para los cuales el país está bien encaminado. En 1970 el secundario cubría un 32% de los potenciales alumnos, en 2001 un 71,5%, y según el ministro Alberto Sileoni en la actualidad estamos en el 81%. Logramos que los chicos vayan a la escuela, lo cual es una buena base para plantearse mejoras en la calidad. En términos de costos, para la ciudad de Buenos Aires en 2009 educar a un alumno en la escuela pública le salía al gobierno de la ciudad $10900, mientras que a través de subsidios a escuelas privadas cada alumno que asiste a las mismas le costaba al Estado porteño $4900 (éstos y el resto de los datos sobre la CABA los saqué de una presentación que hizo Andrés Delich, uno de los directores del CEPP). Además en la ciudad la relación alumnos/docentes en escuelas públicas en promedio es de 17 (con mucha volatilidad porque la ciudad tiene dificultades para cerrar cargos de zonas con caída en la demanda y por eso responde a cambios abriendo nuevos cargos, esto explica que en la ciudad tengamos muchos maestros con bajos sueldos).

Leer el resto de esta entrada »


La calidad de la educación argentina

19/10/2010

Dos notas publicadas en La Nación el domingo, y lunes girán alrededor del tema de la calidad de la educación en nuestro país. La primera nota reporta resultados de una encuesta Gallup y los compara con una encuesta similar de hace una década. La mitad de los entrevistados considera que la educación ha empeorado en los últimos diez años, en línea con evidencia que reporté en el primer post de este blog.

Resulta significativo que los encuestados coloquen a la baja calidad de los programas de estudio como el problema principal, mientras que hace diez años estaba en tercer lugar debajo de los bajos sueldos docentes y la desigualdad de oportunidades en el acceso a la educación. Hay un rechazo masivo a las huelgas docentes (el 65%, mientras que en el 2000 era del 54%), y a las tomas de los colegios por parte de los estudiantes (el 78% las desaprueba). Justamente sobre las tomas de colegios versa la segunda nota, escrita por Enrique Olivera, y en la cual aplica la “teoría de conflictos” para analizarlas.

Leer el resto de esta entrada »


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores

%d personas les gusta esto: