El ranking de zapatos

Ayer se informó que Cristina Kirchner descendió en un año del puesto 11 al 68 en el ranking de las mujeres más poderosas del mundo que elabora la revista Forbes. Me animo a pronosticar que el año que viene no va a figurar entre las primeras 100. Por el lado positivo, si sigue así seguramente se mantenga en el top 10 en cuanto a zapatos más caros (ranking que sigue liderado por Imelda Marcos). Me baso para hacer esta afirmación en la siguiente fotografía (de Reuters) de Cristina con Angela Merkel en Berlín esta semana

Vale aclarar que la canciller alemana está cuarta en el ranking (de mujeres poderosas, en el de zapatos no figura).

Martín

Esos rankings no dicen nada. A esos niveles, la influencia es siempre relativa. Por ejemplo: Cristina puede influir más que Michelle Obama en la vuelta de Maradona a la Selección y en que a mis expensas no suban 30% al año. Tampoco me preocupan los zapatos de la Presidenta, que tiene el derecho a ser coqueta, como cualquier mujer. No creo que los problemas de educación, seguridad y salud estén algo descuidados en el país por su coquetería (una crítica casi sexista). Lamentablemente, sí lo están por otros motivos más profundos.  S.

2 respuestas a El ranking de zapatos

  1. mgeiras dice:

    Santiago tiene razón en que Cristina tiene derecho a ser coqueta, así como De la Rúa tenía derecho a ser aburrido. El problema es cuando nuestros gobernantes no saben, no pueden, o no quieren cumplir con sus mandatos. Y con esto no me refiero a una cuestión calendaria, sino a tener presente el Norte que debe guiarlos, bien resumido en el preámbulo de nuestra Constitución:

    Nos, los representantes del pueblo de la Nación Argentina reunidos en Congreso General Constituyente por voluntad y elección de las provincias que la componen, en cumplimiento de pactos preexistentes, con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino; ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución para la Nación Argentina.

  2. Juan dice:

    En la medida que la coquetería de la Presidente lo sufrague ella con su peculio, no merece observaciones. Pero el despilfarro del erario publico en privilegiar la
    vanidad de la señora presidente, dándole marco visual a su engreimiento y soberbia, desconociendo la realidad de nuestros muchísimos niños famélicos, es un agravio a la moral publica y una ofensa a la sociedad. Lucir carteras, zapatos, ropas, joyas de miles de dolares, todo a costa del Estado, cambiándose hasta 4 veces por día de ropas, es inmoral. Se luce a cambio de la hambruna de muchos.
    Te recuerdo lo dispuesto por Mariano Moreno en 1810. Siempre tendrá vigencia en los hombres próvidos. JACHE

A %d blogueros les gusta esto: