Keynes, Prebisch, o un poco de ambos

En una interesante crítica a Krugman, Matías Vernengo, Profesor en la Universidad de Utah, sostiene que la receta atribuida a Prebisch, de ganar competitividad ya sea con devaluación o barreras arancelarias, solo sirve para países en desarrollo. Mientras países desarrollados, como los Estados Unidos, deberían seguir el recetario keynesiano de estímulo fiscal, o de lo contrario generarían desequilibrios globales complicando aún más el panorama mundial.

La virtud de Vernengo es mirar más allá de la frontera con México y analizar las consecuencias cruzadas que podría tener el freno estadounidense a las exportaciones chinas con el objeto exclusivo de reducir el déficit externo. Se producirían efectos secundarios no deseables en países como la Argentina, cuya exportación depende en gran medida de la demanda y el nivel de actividad del gigante asiático. A la larga, una menor demanda global, no ayudaría tampoco a EE.UU.

Sin embargo, del artículo se desprende también que las recetas de Prebisch sí serían recomendables para países en desarrollo y cita un texto de Taylor y Frenkel donde la herramienta fundamental para crecer es un tipo de cambio real, competitivo y estable que proteja la industria.

En los albores de una guerra de divisas, vale alentar contra esta tentación. Lejos de ser milagroso, un tipo de cambio real competitivo solo genera un escudo de corto plazo, generando rentas extraordinarias y salarios bajos. La Argentina lo vivió entre 2002 y 2008, hasta que la inflación hizo lo suyo. La protección no sirvió para cambiar radicalmente el tejido productivo. Puede ser un primer envión para despertar los animal spirits, romper la inercia cuando no hay margen de maniobra fiscal y se quieren evitar los costos de una recesión, pero sin políticas mixtas, públicas y privadas, que garanticen competitividad externa genuina, reinversión de utilidades y productividad en alza, los beneficios de la protección cambiaria terminan siendo a la larga pasajeros. Y la periferia sigue siendo periferia.

Santiago

 

En esta estoy con Krugman. Si China no quiere apreciar su moneda, y de esta forma corregir su abultado superávit comercial (una de las principales razones de los desbalances globales), los socios comerciales de China le deben indicar que encarecerán sus productos a través de aranceles. A la larga esta política va a forzar a China a apreciar el yuan. Notemos de paso que la apreciación del yuan no reduce la demanda agregada china pues la traslada de exportaciones a consumo interno. También la imposición de aranceles no obedece a que Krugman trate, como dice Vernengo, a EEUU como si fuera una economía en desarrollo. La racionalidad está en el gran tamaño de la economía norteamericana, que imponiendo un arancel logrará afectar los términos de intercambio chinos, y más que compensará una reducción en la demanda agregada a través de los ingresos impositivos. M.

 

Anuncios

8 Responses to Keynes, Prebisch, o un poco de ambos

  1. Matías dice:

    En principio estaría de acuerdo con lo que comenta Sebastián, pero..
    Martín, ¿Por qué decís que las menores expo chinas se trasladarían a consumo interno? ¿Hay demanda por consumo “reprimida” que actualmente se dirige a ahorro? (Nunca leí nada al respecto, si tienen algo para recomendar al respecto se los agradezco!)

    Saludos

    • mgeiras dice:

      La apreciación de la moneda abarata los bienes importados. En la medida que los chinos tengan bienes importados en su canasta de consumo esto incrementa el valor real de sus ingresos y aumenta el consumo agregado. De hecho, en mi opinión, si el comercio mundial no hubiera rebotado tan rápido, China hubiera alentado el consumo interno pues no le quedaba otra opción. La razón por la cual es la solución de último recurso es que una vez que los chinos se acostumbren a un mayor nivel de vida, las demandas de bienes “de lujo” aumenta, en particular la de ese bien llamado democracia.

    • Matías dice:

      Ok, de acuerdo con lo del salario real, ¿Pero qué pasa con el efecto sobre el nivel de empleo por la caída de las expo y el aumento de las impo? Digo esto porque hace poco Lucas (Llach) mostró un gráfico en donde se observaba que los chinos no estaban tan baratos como se suele creer, por lo que no sé hasta qué punto una apreciación puede dejarlos medianamente bien parados.

      Debe haber algo que me estoy perdiendo…

    • Matías dice:

      Quise decir “ingreso real”, no “salario real”.

    • mgeiras dice:

      Matías, el aumento del ingreso real lleva a demandar más productos, también los producidos domésticamente en China. Puede haber un efecto contractivo sobre la actividad, pero no nos olvidemos que China quiere enfriar su economía (por eso recientemente subió las tasas de interés, tema que nosotros reflejamos en el blog). El desempleo aumentaría, pero siendo China esto se traducería en una reducción del flujo migratorio del campo a la ciudad.

    • Matías dice:

      (¡Santiago, no Sebastián! Mil disculpas por el bautismo…)

      Martín, claro, ahí, según entiendo, estarías suponiendo cierta flexibilidad en los precios internos (convergiendo a los de los de consumo final importados) o que, como hipótesis de mínima, si los chinos insumen bienes importados para la producción destinada a consumo doméstico, tendrían una disminución en los costos y aceptarían, entre otras cosas, incrementos de los salarios nominales sin trasladarlos a precios (distribuyéndose así el ingreso a sectores con una mayor propensión a consumir). ¿Me equivoco?

      Si es que es eso, la verdad es que no sabría decir con seguridad si es algo factible: No conozco en absoluto la estructura económica china, gracias que creo que entiendo mínimamente algo de economía…

      PS: Ahora USA va por más… http://www.ambito.com/noticia.asp?id=549647

  2. Creo que parte del problema de los chinos es que si aprecian el yuan sus reservas (mayoritariamente en dolares) valen menos. Krugman saco el anio pasado un buen articulo al respecto.

    El otro punto es el de los global imbalances. Seguro sabes que Caballero, Gourinchas y otros academicos vienen insistiendo que los global imbalances no se deben a un exceso de ahorro de los emerging (o high consumption de US), sino en una escasez de safe assets.
    http://www.voxeu.org/index.php?q=node/4488

    A mi la idea me parece atractiva (y al parecer, la evidencia encaja mejor con la vision de Caballero -http://ideas.repec.org/p/wbk/wbrwps/5354.html), pero no se por que la discusion de los global imbalances se focaliza tanto en el tema cambiario, los shifts de demanda externa a interna en China, etc.

    Abz,
    Sam

    • mgeiras dice:

      Sam, es cierto que los desbalances son más tóxicos dada la ausencia de instrumentos de ahorro en los mercados domésticos emergentes (podemos pensar esto como un “multiplicador” del desbalance inicial, que exporta el problema a los países desarrollados con “buenos” instrumentos de ahorro). Pero si uno disminuye el ahorro doméstico (por aumento del consumo por ejemplo), reduce el problema en su origen.

A %d blogueros les gusta esto: