Néstor Kirchner y el ADN argentino

¿Qué define a la condición humana? ¿Es la ambición y su consecuente lucha de poder? ¿Es el instinto de supervivencia? ¿Es la identificación con el sufrimiento ajeno? ¿Es la contradicción, la euforia, el amor, la venganza?

Néstor Kirchner fue cien por ciento humano. Fue el hombre de los discursos encendidos, apasionado y valiente. Fue el que libró las batallas quijotescas a las que nadie se había animado, contra el FMI, contra el campo, contra Clarín. Por momentos sentía que todo lo podía y tenía una astucia a flor de piel. Fue el promotor de la asignación universal por hijo, el de la persecución justa e irrenunciable de los crímenes de la dictadura, el que supo llevar su liderazgo más allá de la frontera. También fue el Presidente que instaló una lógica binaria de amigo-enemigo, el que no negociaba ni tenía medias tintas.

Kirchner fue el actor principal, el protagonista de la compleja novela de la realidad y de la vida en comunidad de los argentinos. Concentró el Poder debido a las circunstancias históricas del país en llamas que heredó y condujo un partido político de corte paternalista en un sistema presidencialista en exceso.

No es el momento para un balance histórico porque la historia no terminó y cualquier evaluación objetiva precisa de cierta distancia de los acontecimientos. Tampoco es tiempo de críticas inoportunas pues el dolor demanda comprensión y respeto.

¿Qué define a la condición humana? Probemos por la negativa. Es probable que la indiferencia e incluso el goce ante el desconsuelo ajeno, aunque sea del adversario ocasional, resulten ser precisamente lo peor de la especie. Si lo anterior es cierto, se vislumbran destellos de esperanza detrás de la conmoción y la tristeza que invadieron a los argentinos. Porque en una gran mayoría, kirchneristas y no kirchneristas, sentimos la pérdida como propia. Será porque es propia. Porque Kirchner fue y será parte del ADN Nacional.

Tenemos el deber de encontrar el camino a la reconciliación sin retroceder en los éxitos alcanzados ni abandonar las batallas inconclusas. Estamos obligados a buscar el delgado sendero que une a la paz social y la transformación. Un equilibrio que no quede atado al status quo de las grandes injusticias.

¿Qué define a la condición humana? Si es aquello que tenemos en común, los argentinos tuvimos en común a Néstor Kirchner. Y Kirchner fue como somos los argentinos. Quizás a veces le pedimos demasiado: le pedimos que fuera mucho mejor que nosotros. En algunas ocasiones, lo fue. En otras, exigíamos un imposible. Con aciertos y errores, Néstor Kirchner fue cien por ciento argentino y su muerte es una pérdida irreparable para la vida democrática del país.

Santiago

Coincido que es muy temprano para hacer un balance histórico. Creo que la crítica más honesta que se le puede hacer hoy a Kirchner es no haber reconocido que la diferencia que hay entre un país de 40 millones de habitantes y una provincia poco poblada le marcaba límites más fuertes a su libertad de acción que los que estaba acostumbrado a gozar en el ejercicio del poder. Los argentinos no kirchneristas sufrimos durante varios años el ver como se tensaba la cuerda de la República y se erosionaba el valor de varias instituciones (al mismo tiempo se reforzaron otras, cosa que debe reconocerse, ejemplo claro la Corte Suprema).

Luego del conflicto con el campo el “modelo” político-económico se tornó inviable. O explotaba la economía o explotaba la política. Los deterioros de la economía se vislumbraban en la inflación creciente, fiel reflejo de una inversión que se planchó hasta ver qué plan económico iba a implementar el próximo gobierno. Y del lado de la política se empezaron a escuchar rumores sobre candidaturas alternativas, rebelión de intendentes y gobernadores, y concentración de poder en un Moyano voraz. La explosión final fue la del corazón de Kirchner, quien en parte se habría suicidado al no cambiar de hábitos luego del llamado de atención del mes pasado. Y en parte lo mataron los miembros de su entorno, que debieron haberlo cuidado y no lo hicieron.

Una cosa es cierta, y la podemos afirmar hoy. Según una nota de La Nación, mientras en el país los mercados de capitales estaban cerrados por el feriado del censo, en la bolsa de NY los activos argentinos (ADRs y títulos públicos) tuvieron subas importante mientras que los indicadores norteamericanos cerraban a la baja. Esto puede indicar que los mercados veían al de Kirchner como un gobierno anticapitalista y celebran su fin, o que se espera de Cristina una administración menos conflictiva en lo que resta de su mandato, y esto resultaría en un mejor clima de negocios. Los próximos días veremos de que lado cae la taba. M.

5 respuestas a Néstor Kirchner y el ADN argentino

  1. jb dice:

    Ayer quedo marcada la irracionalidad de los mercados, y lo permeable a la dialectica de derecha que son.
    Hoy shorteo todo lo que subió ayer -salvo energía y bonos-.
    Espero que alguien pueda explicar como es que acercar a Cobos -fantasiosamente- a la presidencia puede disminuir el riesgo de default, siendo que todas las señales que dio fueron completamente deficitarias y fiscalmente irresponsable.
    Es probable -y me gustaría- que CFK, a partir de hoy, refuerce el modelo K de tener la intención de votos atada al crecimiento del PIB. También puede ser eso lo que hayan visto los mercados, pero no explicaría clarín…

  2. mgeiras dice:

    Hay una contradicción en tu comentario respecto al tema bonos. Decís que no los venderías (en descubierto), pero afirmás que un escenario con Cobos presidente no disminuiría el riesgo de default. Coincido que dentro de las empresas que cotizan las que más confianza les tengo a la suba son las de energía.

  3. mgeiras dice:

    Clarín bajó hoy en NY…después de subir casi 50% ayer. Hoy en BA subió 21,8%. Y tal como pensamos, el resto de las subas fueron lideradas por Edenor, Pampa Energía, y Transener. En realidad la explicación de estas subas y las de bonos están asociadas. El mercado percibe que en el futuro las tarifas van a subir, reduciéndose los subsidios y con ellos el déficit fiscal. Lo primero explica las eléctricas, y lo segundo los bonos.

  4. mgeiras dice:

    Con el funeral de Estado casi terminado vale la pena leer este post del blog Todos gronchos (muy crítico, pero muy bien escrito) del mismo, y la coyuntura actual.

A %d blogueros les gusta esto: