Cristina es bipolar

30/11/2010

Comenzó como una leyenda urbana, pero terminó siendo tan real que sus efectos van a ser históricos. No me refiero al título de este post, sino a una nota publicada ayer en el New York Times según la cual en mayo de este año el soldado Bradley Manning contó en un chat que había bajado 260.000 cables que el Departamento de Estado norteamericano había enviado a, y recibido de, embajadas y consulados en todo el mundo, y los había enviado al sitio Wikileaks. Este comenzó a publicar dichos cables este domingo, provocando la crítica inmediata del gobierno estadounidense

Entre estos cables hay varios relacionados con la Argentina. Pero en lugar de cuestiones de “estado” como en otros países, el cable más famoso (dentro de los que se conoce hasta hoy) muestra preocupaciones de la Secretaría de Estado norteamericana sobre la salud mental de Cristina. Claro que como bien dijo Carlos Pagni en una nota ayer en La Nación, en una país sin instituciones la salud – física y mental – de sus presidentes ayuda a entender la toma de decisiones

Lee el resto de esta entrada »


Criticar desde el limbo

29/11/2010

Fue la nota más vista y comentada de la semana en La Nación. Y un claro ejemplo de por qué para muchos críticos del Gobierno solo queda vivir en el limbo.  Se publicó el 26 de noviembre, a menos de un mes de la muerte de Kirchner. El artículo destila sarcasmo y critica la venia al FMI para asesorar en el índice de precios.

Pero si la oposición bregaba por mejorar la relación con el FMI, ¿no merece esta decisión un festejo? ¿Por qué no decir, “Cristina recapacita y acude al FMI para mejorar el IPC”?. La nota en cambio toma otro camino, reprochar al Gobierno por decir una cosa y hacer otra. ¿No era esa otra cosa que ahora hace lo que sus críticos querían? ¿O es que en realidad quieren que el Gobierno no solo haga sino también que diga lo que ellos quieren? Es decir, que sean ellos, a imagen y semejanza. ¿No será mucho?

Lee el resto de esta entrada »


Krugman en Argentina

26/11/2010

Los lectores asiduos de este blog sabrán que seguimos especialmente lo que Paul Krugman tiene para decir, lo que se puede ver ya que no solamente tenemos un link a su blog, sino que hay un enlace que sigue las tres últimas entradas en el mismo. Esto no quiere decir que dejemos pasar las oportunidades que Paul nos da para criticarlo cuando comete alguna gaffe. Recientemente señalé que los gráficos que usaba para mostrar que EEUU está en camino a una depresión deflacionaria à la Japón eran consistentes con la trayectoria de la inflación nucleo tras la anterior recesión que sufrió la economía norteamericana (y no soy el único en criticar su conclusión apresurada).

Que Krugman suele irse de boca lo se desde que fui oyente en un curso sobre comercio y salarios que dictó en MIT en 1997. En una de sus clases mostró un modelo de tipo de cambio de equilibrio y concluyó que como el mismo estaba claramente sobrevaluado en Argentina había que devaluar. Yo no estuve de acuerdo (recuerden que estábamos en el período post-Tequila, con la economía creciendo al 9% y la inflación en cero) y le dije que dada la historia reciente del país – a menos de siete años del último pico hiperinflacionario – abandonar la convertibilidad podía ser traumático. No quiso dar el brazo a torcer y la cosa quedó ahí. Pero por unas semanas. Más tarde en ese semestre me enteré que una alumna le preguntó por mail sobre la apreciación del peso y su respuesta fue más realista. Transcribo pregunta y respuesta (que esta alumna me forwardeo):

Lee el resto de esta entrada »


Sobre el Nuevo Desarrollismo (Parte 2)

25/11/2010

Luego de analizar ventajas y desventajas de un TCRCE como estrategia de desarrollo, veamos ahora la segunda tesis neodesarrollista referida al gasto público. El silogismo es el siguiente:
1. La  ortodoxia propone un fundamentalismo de mercado
2.  A la ortodoxia no le importan los pobres, solo los bancos de Wall Street
3.  Gracias a Dios estamos los heterodoxos, herederos de Marx y Keynes
4.  La corriente heterodoxa del desarrollismo es latinoamericana, y por lo tanto nuestra, nacional y popular
5.  La heterodoxia le asigna un rol prioritario al Estado

Lee el resto de esta entrada »


Seis propuestas vacuas para frenar la inflación

23/11/2010

Este debería haber sido el título del artículo que ayer publicó La Nación, donde recoge las opiniones de Federico Sturzenegger, Alfonso Prat Gay, Jorge Todesca, Carlos Melconián, Adrián Ramos y Claudio Lozano sobre como los diferentes partidos políticos que representan harían para bajar la inflación (salvo Melconián, que no pone todos los huevos en la misma canasta, el resto se identifican con el PRO, Coalición Cívica, PJ Federal, UCR, y Proyecto Sur respectivamente). Todos expresaron vaguedades que no pueden realmente considerarse propuestas.

La realidad es que un plan antiinflacionario es un bicho complejo que no se puede describir en pocas palabras, a lo sumo uno puede dar indicios de cuales serían las combinaciones de políticas que emplearía para llevar a cabo esta tarea. Un punto que se repite en estas discusiones es el de utilizar “políticas de ingresos” para conducir de forma centralizada las expectativas de inflación en un sendero decreciente. Expresiones recientes son las de Ana C. (que ya he criticado en un post anterior), y de Eduardo Levy Yeyati (que he criticado en su blog).

Lee el resto de esta entrada »


Sobre el Nuevo Desarrollismo (Parte I)

22/11/2010

Hay un conjunto de ideas sobre el desarrollo económico autodenominado Nuevo Desarrollismo. Se basa en dos recomendaciones puntuales, a saber:
A.  La política monetaria debe orientarse en preservar un tipo de cambio real competitivo y estable (TCRCE, según sus siglas).
B.  El Estado debe mantener una política fiscal fuertemente expansiva, en especial en épocas de crisis.
Veamos en detalle en qué consiste la primera tesis y dejemos la segunda para otro momento. Se supone que un TCRCE generaría incentivos para el sector de bienes transables, impulsando la producción y el empleo. Sin embargo, su sostenimiento en el tiempo genera también consecuencias no deseadas: Lee el resto de esta entrada »


Res non verba

19/11/2010

Hablando hoy en el cierre de la conferencia de la UIA, Cristina defendió la intervención del Estado en la economía, diciendo que

Si (hoy) alguien habla en Europa de un mercado que se autorregula, se le ríen en la cara.

Esto fue en respuesta a declaraciones de ayer de Federico Nicholson, presidente de la conferencia y director de Ledesma, que afirmó:

Hemos vivido a los bandazos. La excesiva intervención estatal no sólo ahoga a la economía, sino que también tiene efectos nocivos sobre las funciones intrínsecas del Estado, quizá por aquello de que el que mucho abarca poco aprieta. El Estado solo no puede hacerlo todo, y ya son pocos los que creen en el Estado empresario que se ocupa de las cosas que puede hacer mejor el sector privado.

Obviamente las dos partes tienen razón, pues el Estado tiene un rol para intervenir y corregir las fallas de mercado que existan, y llevar acabo las políticas redistributivas que tengan consenso en la sociedad. Pero también es cierto que durante los gobiernos kirchneristas la intervención estatal ha estado caracterizada por la arbitrariedad, y es este rasgo el que “ahoga” la actividad privada.

Enhorabuena que Cristina ensaye la moderación. Sería bueno que más allá del discurso también lo demuestre con sus actos y, por ejemplo, negocie con la oposición la aprobación del Presupuesto en el Congreso. Como decían los romanos, lo que importan son los hechos, no las palabras.

Martín


A %d blogueros les gusta esto: