Argentina y EEUU: espejo y espejismo

Elecciones legislativas que pierde el oficialismo, resignando la mayoría en Diputados. Un presidente que no reconoce errores. Una oposición heterogénea que parece cabalgar sobre el enojo de los votantes con el gobierno sin tener un conjunto claro y consistente de propuestas. Finalmente la reacción de un mercado alcista que festeja un gobierno debilitado. No estamos hablando de las elecciones en nuestro país el año pasado, o de la muerte de Kirchner hace diez días. Esto acaba de suceder en los EEUU esta semana. Veamos similitudes y diferencias con la Argentina.

Este martes los republicanos lograron su mejor recuperación en 72 años al quitarle a los demócratas 60 diputados consiguiendo de esta manera la mayoría en dicha cámara. En el Senado los demócratas mantienen la mayoría, pero pierden la supermayoría que les permitía aprobar leyes con rapidez. El escenario es muy similar al que tuvimos en nuestro país el año pasado, y en EEUU los analistas opinan que las opciones que se le abren a Obama son la de girar hacia el centro y negociar con los republicanos, o ir al choque. Igual análisis se hizo sobre los pasos que iba a seguir Kirchner después de su derrota ante De Narváez. Por su parte los republicanos pueden negociar o acorralar a la administración, que de hecho desde el primero de octubre está gobernando sin un presupuesto.

Es poco probable que ambas partes en los EEUU recurran al choque pues Obama sabe que necesita tomar varias medidas para apuntalar la débil recuperación económica, y los republicanos aprendieron que dejar al gobierno sin un presupuesto y forzarlos a un “cierre” de actividades como hicieron en 1995-6 les puede jugar en contra (en ese caso fue un factor que ayudó a la reelección de Clinton). Además más allá de la retórica inflamada y vacía de contenido del tea party, encabezado por Sarah Palin, los republicanos probablemente recurran a líderes sensatos en el Congreso, como John Boehner. El paralelo con nuestro país está en la discusión sobre el presupuesto del año que viene (ver acá informe de Cippec), pero dado nuestro poco respeto por las instituciones el gobierno sabe que no necesita de dicha ley para gobernar. Acá ninguna actividad pública se detiene si no se sanciona un presupuesto (como juego de palabras podemos decir que en nuestro país el problema es que el presupuesto no “cierra”).

En una actitud que probablemente le cueste caro en el futuro, Obama al admitir la derrota electoral estuvo arrogante en no reconocer errores y “perdonar” a los votantes por su impaciencia con la lenta recuperación económica. Muy diferente a la respuesta de Clinton tras la derrota en 1994, pero más suave que los Kirchner que ante la derrota solamente asumieron el error de no haber profundizado lo suficiente “el modelo”. Y ante la muerte de Kirchner, su entorno acelera la marcha en este camino al percatarse que su supervivencia económica/política depende de lograr que el blindaje moral del jefe muerto perdure y logre que Cristina saque el bendito 40%+1 (si la convencen que debe volver a presentarse, que el objetivo que persiguen es consolidar la herencia de Néstor y no evitar perder sus fuentes de ingresos/poder).

Mientras que los mercados reaccionaron positivamente a la muerte de Kirchner porque vieron que esto forzaba al gobierno a negociar (como rápidamente hicieron Moyano y los dirigentes de la UIA para enfriar el proyecto de cogestión sindical en empresas privadas), en los EEUU la suba de los mercados responde en parte a la percepción que un Congreso dividido disminuye la probabilidad que se aprueben nuevas regulaciones sobre la actividad privada, y que se aprueben medidas fiscalmente irresponsables. Pero también los mercados subieron por el anuncio por parte de la Fed del lanzamiento de una nueva ronda de emisión monetaria (QE2, discutido hace unos días en este blog).

Con el correr de los días veremos que tan similares y diferentes son las reacciones de los actores políticos en estas situaciones espejo que se viven en EEUU y la Argentina. Y si las eventuales aspiraciones de los respectivos presidentes a ser reelectos tienen asidero o son meros espejismos.

Martín

Me pareció sensato el discurso de Obama. Coincido en que hay impaciencia y que los republicanos armaron esta crisis y ahora se hacen los desentendidos con slogans y frases vacías como “¿Estás dispuesto a pagar el crédito de tu vecino con tus impuestos?”. Al menos dio una conferencia de prensa y no dijo que ganó las elecciones en el estadio de Chicago Bulls, su lugar en el mundo. S.

7 respuestas a Argentina y EEUU: espejo y espejismo

  1. mgeiras dice:

    Bueno, decir que “los republicanos armaron esta crisis” suena muy a excusa de gobernante argentino. No creo que nadie “arme” una crisis. Si podemos decir que la desregulación bancaria aumentó la probabilidad que ocurriera una crisis. Pero eso sucedió en los 90. Antes de la crisis de 2008 hubo un boom porque la desregulación fomentó un aumento del crédito (ok la crisis ocurrió por exceso de crédito hipotecario, pero no todo el dinero iba a ladrillos). Es una discusión parecida a decir que el euro “no va más” por la crisis de deuda en Grecia. Eso es olvidarse de los beneficios de una década de moneda común.

    Con esto no quiero decir que no haya que perfeccionar la regulación bancaria, o las insituciones que sostienen al euro, sino que no podemos decir que hay que hacer borrón y cuenta nueva (como quiere hacer Krugman con la macro por ejemplo), y menos desde este lado del mundo apuntar dedos acusadores sobre los elefantes o burros del Norte.

  2. schelala dice:

    No digo que no haya culpas repartidas. Pero los republicanos, que tuvieron ese discurso moralizante, seguro fueron parte de la fiesta. Aunque quizás haya un poco de subjetividad, el discurso de Obama me cae más simpático que el de una oposición que asusta (literalmente). Si no me crees, mirá este video: http://www.youtube.com/watch?v=wHTylGjl7I4

    • mgeiras dice:

      Si tengo que elegir entre Obama y el tea party me quedo con Obama sin dudas. Y te faltó aclarar que por suerte Christine O’Donnell estuvo entre las perdedoras este martes.

  3. mgeiras dice:

    La oposición republicana es heterogénea, va desde el (mad) tea party a tipos moderados que son indistinguibles de los demócratas moderados. Esa es otra similitud con la oposición argentina que también es heterogénea. Le dejo al lector determinar quienes acá serían el equivalente (por fundamentalistas sin propuestas consistentes) a un tea party.

  4. mgeiras dice:

    La Nación publicó un editorial hoy que tergiversa el discurso de Obama. Es cierto que el presidente de EEUU reconoció la “paliza” sufrida. Pero para lo estándares de ese país no reconoció errores de gestión, como advirtió The Economist en una nota ayer. El propósito de La Nación es contrastar el ejemplo de Obama con el de los Kirchner, pero en términos relativos el primero estuvo más cerca de los K que de Clinton, quien realmente reconoció errores tras la derrota en las elecciones legislativas de 1994.

  5. Gonzalo Costa dice:

    Quizas deberiamos analizar causa y consecuencia. El tea party y el descontento de los votantes es con Obama. Obama es la causa que nazcan este tipo de movimientos como el tea party y otros, que son la consecuencia y no al reves. Obama gano las elecciones con una palabra (change) sin sustento, sin propuestas, sin programa. Lo fue armando a medida que pasaba el tiempo. Y asi fue como los mejores profesionales que tenia se le fueron yendo del gobierno.

    • mgeiras dice:

      Gonzalo, casi todos los políticos del mundo dicen que van a cambiar cuando hacen campaña, por ejemplo lo hizo Cristina en 2007 engañando (una vez más) al electorado argentino.

      Pero no comparto tu opinión respecto que Obama no tuvo propuestas ni programa. Realizó dos profundas reformas: en el sistema de salud, y la regulación del sistema financiero. Ni él, ni su equipo de profesionales, supo darse cuenta de la importancia de lograr reducir la carga de las deudas hipotecarias para la recuperación de la economía (no solo porque una disminución del endeudamiento impulsa el consumo, sino porque el muerto de las hipotecas redujo significativamente la flexibilidad del mercado laboral, estimándose que explica alrededor de un punto de la tasa de desempleo).

      Creo que es el tea party el que no tiene propuestas ni programas. Sus candidatos simultáneamente critican el déficit fiscal y quieren mantener los recortes de impuestos de Bush. Cuando se les hace notar la inconsistencia de su mensaje no saben decir qué recortes presupuestarios harían.

A %d blogueros les gusta esto: