Distintos pero no tanto

Esta semana se llevará a cabo el Congreso anual de la Asociación Argentina de Economía Política (AAEP). Juan Carlos De Pablo publicó ayer una nota al respecto en La Nación. Aunque el título sea “economistas de todo tipo”, hace algunos años que la AAEP se identifica más que nada con la ortodoxia, y por decisión propia o por fallas en la política de apertura e inclusión, economistas heterodoxos rara vez presentan sus trabajos en las jornadas, creando para tales fines otros ámbitos.

Sería bueno que a pesar de las diferencias exista un espacio de intercambio de ideas entre las distintas escuelas de pensamiento. Era este el espíritu inicial con el que se creó la AAEP en 1957. Entre la fortaleza relativa de los argumentos de quienes piensan distinto es que se encuentran los caminos para el consenso.

Por otra parte, es una lástima que solo haya una mesa redonda sobre uno de los temas que más preocupa hoy a la profesión: la inflación, causas y remedios. En realidad, es una mesa con representantes de bancos centrales de la región, y bien podría estar dedicada a otro tema, como estuvieron dedicadas las Jornadas Monetarias, dejando el saldo en cero.

Otro problema frecuente, que no es exclusivo de estos encuentros, es que los expositores se extienden tanto en sus presentaciones que no queda tiempo para el debate. Así se terminan de formar una serie de monólogos reduciendo al mínimo el intercambio, que debería ser la razón misma de los paneles.

Son solo algunas cosas a corregir en el futuro que no restan mérito a los organizadores. A destacar: el carácter federal, la activa participación de estudiantes, los invitados de lujo y la mezcla exitosa de varias generaciones de economistas.

Santiago

Este año es la primera vez que voy a participar en el congreso de la AAEP, así que no puedo hablar con conocimiento de causa. Se me ocurre que el que hoy represente más la ortodoxia en la profesión que en otras décadas refleja la dinámica del pensamiento económico a nivel mundial (en promedio). La convergencia en macroeconomía entre neoclásicos y neokeynesianos ha ayudado a fortalecer la visión “ortodoxa” en este campo (ver por ejemplo el trabajo de Michael Woodford preparado para el equivalente norteamericano de la AAEP en 2008). Y la re-introducción de herramientas de psicología ha fortalecido la visión “ortodoxa” en el análisis microeconómico. M.

Anuncios

5 respuestas a Distintos pero no tanto

  1. Santiago, a mi me da la impresion que los “heterodoxos” no quieren presentar en la AAEP. Por que? No se, tengo mis hipotesis. La mayoria de ellas van desde el desinteres en aprender algo de gente con formacion “ortodoxa”, conflictos personales (en el caso de muchos heterodoxos con kilometraje recorrido), intentar “serrucharle el piso” a la AAEP, etc. Supongo que tambien habra fallas en los trabajos presentados (me da la impresion que muchos de los trabajos que se presentan en jornadas heterodoxas son mas bien panfletos politicos).

  2. schelala dice:

    O quizás no les gusta que los ortodoxos los menosprecien y piensen que sus trabajos son panfletos políticos solo por tener metodología y objetivos diferentes. La idea creo es hacer un mea culpa de por qué no hay más pluralidad. Luego los economistas pretendemos tolerancia y consenso en la sociedad, y no somos capaces de tenerlos ni siquiera puertas adentro en la profesión.

  3. mgeiras dice:

    Es muy dificil encontrar trabajos académicos que estén en la intersección de la ortodoxia y la heterodoxia. Yo conozco uno de Kiminori Matsuyama publicado en Econometrica en 2004. En el desarrolla un modelo teórico para explicar que en equilibrio es posible que el capital fluya de los países pobres hacia los ricos (como se ve a veces). Esto contradice los resultados de la teoría neoclásica, y está de acuerdo con predicciones de economistas de la escuela “estructuralista” (cita a Nurske, Myrdal y Lewis, cuyos trabajos no conozco). La razón para este resultado en su modelo es que la presencia de imperfecciones en los sistemas financieros domésticos hace que los ciudadanos de los países pobres prefieran ahorrar en los países ricos.

  4. Santiago, quizas sea que a los heterodoxos no les gusta que los menosprecien. El punto entonces es: esta justificado el menosprecio?

    Martin pone como ejemplo de heterodoxia un paper en Econometrica. Tenemos en Argentina algun tipo de heterodoxo que aspire a publicar algo en un journal top? La respuesta es no. Y si existe, seguramente ese heterodoxo se va a sentir mas que bienvenido en la AAEP y bastante mal en las “jornadas heterodoxas” que existen en Argentina. Estoy pensando, por ejemplo, que Heymann podria llegar a pensarse a si mismo como heterodoxo…

    La heterodoxia argentina es militancia politica + vagancia academica. No creen demasiado en los modelos economicos asi que ni se gastan en hacerlos bien y en cambio postulan la mayoria de las relaciones (en el fondo, piensan que “siempre podes darle una vuelta al modelo para que cierre con tus conclusiones”). Con esto tiran por la borda todo lo que sea microfundamentacion, o algun tipo de consistencia de las expectativas de los agentes.
    Tampoco creen mucho en la econometria, porque siempre podes hacer suficiente data mining hasta encontrar la especificacion que te cierre con las conclusiones.

    En lo que si creen es en sus conclusiones, aunque se deriven de modelos con fallas y en evidencia empirica poco robusta.

    Papers con esa calidad no pueden llegar a ningun buen journal y en consecuencia se refugian en Journals bastante mal rankeados (como el Journal of Post Keynesian Economics, por ejemplo), o en journals locales como “Realidad Economica”, que en lugar de ser una revista academica es una revista con linea editorial bastante clara.
    Te pongo un ejemplo que siempre tengo a mano: Marc Lavoie, uno de los mas afamados economistas heterodoxos. Si tenes ganas y acceso, revisa rapido este paper y decime que te parece: http://ideas.repec.org/a/mes/postke/v25y2002i2p237-249.html

    A eso apunta la heterodoxia argentina (representada por ejemplo, en los Coloquios del SEPLA, en las EsEP-UBA o EsEP-UNLP, Grupo Lujan, etc.)

    • mgeiras dice:

      Sam, demoledor tu comentario. Aclaro que yo puse como ejemplo un paper que en realidad es ortodoxo, pero el autor “dialoga” con economistas heterodoxos. Este creo que es el punto que marcó Santiago en la nota, la falta de diálogo entre las distintas visiones de la Economía.

      Igual me parece que en los tiempos modernos donde uno termina especializándose en sub-campos es muy difícil lograr este diálogo, más allá de lo productivo que podría llegar a ser el mismo (vos y yo pensamos que poco o nada, Santiago es más optimista).

A %d blogueros les gusta esto: