Inmigración, cantidad mata calidad

09/12/2010

Como indica Rodrigo de De cara al 2011, Rodriguez Larreta cometió un error político, que Mauricio Macri amortiguó (pues si bien el primero dijo que la ley inmigratoria es “muy permisiva” el segundo vinculó esto con “mafias“). Sin embargo es importante plantearse el tema de la política inmigratoria del país. Yo disiento con Lucas Llach en que es bueno tener inmigrantes porque somos un país con baja tasa de crecimiento poblacional, en especial en el Gran Buenos Aires. No tenemos un problema de cantidad, sino de calidad.

¿Es razonable tener una política receptiva en un contexto en el cual los inmigrantes tienen menos educación que la de los residentes? Hoy escribí un post sobre la educación en Argentina. Las pruebas PISA no se hacen ni en Bolivia ni en Paraguay pero estimo los resultados serían peor que acá (si se empezaron a hacer en Perú y efectivamente los resultados allí son peor que en nuestro país). Porque criticar la baja calidad de la educación por un lado y defender una política que fomente la inmigración de países limítrofes es contradictorio, en particular para un economista que sabe que los recursos son escasos.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Educación con alta cobertura y baja calidad

09/12/2010

Este martes se divulgaron los resultados de las pruebas PISA (Programme for International Student Assesment) de 2009. Estas son pruebas que con regularidad lleva a cabo la OECD y que paulatinamente cubren a un mayor número de países. Ese año de 65 países evaluados, la Argentina se ubicó en el puesto 58 (ver nota en La Nación). Más allá de discusiones estériles respecto de la evolución del país respecto de las mediciones de 2006 (mejoró) o de 2001 (empeoró significativamente), una realidad es innegable, la educación en nuestro país falla según indicadores objetivos de calidad. Esta realidad no debiera sorprendernos, y en mi caso hace un mes y medio escribí un post sobre el tema.

Reconozcamos que hay indicadores de resultados para los cuales el país está bien encaminado. En 1970 el secundario cubría un 32% de los potenciales alumnos, en 2001 un 71,5%, y según el ministro Alberto Sileoni en la actualidad estamos en el 81%. Logramos que los chicos vayan a la escuela, lo cual es una buena base para plantearse mejoras en la calidad. En términos de costos, para la ciudad de Buenos Aires en 2009 educar a un alumno en la escuela pública le salía al gobierno de la ciudad $10900, mientras que a través de subsidios a escuelas privadas cada alumno que asiste a las mismas le costaba al Estado porteño $4900 (éstos y el resto de los datos sobre la CABA los saqué de una presentación que hizo Andrés Delich, uno de los directores del CEPP). Además en la ciudad la relación alumnos/docentes en escuelas públicas en promedio es de 17 (con mucha volatilidad porque la ciudad tiene dificultades para cerrar cargos de zonas con caída en la demanda y por eso responde a cambios abriendo nuevos cargos, esto explica que en la ciudad tengamos muchos maestros con bajos sueldos).

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: