Educando al soberano

10/12/2010

Con este post cierro una trilogía de notas que giran sobre el tema educación. Comenzamos con el análisis de las evaluaciones PISA que se realizaron en nuestro país, y otros 64, en 2009, llegando al diagnóstico que nuestra educación es de muy baja calidad. Luego asociamos este problema de calidad con la política migratoria generosa que tiene el país (link al texto de la ley vigente). La idea de esta segunda nota era hacer notar que un economista dificilmente pueda al mismo tiempo criticar la baja calidad de la educación pública, y sentirse ofendido por los (poco felices) dichos del gobierno porteño que vinculó lo que era un problema delictivo de ocupación del espacio público con la “permisividad” de la política migratoria.

En la última edición de The Economist hay dos notas sobre la educación en América Latina, a propósito de las mencionadas pruebas PISA. Una sobre Brasil, y otra sobre Chile. El país trasandino ha comenzado una profunda reforma de su sistema educativo, que se basa en otorgar subsidios por alumno a las escuelas que los padres eligan para los mismos (sistema de vouchers). En los papeles es un buen sistema pues al fomentar la competencia las escuelas se ven forzadas a mejorar la calidad de la enseñanza. En la práctica los montos por alumno son significativamente bajos y se segmenta el sistema entre escuelas privadas de alta calidad para alumnos ricos y escuelas públicas de calidad mediocre (sin embargo es el país de la región con mejor puntaje en las pruebas PISA). Según The Economist

Leer el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: