Premio por productividad en el empleo público

Los melómanos y amantes de la ópera y el ballet festejaron la reapertura del Teatro Colón el pasado 24 de mayo, pero rápidamente encontraron motivos para preocuparse. Por suerte no por la acústica de la sala (aunque a mi entender la calidad del sonido es diferente, más definido pero menos envolvente), sino por el retorno de medidas de fuerza que llevaron a la suspensión de conciertos y funciones de la ópera Falstaff. Recientemente se anunció un acuerdo entre las autoridades del Teatro y Sutecba, uno de los principales gremios que estaban en conflicto (el otro es ATE que tiene una postura más dura). Con suerte y buena voluntad se terminarán de acercar posiciones y la temporada 2011 no tendrá sobresaltos.

Una característica saliente del acuerdo mencionado es que contempla un pago por productividad, entendido en este caso como un premio por el cumplimiento de la programación estipulada. Desde la racionalidad económica solo nos queda aplaudir esta cláusula y esperar que su implementación sea efectiva y exitosa. El valor de los servicios que presta el Teatro Colón aumenta si hay certidumbre en el cumplimiento de la programación (también con la calidad y cantidad de funciones, pero esa es otra cuestión). Si el valor de estos servicios cayera los abonados dejarían de renovar sus entradas, sustituyendo su consumo de conciertos, óperas y ballet hacia otros proveedores (ópera en el Argentino en La Plata o el Avenida, conciertos en el Coliseo o Auditorio Belgrano, ballet en el Luna Park, etc.). Y no nos olvidemos que dado que el Teatro Colón estuvo cerrado cuatro años los consumidores se han familiarizado con estas alternativas.

Una situación similar se verifica en el mercado de educación. Debido al deterioro de la educación pública los padres sustituyeron la misma por educación privada. Y una de las principales razones detrás de este deterioro en los centros urbanos es la proliferación de huelgas docentes sin el dictado de clases.

En nuestra sociedad hace años que es común que las mujeres también trabajen. Esto implica que debe existir una institución confiable que se haga cargo de sus hijos durante la jornada laboral. Esta institución, a partir de cierta edad, es la escuela. Y su confiabilidad incluye también la seguridad que todos los días entre determinadas horas los padres puedan vender sus servicios en el mercado laboral. Cuando esto último no se cumple debido a huelgas docentes en escuelas públicas, se inflige sobre los padres costos que afectan la decisión de mantener a sus hijos en dichas escuelas. Cuando dichos costos se elevan por el mayor número de días de huelga algunos padres pasan a sus hijos a escuelas privadas más caras pero más confiables (por lo menos en esta dimensión).

Si el gobierno de la Ciudad logró al menos discutir un pago por productividad con un gremio de trabajadores del Teatro Colón creo que tiene sentido pensar en un contrato similar con los docentes de escuelas públicas. Si estos tuvieran un premio, digamos un segundo aguinaldo, si el año escolar se completara sin pérdida de días de clase, sus incentivos a entrar en huelga se verían afectados. Y con esta propuesta no se estaría cercenando el derecho a protestar o realizar una huelga, pues los reclamos se pueden realizar de otras formas (clases públicas, reuniones con los padres, marchas fuera del horario de clases, etc.).

Un último comentario, para poner en perspectiva lo revolucionario que implica incorporar criterios de productividad en el empleo público. Recuerdo a mediados de los ochenta que un amigo de la familia comentaba que en Olivetti se intentó incorporar un plus por productividad y que fue boicoteado por el gremio que no quería que la empresa distinguiera los trabajadores entre “buenos” y “malos”. Y si bien estamos hablando de una empresa privada el contexto era otro, el de una economía cerrada donde no era necesario ser eficiente, no tan diferente de la percepción que muchos tenemos del empleo público.

About these ads

8 respuestas a Premio por productividad en el empleo público

  1. Carlos dice:

    Como todos espero que la temporada del Teatro Colón del 2011 se pueda desarrollar sin sobresaltos, pero
    no entiendo como se puede llamar “premio por productividad” a no faltar a los ensayos y funciones.En todo caso es un aumento de salario full stop.
    Tampoco se me ocurre de que forma se podría medir la productividad de los artistas, especialmente cuando son funcionarios del estado, así que tu comentario de que el valor del los servicios del teatro aumentan si se cumple con la temporada es muy válido
    Con respecto al público “abonado” al TC desprendiendose de sus abonos ante la posibilidad de una temporada accidentada, aún cuando existe una oferta excelente en otras salas, no lo veo ya que siendo el abono un bien que se adquiere a perpetuidad son pocos los que querrán desprenderse de algo irrecobrable. Tambien existe la alternativa, de venderlo a algún amigo, por una temporada, pero conservando la titularidad.
    Last but not least, los que tienen abonos caros, seguramente tambien son abonados a Buenos Aires o Juventus Lyrica o al Mozarteum por ej.
    Los que más padecen for a change, son los melómanos de menores ingresos

    • mgeiras dice:

      Carlos, creo que la idea es un pago extra (a fin de año creo) si las funciones se desarrollan normalmente. Entiendo que habrá tolerancia para faltar a un ensayo o una función en forma individual, pero el pago sería por el colectivo. En cuanto a desprenderse de los abonos, es algo que se vió cuando el Colón cerró cuatro años. Yo no tenía abono y fui a comprar uno nuevo y gracias a que había varias bajas fue posible conseguir una buena ubicación. En todo caso digo que el incentivo a renovar el abono cae si la calidad se resiente.

  2. Interesante Martín, desde el punto de vista económico es impecable.

    Se me ocurre que para los sectores de empleo público mas “conflictivos” en términos de huelgas es una gran solución (en la educación por ejemplo).

    El problema es que en un contexto inflacionario y donde no está estipulado que los aumentos van a acompanar a la inflación me parece que el incentivo a tomar medidas de fuerza para alcanzar el aumento es alto.

    Sin embargo, repito, desde la optimalidad es impecable y hay que aplaudirlo.

    En la salud cómo se podría implementar? (otro sector complicado)

    Abrazo,

    Rodrigo

    • mgeiras dice:

      Rodrigo, obvio que si no hubiera inflación el pago por productividad sería más fuerte como incentivo. Si la inflación se desboca el pago por productividad no te salva, pero si está dentro de lo esperado, cuando se negocie el próximo aumento salarial habrá incentivo a hacerlo sin que se pierdan funciones.

      En otras áreas no se como se implementaría. En educación es claro el problema que te genera una huelga tal y como lo presenté. En salud si se que mañana el hospital está en huelga, salvo que sea una urgencia sustituyo y voy otro día. Y si es una urgencia igual me atenderán. Abrazo.

  3. [...] This post was mentioned on Twitter by Rodrigo Sbarra, economiaposible. economiaposible said: Premio por productividad en el empleo público http://bit.ly/elAtyG [...]

  4. Carlos dice:

    Martin.

    Gracias por tu pronta respuesta.Tenés razón sobre el incentivo a la renovación de los abonos.
    La buena noticia es,que en un blog de economía, haya una referencia a algo tan único como el Teatro Colón, donde en terminos educativos suceden cosas muy importantes, a pesar de los desincentivos. Simplemente la cantidad y calidad de los chicos y chicas estudiantes de canto, danza, etc. y el sacrificio que hacen para estudiar es asombrosa.
    Saludos

  5. Natalio Ruiz dice:

    Martín

    Ya existen premios por productividad en algunos organismos del sector público. El problema es qué se entiende por productividad y cómo medirla.

    Saludos

    • mgeiras dice:

      Natalio, gracias por el dato. La nota sugiere emplear un mecanismo similar al propuesto para el Teatro Colón para los docentes de escuelas públicas, y propongo medir productividad como una variable binaria que toma el valor uno si no se pierden días de clases durante el año lectivo, y cero en caso contrario.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores

%d personas les gusta esto: