El efecto T en la vida cotidiana

Hoy no voy a hablar de la verborragia de Timerman y su impacto negativo en la imagen del gobierno, sino de otro efecto T: el que se refiere al último período en un problema de optimización intertemporal.

Es sabido que cuando uno tiene que realizar una inversión productiva para la cual hay un período predeterminado dentro del cual se recogen los beneficios, cuanto menor sea este plazo menor será la inversión realizada (suponiendo que los costos no se ven afectados por el paso del tiempo). Es por eso que a medida que se acerca el final de una concesión el mantenimiento de la misma (un puerto, una ruta, un hotel, etc.) decae. Por este motivo algunos servicios concesionados negocian una renovación del contrato antes del final de la misma.

Hace poco Emilio Espino escribió en Foco Económico una nota sobre la enseñanza de la Economía, y como motivar a los alumnos que perciben un divorcio entre lo que ven en clases y la “realidad”. Hoy voy a dar un ejemplo que ilustra el poder de la Economía para entender el comportamiento de la gente.

Por motivos laborales este verano en lugar de planear un viaje alquilamos una casa en un country. Para la limpieza gruesa de la casa contratamos, una vez por semana, a una señora que trabaja los fines de semana para unos amigos en el mismo country. Estimando que necesitaría entre seis y siete horas, le propuse pagarle lo que ganaba por siete horas de trabajo cada vez que viniera, y que si terminaba temprano se podía ir. Durante los primeros dos meses efectivamente estuvo al menos seis horas trabajando. Las últimas dos semanas empezó a terminar más temprano, al punto que le tuvimos que decir que realizara actividades no rutinarias, pero que deben hacerse en algún momento en tres meses (como limpiar la heladera). Hoy, que fue su último día de trabajo, a las 3 horas y 45 minutos de haber llegado dijo que ya había terminado, si necesitábamos algo más. Mi mujer enojada porque la limpieza de los baños no fue a fondo como le había pedido, yo más relajado porque al menos me había provisto el material para esta nota.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: