Preocupándose por la productividad

Hace un mes escribí una nota sobre la importancia de las mejoras en productividad para determinar la evolución de largo plazo del tipo de cambio de equilibrio. Si la Argentina tuviera mejoras de su productividad por encima de los EEUU el peso tendería a apreciarse. Y terminaba la nota con un comentario sobre la percepción de una reducción en la tasa de crecimiento de la productividad en las últimas décadas. Para ello comparaba los períodos 2015-1985 y 1985-1955. El segundo corresponde al argumento de la película “Volver al futuro” mientras que el primero nos da una perspectiva con nuestro pasado reciente.

En los últimos días leí algunos artículos sombríos sobre la desaceleración de la productividad en los EEUU. El primero es una reseña que The Economist hace del libro “The Great Stagnation” de Tyler Cowen. La tesis de este economista es que la economía norteamericana enfrenta un período de estancamiento por la ausencia de innovaciones tecnológicas con impacto en la productividad

If America’s past was not as impressive as it seemed, its future is even more troubled. Mr Cowen argues that there is a dwindling supply of “low-hanging fruit”: opportunities for fast development that cannot easily be repeated. The plentiful supply of land once available to settlers moving west is one example. Educational gains are another. In 1900 many of America’s best minds were to be found on farms. Now most go to college. But that momentous shift was a one-off. To move students not currently earning degrees through university will be far more difficult.

Cowen utiliza este argumento para explicar el estancamiento de los salarios en EEUU desde 1970, una hipótesis opuesta a la tradicional que culpa por ello a la creciente desigualdad de ingresos. En el blog de The Economist Cowen responde algunas de las críticas que se le hicieron a su libro.

Casi al mismo tiempo Paul Krugman en su columna en el NY Times escribe sobre la relación entre educación e ingresos, y dice lo siguiente (notar que comienza el artículo à la Jane Austen)

It is a truth universally acknowledged that education is the key to economic success. Everyone knows that the jobs of the future will require ever higher levels of skill. That’s why, in an appearance Friday with former Florida Gov. Jeb Bush, President Obama declared that “If we want more good news on the jobs front then we’ve got to make more investments in education.”

But what everyone knows is wrong.

El argumento de Krugman es que mientras en el pasado la educación universitaria y el progreso tecnológico en informática fueron complementos, hay indicios – al menos en ciertos sectores – que en el futuro serán sustitutos. En el blog motiva este razonamiento con un gráfico que muestra como el premio por educación en EEUU se ha estancado en la última década

Krugman termina su artículo con una visión pesimista sobre el rol de la educación universitaria para elevar el bienestar de los norteamericanos y sugiere reforzar el poder de los sindicatos. Esta recomendación de política nada tiene que ver con el tema educación-competitividad, y más con la agenda de Krugman.

En mi opinión ambos economistas son excesivamente pesismistas. No hay razones de peso para presagiar que la inventiva humana se ha agotado. Si en el pasado hemos sido capaces de innovaciones como el ferrocarril o la electrificación, ¿porqué pensar que un logro semejante no pueda darse en el futuro? Y si la educación universitaria actual no llegara a preparar a los jóvenes para tener éxito laboral en el futuro, imagino que los contenidos enseñados se adecuaran de forma tal de complementar los nuevos desarrollos tecnológicos.

A pesar de estas críticas, celebro que se discuta sobre la productividad, algo que es esencial para desarrollarse en el mundo globalizado en que vivimos. ¿Y por casa cómo andamos? Mal. Según Mariano T. del blog Patria Chacarera, la multinacional Cargill decidió recientemente invertir 200 millones de dólares en una planta de procesamiento de maíz en Brasil y no en Argentina. Y la empresa tomó esta decisión a pesar que por la condiciones económicas actuales la materia prima, el maíz, es 70 dólares más barata en Argentina que en Brasil.

Pero no creo que sea la parte económica lo que decidió a Cargill a realizar la inversión en el lugar que la hizo. Aclaro que esta noticia data del 2 de Febrero, antes de que la justicia revocara el procesamiento de dos directivos de Cargill por supuesta evasión por triangulación a paraísos fiscales, …, y antes de la suspensión de Cargill, entre otros, como operadores de granos.

Evidentemente Argentina está muy lejos de la frontera tecnológica. Y por ende no nos importa si la innovación está estancada o no, o la calidad de nuestra educación. Una explicación de nuestra mala performance es la de Iván Petrella en esta nota de ayer en La Nación, titulada “La crisis de la clase dirigente”. Su conclusión: la Argentina no se desarrolló por varias irresponsabilidades (económica, social, legal y moral).
Anuncios

4 Responses to Preocupándose por la productividad

  1. Madoff dice:

    Muy interesante. Está bueno escuchar hablar de productividad en un país donde lo único que parece importar es el ciclo.

    ¡Un saludo!

    • mgeiras dice:

      Bernie, supongo que vos escucharás hablar de productividad en serio. Acá ni siquiera el ciclo importa, porque si el gobierno niega la existencia de la inflación, ¿de qué ciclo hablamos? Abrazo.

  2. Alcides Acevedo dice:

    Las señales que se le dan a la fuerza de trabajo en Argentina no apuntan de ninguna manera al aumento de la productividad ni del prefeccionamiento a través del estudio.

    Argentina no tiene destino, un boletero de ferrocarril o el SUBTE gana más que un ingeniero, lo mismo los porteros y ni hablar de los camioneros.

    Aquí un ejemplo (llamado a concurso de la CNEA):


    http://www.cnea.gov.ar/xxi/concursos/2010/9.asp

    Esta es la triste realidad de la argentina.
    PUESTO: PROFESIONAL PARA DISEÑO E INGENIERÍA DE BARRAS COMBUSTIBLES

    TAREAS A DESEMPEÑAR:
    • Diseño de barras combustibles y sus componentes internos.
    • Cálculo termomecánico y mecánico-estructural de barras combustibles.
    • Especificaciones de materiales y de productos de barras combustibles y de sus componentes.
    • Contribución al análisis de aptitud en el servicio de los combustibles nucleares

    TÍTULO O FORMACIÓN EQUIVALENTE: Ingeniero Nuclear

    REMUNERACIÓN OFRECIDA: $ 4.658,80.- (brutos)

    http://www.cnea.gov.ar/xxi/concursos/2010/9.asp

    ¿Cómo vamos a progresar de esta forma?

    • mgeiras dice:

      Alcides, lo que decís es muy cierto. Yo lo experimento en carne propia viendo como mi salario en la Universidad de San Andrés está lejos (en dólares, o en términos reales) de lo que ganaba a fines de 1999 cuando regresé al país. Si en el futuro esto no se revierte y los ingresos no pasan a estar más correlacionados con el mérito y la educación el país está condenado.

A %d blogueros les gusta esto: