Dictadura del cerebro

Compensando el buen tiempo que estamos teniendo estos días, primavera del otoño podríamos llamarlo, hoy hay que desayunarse con las declaraciones indigeribles de Hugo Chávez. Yin y yan, o una de cal y otra de arena.

Al dictador caribeño no le alcanzó con recibir un premio por su trabajo exitoso en amordazar la libertad de prensa venezolana (porque realmente no hay otra explicación para poner en la misma oración a Chávez y “premio de periodismo”). No, el émulo de Piñón Fijo tuvo que coronar su paso por el país con críticas a los medios… ¡por cumplir con su función y ser críticos! Según reporta La Nación

Tal vez por la polémica gene­ra­da por la idea de entregarle el pre­mio Rodolfo Walsh, reservó algu­nos de sus dardos más fuertes para los medios: “Las clases dominan­tes siempre han procura­do adue­ñarse de los medios más grandes. Uno de los objetivos de la dicta­dura mediática es tenernos dividi­dos y dominados. Pero al mundo lo estamos volteando y lo vamos a poner al derecho”, vaticinó.

El análisis comparativo de Venezuela-Argentina, Chávez-Cristina se lo dejo a Joaquín Morales Solá, cuya nota en La Nación menciona “la creciente semejanza en las formas autoritarias de ambos gobiernos”. Y recuerda el bloqueo a los diarios Clarín y Nación del domingo que, en otro punto de contacto con los hermanos venezolanos, el gobierno defiende con un argumento de realismo mágico: “se trató de un conflicto gremial” (como si “conflicto gremial” fuese equivalente a “licencia para arrasar”).

La relación con el periodismo libre es, tal vez, la mayor analogía existente entre ambos líderes. Seguros de que la prensa independiente está en manos de capitalistas interesados, ellos impulsan un mundo donde el poder político sea el responsable de la información. Ese camino conduce, sin remedio, a la muerte del periodismo tal como se lo conoce hasta ahora. El periodismo ha sido históricamente el auditor cotidiano del poder y no podría convertirse en un satélite de éste sin perder su razón de ser. Chávez y Cristina Kirchner (y antes el esposo de ésta) representan expresiones de un raro fenómeno latinoamericano: son algunas de las propias democracias de la región las que se ocupan ahora de estropear la democracia.

En efecto, detrás de las palabras de Chávez sobre una “dictadura mediática” está la presunción que la prensa libre es prensa en manos de capitales interesados. Esto puede ser cierto abriendo cierto margen para regular (ver entrevista a Sivio Waisbord el domingo en La Nación), pero de ahí a censurar, perseguir, y acosar a los medios independientes como solución hay un abismo. Es como pretender que, porque el cerebro monopoliza la toma de decisiones de una persona sometiendo al cuerpo a sus designios, la solución del cuerpo para liberarse de su “dictadura” es realizar una lobotomía. No parece aconsejable, salvo para quienes tienen poco que perder.

EXPOST: hoy jueves en La Nación se publica una nota de Carlos Pagni que ilustra la persecución de la prensa libre en Venezuela, en la cual comparte la apreciación que Chávez fue premiado precisamente por amordazar al periodismo. Y termina con una presunción que da escalofríos,

El premio a Chávez expresó el clima mental que domina al área de comunicación del oficialismo y a las facultades de periodismo de todo el país. El Gobierno todavía no define -tal vez no sabe- hasta dónde llegará con su estrategia. ¿El asalto al campo mediático se extenderá en una incursión más profunda sobre la esfera empresarial? Sólo hay atisbos. Por ejemplo: de La Cámpora, instrumento presidencial de esta radicalización, salen todos los directores de la Ansés para las grandes compañías. Quienes han escuchado las confesiones de algunos de ellos -Axel Kicillof, por ejemplo, destacado en Techint- se han enterado de las fantasías que piensan ejecutar si, como aseguran, ganan las elecciones. También respecto de los derechos de propiedad, Venezuela puede ser un espejo que adelanta.

21 respuestas a Dictadura del cerebro

  1. Best Seller dice:

    Clarín de “independiente” no tiene nada. Se escuda en esto que dicen llamar periodismo independiente para tratar de mostrar “su verdad” como algo objetivo y veraz cuando en realidad esconden un claro sesgo ideológico. El enfrentamiento con el gobierno puso en evidencia esto e hizo que Clarín de una vez por todas mostrara su verdadera identidad (aunque se siguen llamando así mismos “independientes”, hoy en día ya nadie toma en serio como antes una tapa de este diario). De la misma forma que tampoco la mayoría de la gente toma en serio un informe de 6,7,8 pero por lo menos este programa toma posición y no se declara ni independiente ni objetivo.
    Para una segunda vuelta dejo lo del domingo, que creo que es todo un tema aparte.
    Saludos.

    • mgeiras dice:

      Best, la independencia de los medios es respecto del gobierno de turno, y es esencial para la salud de la democracia. En la nota digo que es posible que los medios tengan intereses propios, y que se podría pensar en una regulación (inteligente, bien diseñada, no una “ley mordaza”). Con respecto a 6,7,8 te invito a que veas los videos que subí en este post sobre declaraciones de Plácido Domingo.

      ¿Podemos volver a vivir en una sociedad plural donde los medios puedan realizar su trabajo, y no existan estas divisiones cuasi-tribales (al estilo River-Boca) y visiones maniqueas de la realidad? Yo creo que si, porque tengo la suficiente edad y raciocinio como para saber que viví en dicha sociedad (desde la restauración de la democracia hasta la crisis de 2001 que obligó a los medios a subordinarse al poder político). Pero dudo que esta normalización pueda ocurrir bajo un gobierno kirchnerista por el simple motivo que han demostrado en siete años que entre la opción moderada y la radicalizada eligen (casi) siempre esta última.

  2. Best Seller dice:

    Yo creo que la independencia no debe ser con respecto a este u otro gobierno, sino SIEMPRE. Si sos independiente, tendrías que tener la cualidad de resaltar lo bueno como criticar lo malo tanto de un gobierno de izquierda como de derecha (o sea, yo asocio independencia con objetividad). Aclaro esto porque capaz estamos hablando de cosas semánticamente distintas.
    Si, en cambio, la independencia es respecto de este u otro gobierno entonces creo que la palabra está mal empleada. Clarín no es independiente del gobierno kirchnerista, sino simplemente, opuesto. Con esto lo que quiero decir es que no hay nada más constructivo que resaltar lo malo de un gobierno para hacérselo ver, pero siempre estableciendo desde dónde hacés esa crítica.
    Y esto va en sintonía con tu post de 6,7,8 y lo que dije antes: un medio oficialista (así lo llamás vos y justamente eso muestra que este medio aclara desde dónde está hablando) que tergiversa las cosas para hacer quedar mal a la oposición. Ahora mi pregunta es: no hace lo mismo Clarín y en vez de llamarse “medio opositor” se hace llamar “medio independiente”?

    • mgeiras dice:

      Best, la objetividad hay que tomarla como un Norte que debiera guiar al periodista, al jefe de redacción y al dueño de un medio. Pero la descripción de la realidad es subjetiva por la forma en qué adquirimos y procesamos la información los seres humanos (hay ejemplos de películas o capítulos de alguna serie que ahora no recuerdo donde el mismo hecho es “relatado” por varias personas y la realidad percibida es diferente).

      Yo estoy de acuerdo que Clarín y Nación hoy en día están más lejos de la objetividad que hace unos años (y creo que esto se desprende de mi respuesta a tu comentario anterior). Me parece que es la respuesta natural a un virulento ataque del gobierno (el caso Papel Prensa es paradigmático del encono de NK con Clarín y del abuso de poder para intentar expropiar dicha empresa), en esto quiero decir que si el relato oficial es tan lejano de la realidad – y ataca a los medios en particular – los medios responden defendiéndose.

      Ahora yo te pregunto cuál es la inflación actual en la Argentina. Si me respondés que es la que informa el INDEC no tiene sentido que sigamos discutiendo porque evidentemente estamos en posiciones antagónicas. Si aceptás que el INDEC miente, que los medios oficialistas mienten, y pensás que los medios opositores (para usar tu definición) también mienten, ¿estás satisfecho de vivir en este país? Yo no, prefiero mantener lo bueno de este gobierno y los anteriores, y cambiar lo que claramente está muy mal. Y no veo que la continuidad de Cristina implique un cambio, ese verso lo usaron en 2007.

  3. Jonah dice:

    Los medios tienen intereses propios, mejor dicho los empresarios de medios los tienen, como los tiene cualquier otro empresario. Lo que me parece naif es creer que los políticos no son interesados, no tienen fines propios, y su regulación va a ser mas saludable que la regulación que pueda provenir desde el mercado (consumidores).

  4. Best Seller dice:

    Por suerte no creo que estemos en posiciones antagónicas (con esto obviamente estoy diciendo que efectivamente el INDEC miente).
    El tema acá es que vos hacés ver a Clarín simpplemente como un diario “independiente” y sin fines políticos que fue víctima de virulentos ataques por parte del gobierno y que por eso lo único que hizo fue defenderse. Yo no creo que sea así.
    Creo que Clarín desde siempre tuvo un peso y un rol fundamental en la toma de decisiones políticas (y de acá la famosa frase esa de que “ningún gobierno se banca más de 4 tapas seguidas”) y que por primera vez un gobierno lo enfrentó. Esto no solo puso al descubierto la ideología del diario sino que hizo que mostrara todos sus dientes, cambiando sutilezas en sus notas directamente por mentiras en las tapas de sus diarios.
    Obviamente el gobierno no fue ningún santo y también jugó fuerte y sucio, eso no lo niego. Pero creo que no había otra forma de hacerlo frente a un monstruo gigante como Clarín.

    • mgeiras dice:

      Seguro que Clarín no es ningún santo (mi diario de cabecera es La Nación y Clarín lo miro por arriba), pero no me gusta la teoría de los dos demonios, y me parece que el gobierno en esto es un monstruo más grande que un diario. Los medios siempre, acá y en otros países, toman posturas políticas a veces explícitamente, la mayoría de las veces sin admitirlo (mi “medio” favorito es la revista The Economist que se reconoce liberal y se lo recuerda cada tanto a los lectores cuando fija una posición). Pero también es una verdad antigua que es mucho mejor que exista la libertad de prensa a que los medios sean perseguidos, y el gobierno se maneja peligrosamente en este área siendo lo de Chávez ayer una mancha más del tigre.

  5. Best Seller dice:

    Comparto todo lo que decís: creo que el único diario que mantiene su “objetividad” por así decirlo es La Nación; además la libertad de prensa es uno de los principales derechos que debe ser respetado (y que lo de Chávez no estuvo bien).
    Pero creo que adjudicándole a Clarín solo el rol de “medio” que es perseguido por el gobierno estás viendo las cosas por la mitad. Estás dejando de lado el rol más importante que siempre tuvo (y que, lamentablemente hoy todavía tiene) que es el político. Clarín antes actuaba desde adentro (sin mostrarse) en la toma de decisiones políticas hasta que el gobierno se le plantó. Ahí no le quedó otra que mostrarse para no perder este rol (por ejemplo cuando Magnetto se reunió con los principale referentes de la oposición).
    Entonces no estamos hablando del enfrentamiento entre un David contra un Goliat (un gobierno vs un diario) sino el de dos pesos pesados políticos.

  6. Matías dice:

    No entendí lo de “licencia para arrasar”.

    http://www.saberderecho.com/2011/03/sobre-el-bloqueo-clarin-juridicamente.html

    Tampoco en qué te basás para llamar dictador a un gobernante que, podremos o no estar de acuerdo con sus medidas, ha sido legítimamente votado y refrendado por la ciudadanía numerosas veces. De todas formas, en lo personal no me gusta opinar mucho de países que no conozco -no porque no haya ido, me refiero a “conocer” en términos más profundos-.

    Me quedo con que se debe a la simplicidad bloguera.

    Saludos!

    • Jonah dice:

      Matías, el carácter de dictador no está relacionado con la forma en la que se accede al poder.

      dictador, ra.
      (Del lat. dictatōre[m]).
      1. m. y f. En la época moderna, persona que se arroga o recibe todos los poderes políticos extraordinarios y los ejerce sin limitación jurídica.
      2. m. y f. Persona que abusa de su autoridad o trata con dureza a los demás.

      Chavez ES un dictador.

    • mgeiras dice:

      Matías, Chávez persigue a la prensa. Hoy Carlos Pagni escribió una nota que detalla su accionar. Por si esto no alcanzara para llamarlo dictador (no hace falta ser Videla para calificar) mirá el rediseño de los distritos electorales que hizo para retener mayoría en el Congreso pese a haber perdido las últimas elecciones legislativas.

      Lo de licencia para arrasar viene a cuento que parece que este gobierno permite que se haga cualquier cosa (que le interese) bajo el manto de un “conflicto gremial”. Lo del domingo fue burdo (Télam mandando un cable sobre el bloqueo antes que hubiera empezado?).

  7. Nicolás dice:

    Dejando de lado el contenido del post salto directo a los comentarios.
    Tanto Martín como Best Seller tienen razón en que Clarín es por un lado independiente (del gobierno) y por el otro perdió la “independencia objetiva” a partir de la pelea contra el gobierno. Lo único que quería agregar es que el gobierno nacional nunca tuvo una intención ‘santa’ de enfrentarse contra Clarín y ‘sacarle la careta a su ideología’. Siempre Clarín tuvo una relación muy fuerte con los círculos de poder y para muestra basta con revisar sus tapas y editoriales del 2003 al 2008. Cuál fue el motivo que provocó el ‘divorcio’ de la sociedad gobierno-Clarín no lo sé, espero algún día se sepa. Lo que queda en claro es a partir de allí se transformó en un “boca-river” con ataques contanstes del gobierno a Clarín y la represalia informativa de este que claramente perdió ‘objetividad’ o ‘independencia’.
    Saludos.

    • mgeiras dice:

      Nicolás, gracias por el buen resumen. Creo que el divorcio se empezó a dar antes de las elecciones presidenciales cuando Magnetto le dijo a Kirchner que prefería que él se presentase a la reelección en lugar de ir Cristina. NK lo leyó como que querían condicionarlo en un segundo mandato donde habría efecto pato rengo pues no se podría presentar a la re-re. Después vino el conflicto con el campo y se interpretó que como Clarín no salió a defender al gobierno estaba en su contra. Y ahí empezó a escalar, y sigue.

  8. Best Seller dice:

    Nicolás de todo el resumen que hiciste solo quiero hacer una salvedad: espero que no se haya malinterpretado, pero nunca fue mi objetivo santificar al gobierno diciendo que la intención del enfrentamiento con Clarín era sacarle la careta ideológica. Al igual que vos decís después, yo creo que eso vino solito. El tema de fondo fue justamente una pelea por el poder político, entre los únicos dos pesos pesados políticos que había en ese momento (que siguen siendo los mismos que en la actualidad).
    Saludos.

  9. Martín, buen post, te noto cada vez más picante con los títulos.

    Me causa un poco de gracia como se utiliza el argumento de la “oligopolización” de los medios para de alguna manera justificar su falta de libertad.

    A quién sorprende que cada medio tenga una línea? Pasa en todas partes del mundo y tiene hasta cierta lógica.
    Acaso los medios “oficiales” no tienen también su línea?
    So what?

    Sí, entiendo, Clarín puede voltearte y bla pero me parece que ya nos estamos yendo de rosca.

    Me fui un poco de tema creo, sobre el premio a Chávez qué puedo agregar?
    Creo que cada tres o cuatro meses necesitan que Hugo venga de paseo o a atender negocios e inventan todo tipo de idioteces para justificar su llegada.
    Fue realmente gracioso escuchar a un catedrático de la UNLP (Ducrot) con Longobardi hablando de Chavez como si fuera el más firme defensor de la libertad de prensa.

    En fin, es lo que hay.

    Abrazo

    • mgeiras dice:

      Rodrigo, el “picor” del título es proporcional al de la noticia comentada. Chávez campeón de la libertad de prensa es bizarro. Y para hacerla completa el mismo día Victor Hugo Morales renunció a la Academia de Periodismo porque ésta repudió el bloqueo a Clarín. Argentina potencia. Abrazo.

    • Ayer VHM dijo que él hacía periodismo y que no era un militante Kirchnerista.

      Yo digo que hace periodismo, periodismo militante.
      Igualmente siempre fue un crítico de Clarín, pero ahora me parece que se le escapó la tortuga.

      Abrazo

  10. […] ¿Qué debemos desconfiar de lo que escribe? No, y por supuesto que si. Hace dos días escribí un post sobre el premio que la UNLP otorgara a Chávez por su “labor periodística”. En los […]

  11. Gonzalo W Costa dice:

    El post es excelente. Pero me parece que algunos comentarios no están en sintonia con la realidad. Expresar que Chavez es alguien elegido por el voto no significa absolutamente NADA. La democracia SIN libertad, es dictadura. La historia política del siglo XX ha demostrado que el voto también puede servir para acabar con la democracia. Que el premio otorgado se denomine “..Walsh” es otra ironía. ¿O no saben quien ha sido este personaje a quien quieren presentar como un “buen” sanmaritano de la pluma? Era un terrorista culpable de muchos atentados donde se cometieron asesinatos . . . Finalmente no se debe confundir eso de que Clarin es o no independiente, con el rol de la prensa a traves de la difusion de notas, comentarios y por supuesto noticias. Esos diarios, La Nacion, Clarin, La Nueva Provincia, El Día, etc, publican comentarios y notas de diversos puntos de vista. Asi que . . .no confundir. Porque si se quiere criticar a Clarin, lo pueden hacer tambien afirmando que la tapa del 16 de marzo de 2001 “ayudo” a voltear a Lopez Murphy como Ministro de Economia . . .

    • mgeiras dice:

      Gonzalo, coincido que las tapas de Clarín no producen per se efectos, aunque algo influyen, quizás al coordinar expectativas entre sectores influyentes (tema para estudios serios). Walsh no es santo de mi devoción pero no me parece aberrante que se entregue un premio en su nombre. Lo cuestionaría más si fuese el único premio a la labor periodística, pero por suerte no lo es.

  12. Gonzalo W Costa dice:

    Pensando un poco mas, es mas lógico que el premio Rodolfo Walsh lo reciba Hugo Chávez que Joaquín Morales Sola. El premio que lleva el nombre de un antidemocrático, asesino, terrorista y delincuente debe ser otorgado a otros de su calaña como Hugo Chávez y no a un personaje democrático como Joaquín.

A %d blogueros les gusta esto: