Vargas Llosa es liberal, ¿y qué?

Pravda 12 publicó hoy una entrevista con Mario Vargas Llosa que gatilló comentarios negativos por las posiciones ideológicas del escritor. No es ninguna novedad que Vargas Llosa es un liberal, ni que P12 muestra su parcialidad al calificar a Friedrich Hayek y Milton Friedman de “ultraderecha” por su apoyo, junto al de otros liberales, a la dictadura de Pinochet (la parcialidad está dada por no descalificar igualmente a quienes apoyan la dictadura de Cuba, o apoyaron las dictaduras soviéticas). Pero no quiero detenerme en este punto, pues me parece bien criticar a quienes defienden una dictadura.

Aquí algunos extractos de la entrevista que sirvieron para criticarlo por twitter o en internet. 

–Los liberales no estamos a favor de que haya desigualdad.

–¿Qué quieren?

–Que todo nazca del éxito, del esfuerzo, de la producción de bienes o servicios que benefician al conjunto de la comunidad. Que haya gentes que tienen mayores o menores ingresos en función de su excelencia, de su talento, es legítimo para un liberal. Lo que no es legítimo es que esas diferencias se establezcan a partir del privilegio o de la desaparición de la igualdad de oportunidades de base, que es un principio liberal…

–¿Pero acaso la intervención del Estado no la propugnaba también Adam Smith?

–No, no. La intervención del Estado en la economía para suplir lo que los demócratas cristianos llamaban –porque eso ha cambiado– las debilidades de base, es una forma de intervencionismo que al final genera mucha más injusticia y muchos más privilegios. Pero en fin…, eso creo que nos aburriría muchísimo….

–En cierta medida, y siguiendo su frase de que nada se puede aplicar de manera automática, los países más importantes de Sudamérica estaban en una situación parecida a la que usted describe. Y en los últimos años resolvieron su tremenda crisis con mayor intervención estatal.

–Hay circunstancias en que ningún liberal va a rechazar una cierta intervención del Estado a partir de ciertos consensos democráticos, por supuesto. Sin ninguna duda, ¿no es verdad? En esta última crisis terrible, por ejemplo…

El liberalismo no sostiene, como dicen quienes tergiversan las palabras de Vargas Llosa, que “el Estado debe desaparecer”. Ese es el ideal de un libertario, no de un liberal. El liberalismo defiende las libertades individuales, pero para que las personas puedan aspirar a ser genuinamente iguales antes la ley debe haber un Estado fuerte que vele por sus derechos. Luego viene el socialismo que dice que para ser efectivamente iguales hay que llevar a cabo políticas que redistribuyan la riqueza. 

Un liberal y un socialista difieren en sus creencias sobre las fuerzas que están detrás del orden social imperante. Un liberal cree que si dos personas con iguales oportunidades (lo que VLL llama igualdades de base) tienen diferentes ingresos esto se debe a que difieren en sus habilidades o en el esfuerzo con que se dedican a su trabajo. Por ende no quieren la intervención del Estado, porque además creen que la misma genera distorsiones que debilitan los incentivos al trabajo y a ejercer esfuerzo. Un socialista cree que si dos personas con iguales oportunidades tienen diferentes ingresos esta desigualdad se debe a un factor azaroso y por ende corresponde que el afortunado colabore (a través del Estado) con el desafortunado. 

En un artículo publicado en el American Economic Review en 2005, titulado “Fairness and Redistribution”, Alberto Alesina y George-Marios Angeletos encuentran que puede haber múltiples equilibrios en una sociedad de acuerdo con las creencias que sus habitantes tengan sobre las causas de la desigualdad de ingresos y esto explica, por ejemplo, diferencias observada entre Estados Unidos y Europa:

Different beliefs about the fairness of social competition and what determines income inequality influence the redistributive policy chosen in a society. But the composition of income in equilibrium depends on tax policies. We show how the interaction between social beliefs and welfare policies may lead to multiple equilibria or multiple steady states. If a society believes that individual effort determines income, and that all have a right to enjoy the fruits of their effort, it will choose low redistribution and low taxes. In equilibrium, effort will be high and the role of luck will be limited, in which case market outcomes will be relatively fair and social beliefs will be self-fulfilled. If instead, a society believes that luck, birth, connections, and/or corruption determine wealth, it will levy high taxes, thus distorting allocations and making these beliefs self-sustained as well. These insights may help explain the cross-country variation in perceptions about income inequality and choices of redistributive policies.

Podemos diferir en nuestras creencias, que en promedio determinan las de la sociedad en su conjunto, yo en particular a pesar de considerarme un liberal creo que en nuestra sociedad hay un rol para políticas redistributivas pues me parece que el azar tiene un fuerte impacto sobre los ingresos de una persona. Por eso, por ejemplo, me parece que debe haber un sistema de salud que garantize la atención a quienes tienen la desgracia de sufrir una enfermedad severa, y también una red de protección como la que brindan las ART para quienes por estos motivos quedan incapacitados para continuar con su actividad laboral. Pero tergiversar la verdad con el objetivo de amplificar la critica a Vargas Llosa, u otras personas que no compartan el “pensamiento único” del kirchnerismo, es clara señal que quienes dicen que este gobierno tiene tendencias autoritarias no están lejos de la verdad. Y vale recordar que el premio Nobel en su discurso ayer en la Feria del Libro reinvindicó el derecho a la crítica como defensa frente a los autoritarismos

Nazis, fascistas, comunistas, caudillos militares o civiles enceguecidos por los espejismos de las verdades absolutas han tratado a lo largo de toda la historia y en todas las geografías del planeta de domesticar y embridar el espíritu creativo, insumiso y crítico -que ha sido siempre el motor del cambio-, pero, por fortuna, siempre han fracasado. Dejando, eso sí, en el camino una miríada de víctimas -torturados, encarcelados y asesinados- que, pese a la represión y a las persecuciones, mantuvieron siempre viva aquella llama de libertad que anida, como un alma secreta, en el corazón de los libros.

Anuncios

8 Responses to Vargas Llosa es liberal, ¿y qué?

  1. guido dice:

    Martín, pero vos también estás tergiversando a los socialistas (socialdemócratas en la descripción de VLl). El punto en el que difieren con los liberales no es exactamente así: los socialistas afirman que no están dadas las condiciones para hablar de igualdad de base alguna. Y es ahí (y solo ahí para la izquierda socialdemócrata) donde el estado debe intervenir para construir un piso a partir del cual las diferencias de ingresos si correspondan al esfuerzo o a la capacidad natural.

    • mgeiras dice:

      guido, yo no estoy tergiversando las cosas. Lo que si hago, es simplificar (es decir, que no hay mala intención en mi omisiones). En lo que tiene que ver con la economía, liberales y socialistas coinciden en el ordenamiento de base (capitalismo de mercado). Difieren en el grado de intervención que tiene que tener el Estado en lo que hace a redistribución del ingreso y la riqueza, y en la comparación relativa de las fallas de mercado y del Estado para decidir cuándo es conveniente intervenir en un dado mercado. Ambas apreciaciones se aplican para determinar cuánto “piso” construir para alcanzar la igualdad de base.

  2. guido dice:

    Bueno, no te ofendas. En el post decís que “Un socialista cree que si dos personas con iguales oportunidades tienen diferentes ingresos esta desigualdad se debe a un factor azaroso”. No es así, el socialista que cree en el mercado (el socialdemócrata) NO cree que la desigualdad entre dos personas con iguales oportunidades se deba a factores azarosos, cree que factores azarosos derivan en oportunidades diferentes.

    La intencionalidad no es demostrable, o es muy difícil de demostrar. En tu caso, y en el de los K de “pensamiento único”. Si una afirmación que falta a la verdad es una tergiversación, una simplificación, o una expresión poco clara es en todo caso una apreciación subjetiva.

    saludos

    • mgeiras dice:

      guido, no me ofendí, gracias por tus comentarios. Con respecto al tema, depende de qué llamamos oportunidad, y daría para discutir en otro post. Para ser más preciso en el post puse el ejemplo de una persona que sufre una grave enfermedad y eso le imposibilita seguir ganándose la vida con su trabajo. Eso es un factor azaroso, y a un liberal a ultranza no le importa (por eso la discusión en EEUU sobre la universalización del seguro de salud). Saludos.

  3. Salvador Estado dice:

    Las diferencias entre los liberales y socialistas son mas nitidas cuando dejamos la teoría y vamos a la práctica:
    1) Un socialista cree que un funcionario siempre soluciona los problemas mejor que los particulares el liberal al reves
    2)Un socialista intentará siempre evitar las reglas del mercado mediante regulaciones cohercitivas un liberalwabiendo la inutilidad de intentar evitar las reglas del mercado actuará sobre los efectos que tienen estas.

    • mgeiras dice:

      Salvador, nuestros “socialistas” tal vez sean tan extremistas. En la mayoría de los países del mundo aceptan bastante las reglas de mercado. Por supuesto que, comparados con los liberales, creen que la intervención tiene pocos costos y por eso son más proclives a la regulación. Saludos.

    • Salvador Estado dice:

      Regular, tambien los liberales regulan, el tema es si lo hacen respetando o no el mercado. Alzogaray hablba de “intervenciones conformes” o intervenciones no conformes” al mercado. Si hy socialistas que respetan esto de socialisstas tienen poco o nada.

    • mgeiras dice:

      Creo que con el tiempo se formó un consenso, en los países industrializados y varias economías emergentes, respecto del rol central que tiene que tener el mercado para asignar recursos (aceptado de izquierda a derecha). Los socialistas modernos no son partidarios de las intervenciones “no conformes”.

A %d blogueros les gusta esto: