Italia post Berlusconi

En su edición de la semana pasada The Economist publicó una serie de artículos sobre Italia, con la excusa de cumplirse los 150 años de la unificación de ese país de la mano de Garibaldi. En la tapa hay una foto de Berlusconi sonriendo a pesar que el título es lapidario y dice “The man who screwed an entire country”. Considerando que il cavaliere está de capa caída y anunció que no se presentaría en las elecciones de 2013 la lectura de estas notas nos da una idea de la Italia que deja Berlusconi. Y el resultado es deprimente, particularmente para un argentino que ve en casi todos los defectos de Italia una imagen especular de los nuestros (con la desventaja que no tenemos el mercado común que nos ancle y modere nuestras pasiones destructivas).

La primera nota empieza con este subtítulo, que aplica a nuestro país:

Italy needs to stop blaming the dead for its troubles and get on with life

Y las siguientes siguen caracterizando los problemas de productividad y competitividad de las empresas pequeñas y medianas. La maraña de regulaciones que generan rentas y privilegios para unos pocos en detrimento de la mayoría de los consumidores. Ejemplifica esto último comparando los choferes de taxi en Milán y Nueva York. Mientras en la última ciudad la mayoría son inmigrantes, en Milán aparentemente son todos italianos nativos. Esto me dejo pensando que en Buenos Aires también hay una preponderancia de ciudadanos nativos al volante de taxis (en una reunión social el lunes un participante se quejó por haber tomado un taxi manejado por un ruso, algo a lo que el resto adhirió como raro). La sociedad italiana es muy gerontocrática y poco meritocrática. Las promociones laborales en general obedecen a conexiones, lo cual impulsa a la mayoría de los jóvenes talentosos a radicarse en el extranjero. La mayoría de los simpatizantes de Berlusconi son aquellos que se informan a través de la televisión y no leen diarios (recordemos que Berlusconi es el dueño del principal canal de televisión privado, e influye sobre la RAI, quedando pocas alternativas independientes).

En definitiva el legado de Berlusconi es un debilitamiento de las instituciones, que no eran fuertes antes que Él llegara al poder, y un aumento en la tolerancia de conflictos de interés perjudiciales para las mismas. Hay dos medidas que mencionan los artículos que creo pueden ser útiles para la Argentina. Al hablar de la lentitud procesal se cita el ejemplo de Torino, donde las demoras se redujeron al priorizar los casos por antigüedad y publicar la velocidad a la cual los distintos jueces los resuelven. Y respecto a la rigidez del mercado laboral, coexistente con contratos “basura”, se menciona una propuesta de Tito Boeri y Pietro Garibaldi que sugier crear un único contrato para todos los trabajadores (supongo también los del sector público), con privilegios crecientes por etapas.

En términos personales, luego de haber estado tres días en Roma y dos en Florencia, estoy de acuerdo con The Economist que concluye diciendo que Italia es un país rico, tranquilo y civilizado que no parece estar en crisis. Ahora bien, de la misma forma que parece que el país está viviendo el crepúsculo de un milagro económico que terminó en los 70, la ciudad de Florencia vive de glorias pasadas. Se respeta muy poco a los turistas, sin ser conscientes que son un factor importante para la actividad económica local. En los negocios, en particular los callejeros, cuando uno expresa que no va a comprar los buenos modales desparecen. En los restaurantes que se llenan la cortesía es inexistente. Y Florencia no tiene atractivos que hagan esencial visitarla, a diferencia de Roma por ejemplo. En un mundo globalizado donde es fácil acceder a lugares más interesantes y de trato amable (nos sorprendió gratamente Estambul), a la larga van a pagar su actitud despectiva con el turista. Por suerte, en este aspecto nosotros nos diferenciamos de nuestra segunda madre patria. 

Anuncios

5 Responses to Italia post Berlusconi

  1. Martin dice:

    Martin, te parece que Florencia no tiene atractivos especiales para ser visitada? No solo es una de las ciudades mas bellas del mundo y especialmente de italia, sino que tiene al “David” de Michelangelo, que de por sí sólo, amerita visitar la ciudad.

    2 veces estuve en Italia y lo que más me decepcionó la primera fue Roma.

    Fuera de eso, estoy completamente de acuerdo. Es más, en todo Italia, los que menos trabajan son los tanos. De hecho, todo el trabajo “sucio” o de bajos ingresos es llevado a cabo por inmigrantes.

    Los restaurantes (el promedio) se caracteriza por ser una de las comidad más caras de Europa y de calidad regular para abajo.

    Saludos!

    • mgeiras dice:

      Bueno, al lado de Torino si, pero en un mundo globalizado Florencia tiene que competir con una gran cantidad de ciudades que tienen mucho más que ofrecer que ella (no quiero ponerme a enumerar).

      Una cosa que no comenté en la nota es que para entrar a cualquier iglesia en la zona turística hay que pagar. Dentro de poco te van a cobrar para poder mirar el puente viejo a través de una ventana. Saludos.

    • Martin dice:

      Jajaja Es muy cierto eso, no hay iglesia a la cual entrar sin pagar, pero eso debo admitir es una realidad en casi toda Europa. Y la entrada, mínimo, son 5 Euros, cuando no 10 o 15. La mayoría, sólo al entrar ya te das cuenta que no valía la pena.
      En italia si te pudieran cobrar el aire, lo harían sin problemas!

      Saludos.

  2. Chazz dice:

    Qué tal Martín?
    Altamente recomendable el informe especial de The Economist. Difícil no sentir reflejada en la realidad italiana nuestros propios problemas.
    Por otra parte, si bien creo que a esta altura nadie sorprende la división norte-sur, comparto un comentario que me pareció lapidario en este sentido:

    The Northern League, which governs in coalition with Silvio Berlusconi’s People of Freedom party in Rome, objected to having a public holiday dedicated to an event that it regards as a catastrophe. Unification, the party argues, yoked the poor, corrupt, lazy south to the go-ahead north to the detriment of both. Garibaldi did not unite Italy, the Northern League is fond of saying; he divided Africa.

    Un abrazo,

    • mgeiras dice:

      Chaz, es cierto. La Liga del Norte es un partido fascista, y en el informe del The Economist en algún lado dicen que el gobierno está a la derecha de la derecha. Acá lo tenemos al “pintoresco” (por no usar otros adjetivos) de Luis Juez que dice odiar a los porteños. Abrazo.

A %d blogueros les gusta esto: