Turquía y la Unión Europea

En esta tercer y última entrega sobre los países que visité en mis últimas vacaciones voy a hablar de Turquía. Estuvimos dos días en Estambul y luego visitamos Éfeso y Bodrum (antigua Halicarnaso, donde estaba el Mausoleo original). Por afiches callejeros nos quedó muy claro que había clima electoral, y efectivamente el 12 de junio Tayyip Erdogan fue comodamente reelecto primer ministro como candidato del partido islamista moderado Justicia y Desarrollo.

The Economist le dedicó un editorial y una nota más extensa a la victoria de Erdogan, resaltando el hecho que al no alcanzar los dos tercios del Parlamento se verá obligado a negociar con la oposición para hacer una reforma de la Constitución como pretende (otra vez imágenes especulares de la realidad argentina).

Despite this, the election result will have disappointed Mr Erdogan. AK won 5m more votes than in 2007, but slightly fewer seats (326) in the 550-seat grand national assembly. That is far less than the two-thirds majority it was seeking, which would have allowed it to rewrite the constitution unilaterally, and even below the three-fifths majority that would have let it make changes subject to a referendum. Mr Erdogan will now have to win opposition support for his new constitution.

En los últimos años la economía turca ha mostrado un importante dinamismo (luego de haber pasado por crisis similares a las nuestras, con paquetes de ayuda del FMI). Y a pesar que algunos dicen que no les interesa tanto entrar en la Unión Europea – abatida como está por la crisis del euro – la realidad es que se mueren de ganas de hacerlo. El problema es que después del desastre de Grecia, es menos probable que la UE otorgue la membresía a Turquía. Al menos en el corto plazo.

En mi opinión los turcos tienen mucho camino por recorrer antes de poder integrarse (efectivamente, no en forma trucha como hicieron los griegos) al mercado común. En particular me llamó la atención la proliferación de bancos locales y baja penetración de bancos extranjeros (solo vi al HSBC y la BNP asociada a un banco local). Pero deseo fervientemente que la UE acepte como miembro a un país que solo tiene una relación geográfica casi testimonial con el continente. Eso aumentaría las chances que en el futuro nos acepten también a nosotros que estamos unidos a Europa por un puente genético.

2 respuestas a Turquía y la Unión Europea

  1. Alcides Acevedo dice:

    Lo del puente genético con Europa debe ser un chiste… pegate una vuelta por la estación de trenes de Constitución o el Once… podés visitar “La Matanza” también, nos olvidamos por un rato de Formosa, Tucumán o el Chaco.

    Personalmente la incorporación de Turquía a la UE está tan verde como la incorporación de Ucrania… aunque se mueran de ganas.

    • mgeiras dice:

      Bueno, si bien nuestro país es un “crisol de razas”, hay mucha influencia europea. Y lo de genético lo digo por exámenes idem que según esta nota que leí en La Nación (del 30/4 de este año):

      “En América latina, las personas cuyas familias llegaron de Europa hace dos o tres generaciones, tienden a tener todavía un componente 100% europeo”

      Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: