La privatización de los ñoquis

Hace tres meses escribí este post sobre el DNU que Cristina usó para aumentar el número de directores que la ANSES puede nombrar en las empresas cuyas acciones heredó con la expropiación de las AFJP. Techint fue la única empresa que se atrevió a desconocer el DNU y cuestionar su constitucionalidad en la Justicia. La Nación informa hoy que esta empresa está negociando un acuerdo con el gobierno. 

Lo que más irritó a Techint fue la designación de Axel Kicillof (“conocido” de la casa, criticado por mí en este post, y por Enrique Kawamura en este otro) como uno de los directores de la ANSES: 

El ingreso de Kicillof, economista de la agrupación juvenil kirchnerista La Cámpora, fue el detonante en la relación entre el grupo industrial más importante del país y el Gobierno. Techint se opuso a la postulación y cuestionó la constitucionalidad de la norma que derogaba el tope. Paolo Rocca, presidente del grupo, dijo públicamente entonces que se habían cambiado las reglas de juego y que ofrecía comprar la porción de acciones que tenía la Anses. Pero la Casa Rosada jamás aceptó vender su participación.

Al parecer la estrella vernácula de la economía marxista estaría por hacerse de este cargo pues el gobierno no quiere parecer débil en este año electoral (como el rey desnudo nadie le dice la verdad, y se terminará enterando en las urnas). Como las negociaciones están en curso aprovecho para repetir el consejo que daba a las empresas perjudicadas por este DNU:

Algunas de las empresas que se ven afectadas deberían hoy admitir, por ejemplo, dos directores de la ANSES. Pero si reformaran el directorio reduciendo sus miembros, podrían mantener la participación estatal en una sola persona. Ejemplo, la empresa X tiene 12 directores y la ANSES posee 16,6% de sus acciones. En vez de admitir un representante de gobierno más en el directorio pueden reducir el número de directores a seis. Esto no evita que el director de la ANSES vote por el 16,6% de las acciones que posée, pero si se le saca al gobierno varios cargos para repartir.

Y es que efectivamente lo que describí como uno de los propósitos del DNU – repartir cargos en la interna del gobierno – se revela como cierto cuando uno se entera lo que va a cobrar Kicillof por ser un ñoqui en Techint (según la nota citada de La Nación):

Si las negociaciones se encaminan, si el Gobierno insiste en la postulación de Axel Kiciloff y si los ejecutivos del Grupo Techint aceptan que se siente en una de las sillas del directorio de Siderar, el economista no sólo habrá ganado una batalla política. Mes a mes, podrá a pasar a buscar por la ventanilla de la empresa un cheque por alrededor de 18.000 pesos, suma que se le reconoce a cada director como honorarios. Además, como los cargos son políticos y no tienen que ver con la gestión de la compañía, no requieren dedicación exclusiva. Así, podrá seguir también con el cargo y el ingreso que tiene en Aerolíneas Argentinas.

4 respuestas a La privatización de los ñoquis

  1. kuno dice:

    ñoqui indeed…la semana pasada escribí esto sobre él:

    http://lamaquinasedetiene.blogspot.com/2011/06/mr-kicillof-and-neo-classics.html

    saludos

  2. sergio dice:

    Me llamo la atencion tu comentario “como el rey desnudo nadie le dice la verdad, y se terminará enterando en las urnas” si bien lo comparto, esta realizado sobre bases subjetivas? o consideras motivos objetivos para sostenerlo. Teniendo en cuenta que no es un dato menor. Saludos Sergio

    • mgeiras dice:

      Proviene de la lectura que hago de cómo se maneja el gobierno, cómo responden otros actores de poder (PJ, sindicalismo, presumiblemente la oposición, léase Alfonsín). No creo que Cristina llegue al 40% en las primarias y no me sorprendería que, en una señal adicional de debilidad, las cancelen. Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: