Paliza 2

Se esperaba una elección reñida en Santa Fe entre Del Sel y Rossi por el segundo puesto, y el cómico terminó asustando al Frente Progresista, dejando muy lejos al candidato kirchnerista. Gracias a las elecciones internas de mayo podemos ver que el peronismo en masa le soltó la mano a Rossi (y por extensión a Cristina): en las internas el PJ logró el 42,6% de los votos, 20 puntos porcentuales más que los que consiguió Rossi. Además cabe destacar que la lista de diputados provinciales del peronismo, encabezada por la moderada María Eugenia Bielsa, se impuso ganando la mayoría en la Cámara Baja.

En La Nación hoy hay dos notas de opinión que analizan el resultado. Por un lado está Joaquín Morales Solá que resalta el voto anti-K y el logro de Del Sel – PRO, preguntándose por el papel pivotal que los votos del campo parece tendrán en octubre (no en vano, como manotazo de ahogado, el gobierno estaría preparando una batería de medidas para el sector):

Cristina Kirchner tiene sólo 20 días, hasta el 14 de agosto, para resolver un conflicto político y social que no quiso solucionar durante más de tres años. Existe un triángulo sojero que abarca las zonas más ricas de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos. No comprende a las grandes capitales provinciales, sino al interior rico en producción rural. Según especialistas electorales, ahí viven 1.200.000 electores de la Argentina, que en 2007 votaron masivamente a Cristina Kirchner. Quizás no sentían identificación política ni ideológica con ella, pero se sentían cómodos con la marcha de la economía. En 2008, cuando estalló el escándalo por la resolución 125, se divorciaron de la Presidenta de la peor manera. Cristina Kirchner debe desde ayer a Guillermo Moreno, y a su propia persistencia en el error, la peor derrota en la historia del peronismo en Santa Fe.

La pregunta que nadie puede contestar es qué harán esos votantes el 14 de agosto o el 23 de octubre. Los muestreos de las encuestas suelen tomar pequeños segmentos sociales para sacar conclusiones nacionales. Los productores rurales son callados y no hablan casi nunca con los encuestadores, que siguen naufragando en un fracaso estrepitoso. Un conflicto mayor emerge cuando se advierte que ese bloque de votos rurales parece actuar en conjunto y casi sin fisuras.

Las confusiones son peores que los errores: ayer quedó claro que el problema del interior rural es con la Presidenta y no sólo con Rossi. ¿Cómo explicar, si no, que María Eugenia Bielsa, primera candidata a diputada provincial, que tiene su propia personalidad alejada del fanatismo kirchnerista, haya hecho una elección abismalmente mejor que el kirchnerista Rossi?

Más de un millón de votos menos que en 2007 podrían condenar a la Presidenta a una segunda vuelta de infierno en las presidenciales. Esa es la más significativa lección que dejaron ayer los comicios de Santa Fe, mucho más importante que la derrota de un candidato condenado a la derrota. El fenómeno de Del Sel es, en ese sentido, la prueba de que el voto rural buscó una alternativa más confiable que los peronistas y que hasta los propios socialistas. Es el voto escondido de un país muy alejado de la estrepitosa vidriera kirchnerista de la Capital.

En la otra nota, Beatriz Sarlo destaca los valores y gestión del socialismo que, en coalición con el radicalismo gobernó Santa Fé los últimos cuatro años, y retiene la intendencia de Rosario desde hace veinte:

Los gobernantes del Frente Progresista no han sido sospechados nunca de corrupción y nadie tiene que decir que esperará la decisión de los jueces en un proceso penal. Esto ya dura veinte años, una eternidad en la espasmódica escena nacional. Han recibido en estas elecciones una aprobación que es inferior a sus méritos y a sus expectativas.

Binner y Bonfatti son lo contrario de la política mediática. En el programa de Susana Giménez serían una extravagancia. Si decidieran incorporarse a esa Celebrityland serían expulsados por monotonía. Tienen algo gris y administrativo en sus aspectos y sus discursos, algo que prueba que están con las manos en la gestión de gobierno, en los programas y en los acuerdos. Sin brillo ni simpatía mediática, han demostrado ser gente confiable. Hombres de trabajo, que no convocan a una épica ni un escenario de farándula, sino a una rutina ordenada y eficiente.

En un clima módico, donde pocos creen en grandes cambios porque pocos están dispuestos a entregar algo para que se alcancen, el Frente Progresista abre, por su nombre y los ideales a los que se remite, un horizonte. Pero no pidió que se lo votara por ese horizonte sino por el presente. Sin prepotencia, alcanzaron votos seguramente muy diferentes en sus motivos, los votos de quienes comprobaron que Santa Fe era posible sin suscribir todo el “Modelo”. Hicieron cuentas y concluyeron que las inversiones nacionales que nunca recibieron porque Santa Fe estaba gobernada por Binner significan menos en sus vidas que esa administración democrática, prolija, cumplidora de sus promesas.

Hay que analizar las razones por las cuales el Frente Progresista tuvo un resultado más módico del que se preveía y no es posible hacerlo a medianoche, cuando recién se tienen resultados parciales.

Más allá de los matices entre estos dos columnistas, los hechos indican que el campo no le ha perdonado a Cristina el maltrato desde 2008, y lo mismo pareciera que sucede con la estructura del PJ y el maltrato reciente en la confección de las listas para las elecciones de este año. La misma lección que en Capital: la Cámpora es mucho ruido y pocas nueces. Con respecto a Del Sel, creo que se proyecta como el candidato natural de una coalición PJ-PRO para gobernador en 2015. Para ello habrá que educar al soberano, que hoy solamente se reconoce como un “vago apolítico”.

13 respuestas a Paliza 2

  1. Leandro dice:

    Creo que la irrupción de figuras populares en la política es indicativa de la degradación de los partidos políticos. Yo no veo nada para festejar en lo de Del Sel. Ahora Scioli salió a reinvidicar lo que me parece es una postura “corporativa”. Saludos.
    http://www.lanacion.com.ar/1392282-scioli-a-los-que-venimos-a-la-politica-desde-otro-lugar-se-nos-subestima

    • Gonzalo W Costa dice:

      Me parece que no se debe confundir la “institucion” (en este caso los partidos politicos) con quienes las han prostituido, en este caso los siniestros personajes que han coptado los mismos. Si observamos la composicion de la autodenominada dirigencia politica, podremos observar que son portadores de prontuarios, sin antecedentes ni capacidades para ejercer esa funcion. Del Sel tiene mucho mas antecedentes para ingresar a un partido politico que quienes abundan en ellos. Para muestra, los Delia, los Bonafini, los Persicco, hasta los muchachos de la Kampora . . .

  2. Pedro dice:

    Lo de Sarlo es una crítica ‘alla Fito Paez’ un poco velada, no veo que entender a Macri, De Narváez y Del Sel como productos de ‘Celebrityland’ sea mucho menos despectivo que el exabrupto del cantante. Es atendible lo que dice en consonancia con el comentario de Leandro, vender como estadista a un tipo que aparece con el rol de cara marketinera para un aparato cuatro meses antes de una elección a gobernador (!!!), es penoso; nótese además que el PRO no midió nada en las restantes categorías en disputa.
    Luego, lo de JMS es previsible. Del Sel aparentemente sólo le sacó votos a Rossi (que hizo una mala elección), por eso el socialismo estuvo a punto de perder (con una merma de votos muy importante) al tiempo que Binner decía que se plebiscitaba su gestión. El oficialismo queda ahora en minoría en ambas cámaras, gran elección de Bielsa que ahora es ‘moderada’ (de manual).

    • Gonzalo W Costa dice:

      De acuerdo con este comentario, ya que lo de Sarlo es sesgado. Aparte refleja una falta de conocimiento de la realidad santafesina en materia de actos administrativos cercanos a la corrupcion politica que se ha tomado como normal en nuestro pais, esto es el crecimiento de la burocracia interna en especial el nepotismo. La ciudad de Rosario es el mejor ejemplo. Y por algo el socialismo ahi es fuerte. Por otra parte parecen olvidar que no ha sido el socialismoa como pretende mostrar la Sarlo. Ha sido un rejunte que va del PS (que NO es el de Repetto, el de Moreau de Justo, el de Palacios ni el de Ghioldi) pasando por la UCR, la CC, etc etc

  3. mgeiras dice:

    Leandro, estoy de acuerdo que la invitación a figuras populares a sumarse a la política refleja un mal funcionamiento de la “carrera” de los políticos. No me parece algo tan terrible, y peor sería la alternativa de una clase política mala y cerrada.

    Pedro, estoy de acuerdo que lo de Sarlo es una crítica alla Paez, y que Del Sel no es un estadista (por algo termino la nota diciendo que hay que “educarlo”), pero no creo que haya hecho campaña con ese mensaje. Saludos.

  4. Lucas dice:

    @Leandro,
    “Creo que la irrupción de figuras populares en la política es indicativa de la degradación de los partidos políticos.”
    Correcto. El fracaso de la dirigencia política en tomar decisiones responsables, administrar ética y eficientemente la cosa pública y consensuar políticas de Estado se traduce en un deterioro de la política tradicional.

    “Yo no veo nada para festejar en lo de Del Sel.”
    Al contrario, hay mucho para festejar. Por ej. que los políticos sientan que no tienen la vaca atada les da incentivos a ponerse las pilas para gestionar mejor, bajar el nivel de crispación y romperse la cabeza en seducir al electorado mas allá del marketing electoral.

    @mgeiras,
    “Pedro, estoy de acuerdo que lo de Sarlo es una crítica alla Paez”
    Disiento. En un sistema con fuertes desincentivos al mérito y la capacidad técnica y la banalización de la ética pública (tildada de “honestismo”), no es sorprendente que el Frente Progresista haya hecho una elección modesta. Pero quienes nos preocupamos por la cosa pública no podemos pretender que la política se reduzca a un mero duelo electoral de estadistas. No hay que subestimar el carisma, el contacto personal con los electores, la impresión mediática, etc.
    En fin, hay que generar un sistema político que incentive las disputas tecnocráticas y las demandas éticas pero sin dejar de lado los elementos de atracción popular.

    Como antikirchnerista, estoy muy contento por estos últimos resultados electorales, no importa si son sólo una breve primavera o el comienzo de un cambio de tendencia. Tengo muchas esperanzas de que se pueda derrotar al populismo corrupto, inepto y pseudoprogresista en este ciclo electoral.

    • mgeiras dice:

      Lucas, el artículo de Sarlo tiene un dejo de lamentar que los socialistas no hubiesen hecho una mejor elección, en ese sentido digo que tiene un tinte rencoroso (ni por las tapas cercano a la bilis de Paez). El problema es que al lanzarse Binner como candidato a presidente todos le jugaron en contra para que no pueda capitalizar demasiado de este triunfo (algo parecido le hubiera pasado al candidato de PRO en Capital si Macri también se hubiese anotado para octubre). Estoy seguro que si no fuera por eso no hubiera habido tanta diferencia entre los votos a Del Sel y los votos a legisladores de PRO. Ahí está el aparato duhaldista.

    • Lucas dice:

      Ahora estoy más de acuerdo. Es cierto que Sarlo deja entrever una desilusión por la modesta elección del Frente Progresista, pero como bien marcás, no descalifica a la porción del electorado que no comulgó con sus gustos políticos.
      Coincido totalmente en el resto.

      Siendo cordobés, ya me preparo para otra derrota del kirchnerismo🙂 No sólo no tienen candidatos a gobernador, también van a perder en otra ciudad grande. Es muy probable que Ramón Mestre (h) sea el nuevo intendente de Córdoba.

  5. Gonzalo W Costa dice:

    Excelente post y excelentes comentarios.

  6. Pedro dice:

    Fijate la relevancia del resultado legislativo, ahora el PRO y el socialismo quieren desconocer la ley electoral de la provincia para robarle la banca a Del Frade de PSUR.

  7. […] día después de la segunda paliza que se está comiendo el kirchnerismo se anunció el disparate de unificar la primera división del […]

  8. […] kirchnerismo no logró su objetivo de al menos empardar el resultado de 2007, y como dije cuando analicé la elección de Santa Fe, si el peronismo de base abandona a Cristina a su suerte, sus días están […]

A %d blogueros les gusta esto: