¿Se viene el verdadero corralito verde?

Hasta hoy se llama “corralito verde” a la prohibición de hecho para comprar dólares en el mercado oficial. Pero una serie de datos que voy a resumir a continuación hacen presumir que el gobierno podría implementar en breve un verdadero corralito verde: prohibir el retiro de las colocaciones a plazo fijo en moneda extranjera. Javier Blanco y Martín Kanenguiser escriben hoy una extensa nota en La Nación sobre anuncios del BCRA a los bancos asegurándoles que contarían con los dólares para enfrentar los retiros.

Semejante definición no es casual. Llega cuando la ola de rumores sobre la posible incautación de este tipo de colocaciones bancarias había generado una especie de psicosis colectiva, reactivando miedos que los argentinos creían sepultados. No en vano, tras mantenerse en niveles constantes, la sangría de este tipo de depósitos había vuelto a incrementarse en las últimas jornadas hasta alcanzar un monto récord anteayer, que los banqueros estiman en US$ 250 millones por día. Hasta entonces, por el retiro de billetes del público, de los bancos se iban entre 170 y 180 millones de dólares por día.

La apuesta oficial, que llevó algo de calma a los banqueros, es que la ola de retiros de depósitos en dólares se detendrá cuando la gente perciba que “los billetes están” y que podrán disponer de ellos cuando lo necesiten, “más allá de que, por cuestiones logísticas y de seguridad, en algunos casos se hacen en tramos”, reconocieron a La Nacion en bancos de capital extranjero.

En momentos en que el mundo mira con temor la posibilidad que una crisis de credibilidad mate al euro en Italia, el gobierno intenta calmar los nervios que generó Él mismo en la sociedad con palabras gentiles que no son coherentes ni con los hechos ni con sus conductas pasadas. En una nota ayer en La Nación Carlos Pagni resume la respuesta inmediata al control de cambios:

En su primera intervención relevante sobre la economía después de la muerte de su esposo, la Presidenta consiguió lo contrario de lo que, al parecer, se proponía. Los depósitos en pesos, que no bajan, dejaron de aumentar. El crédito se retrajo. La tasa de interés promete enfriar el nivel de actividad.

Impedida de una alternativa, la gente fue a buscar divisas donde estaban disponibles: las cuentas de ahorro en dólares. Desde hace una semana allí se registra una corrida que alarma a los funcionarios. Los depósitos en moneda extranjera caen a un ritmo del 1 al 1,5% diario. Cristina Kirchner no dejó flotar el dólar para no perder reservas. Ahora las está perdiendo por esos retiros, más allá de que Marcó del Pont disimule la caída con pases del Banco de Basilea.

Si suponemos que los depósitos a plazo fijo se realizan por 30 días un ritmo de retiro del 1,25% diario equivale a que la mitad de los depositantes retiran sus ahorros cuando los plazos fijos vencen (suponiendo en un mes 20 días hábiles). Esto explica que las reservas sigan cayendo a un ritmo de 100 millones por día y que los bancos empiecen a preocuparse por esta corrida (que se ve en cámara lenta por ser depósitos a plazo y no a la vista):

Antes de la puesta en práctica de los nuevos controles, los bancos administraban unos 15.960 millones en depósitos realizados en dólares con los que habían fondeado préstamos en esa misma moneda por US$ 9757 millones (N. de la R.: la reglamentación actual los obliga a prestar en divisas sólo a las empresas capaces de generar divisas, es decir, exportadoras, para evitar el descalce de monedas que hizo colapsar la convertibilidad). La diferencia entre lo captado y lo prestado la mantienen colocando en una cuenta del BCRA como encajes, por lo que se computan como parte de las reservas.

Si bien la eventual caída de unos 6000 millones de dólares en reservas que seguiría al retiro de la totalidad de los depósitos a plazo fijo en moneda extranjera no sería devastadora para el BCRA, si lo sería para los bancos pues deberían conseguir casi 10000 millones en el mercado negro para cubrir los retiros en un contexto de baja oferta de divisas (la cotización del mercado negro, que se puede seguir vía Twitter por @Dolarblue, ha subido sensiblemente los últimos días estando hoy arriba de los $5). Si bien el BCRA ha reabierto la ventanilla de pases en dólares contra títulos públicos, este es un instrumento de corto plazo que no sería útil si la desconfianza persiste. 

Agreguemos a esta ecuación el desesperado intento del gobierno de prohibir las importaciones con más regulaciones (de imposible cumplimiento en el corto plazo) con el obvio propósito de desalentar la demanda de divisas.

Otro especialista miembro del Instituto Argentino de Derecho Aduanero arriesgó: “Están tratando de instrumentar una medida que desaliente por completo las importaciones so pretexto de controlar quién importa y quién no”, indicó. “Estamos volviendo al IAPI”, agregó, en referencia al Instituto Argentino de Promoción del Intercambio, creado por Perón en 1946 para administrar por completo el comercio exterior.

El resultado es una receta para una crisis de confianza gratuita que revela que el gobierno no tiene pensado contratar a un técnico para que reemplace a Boudou en el Ministerio de Economía y se sigue apostando a la solución mágica del voluntarismo intervencionista: Cristina cree que se puede dictar quién compra qué, y a qué precio. Es hora que se dé cuenta que en una economía de mercado el voluntarismo tiene límites que nosotros ya traspasamos. Algo similar dijo Pagni en la nota antes mencionada:

La raíz del desconcierto está, sin embargo, en la dificultad de la Presidenta para ver en la economía un sistema en el que los problemas están relacionados. Esa concepción fragmentaria aumenta su confianza en el poder de la voluntad sobre la técnica. Y le aconseja prescindir de un equipo coherente, para confiar la administración a solistas que no integran una orquesta. El método produce escenas desagradables, como la que trascendió del Ministerio de Economía la semana pasada: Cristina Kirchner careando a Marcó del Pont con Boudou para determinar quién la hizo equivocar en el enredo del dólar.

Cómo último dato para cerrar este análisis, que espero no se cumpla, vale la pena recordar que este gobierno se ha caracterizado por redoblar sus apuestas. Si la sangría de dólares no se paró en forma directa el paso siguiente es probar con las formas indirectas. Quizás el único freno a tanta locura sea el paralelismo, imperfecto por cierto, entre este corralito y el de hace exactamente diez años. 

13 respuestas a ¿Se viene el verdadero corralito verde?

  1. Carolina dice:

    Siempre me dio que pensar de si los controles cambiarios fueron en el neto una medida anti inflación o no. La pérdida de competitividad que implicaron llevó a la pérdida de producción nacional e hizo a la sociedad mucho más dependiente del gasto social para consumir. En respuesta al desempleo y al trabajo informal, en importante alza como una forma de reducir costos, se dio el plan trabajar y la asignación universal. Al creciente déficit en la balanza comercial del sector industrial, se respondió con trabas que únicamente generaron ineficiencias y costos monetarios para el sector productivo. Los bienes importados (finales e intermedios) son más valorados porque son bienes escasos y difíciles de conseguir; esto eleva su precio y los precios de los bienes que los utilizan como insumos. El control de cambios se combinó en un coctel explosivo con el congelamiento de tarifas de servicios. La pérdida de rentabilidad en estos sectores desincentivó cualquier tipo de inversión haciendo que la demanda chocara con la capacidad instalada, y forzando a la importación de fuentes de energía. Los déficits energéticos y las trabas a la importación restringen la oferta y nuevamente presionan al alza a los precios. En paralelo, el gasto social y los acuerdos salariales se transformaron en una bola de nieve que se tradujeron efectivamente en una mayor demanda de consumo, y nuevamente qué ocurre.
    Estas medidas ahora se toman en conjunto con la eliminación de subsidios que, si los precios son más rígidos a la baja que hacia arriba, sólo pueden causar más inflación y en resultado pérdida de poder adquisitivo de su población. Y sí, si no se quiere abandonar el modelo, hay necesidad para redoblar apuestas.
    Para evitar la fuga de dólares, el gobierno implementó medidas que (para no romper la tradición) le generan más problemas que soluciones. Los bancos deben hacer frente a retiros de depósitos en dólares de cajas de ahorro y plazos fijo que se temen que el gobierno los pesifique; se aceleraron las compras de dólares en bancos, casas de cambio y en el mercado paralelo, hicieron subir el valor del dólar en el mercado marginal, no se mejoró la paridad del tipo de cambio oficial para la industria, y se generó una corrida de depósitos innecesaria con la consecuente suba de la tasa de interés que impactará restringiendo el crédito.
    ¿Y cómo piensa hacer para que los precios no se ajusten al dólar de 5 del mercado paralelo? El desdoblamiento cambiario de principios de 2001 que utilizaba una canasta de monedas con el dólar y el euro como un intento de palear la pérdida de competitividad que padecía el sector productivo bajo el uno a uno marcó el principio del fin de la Convertibilidad. Y como no tenemos memoria tan corta, ya ahora todos sabemos que el dólar no vale 4.27 sino 5, y más vamos a comprarlo, y más corremos.
    No sé por qué muchas veces pasa, en todo orden, que las cosas desde afuera se ven mucho más claras que desde adentro; y afuera hoy escuchan esto y preguntan, “pero cómo, ¿no estaba bárbaro allá?” Está claro que no es sólo la Presidente quien tiene la visión fragmentada, de alguna manera los argentinos nos refugiamos en Cristina y en el dólar y pensamos que son cosas distintas.

    • mgeiras dice:

      Carolina, cuando en 2005 se registraron los primeros síntomas de inflación por la políticas de demanda y se lanzaron sobre fin de año los primeros acuerdos de precios se podía pensar que era una política para acompañar un suave ajuste de forma que no tuviera impacto sobre el crecimiento. Pero no, fue un engaño y desde ese momento lo que se llamó el “modelo” pasó a ser una creencia infantil en un “supermultiplicador” que haría que toda demanda genere su oferta. Como si Argentina fuese Shangrilá. Pero la realidad no se acomoda a las fantasías de los intelectuales, funcionarios, de los que laburan pero mayormente ñoquis, del gobierno, de manera que se termina recurriendo a parches de política cada vez más grotescos. Quienes tienen experiencia de haber vivido experiencias similares ven la repetición de errores cuyo final es una crisis. Y eso que el viento de cola da margen, todavía, para corregir las distorsiones. Pero no, eso implica trabajar y no es algo que sea compatible con la “argentinidad”, ya sea la de los votantes, la oposición, y ciertamente del gobierno. Yo opté por lo sano, al no poder vencerlos me uno a ellos. ¡Viva (feliz) la mediocridad! Saludos.

  2. Carolina dice:

    Martín: como no me creo tu feliz, y pienso que nivelarse para abajo es insano, tu respuesta me parece más triste que tu post inicial. Un saludo grande

    • mgeiras dice:

      Bueno, como dice el mantra de Alcohólicos Anónimos (adaptado de una cita de Reinhold Niebuhr):

      Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo y sabiduría para poder diferenciarlas.

  3. Nicolás dice:

    Pregunta desde el desconocimiento total.

    Veo que la nota habla sobre una pesificación de depósitos a plazo, pero no entiendo que pasaría con una caja de ahorro en dólares, donde simplemente se guardan los verdes.

    Hoy es posible retirar la totalidad? Existe algo así como una pesificación de las cajas de ahorro?

    Saludos,
    Nico

    • mgeiras dice:

      Nicolás, yo no hablo de una pesificación de depósitos a plazo, sino de un “corralito” en el sentido que se le prohiba a los dueños retirar el dinero de los bancos (en términos técnicos, una “suspensión de la convertibilidad de los depósitos”). Más tarde escuché temores de una pesificación de los mismos, algo que me parece muy poco factible. Saludos.

  4. victorh dice:

    He visto suicidas, pero como este gobierno jamas, en primer lugar no se puede gobernar con equipos tecnicos tan pobres en el manejo de las variables economicas, se estan manejando con politicas dirigistas de los años 70, que nunca tuvieron exito, pero no hay que tomar como culpables de lo que ahora sucede a las ultimas medidas de control de cambios, desde ya que precipitaron mas rapido lo que era muy posible que sucediera recien para el año 2013. Todo se inicio con la toma del INDEC y la falsificacion de los datos de inflacion, desde ese momento comenzo la fuga de dolares, luego se sumo la toma de las AFJP y para finalizar junto con el aumento de la liquidez generada por el central se une el control de cambio, en sintesis, un menu explosivo digno de un suicida depresivo al que todos no comprenden el por que de tan loca determinacion para quitarse la vida. Estoy tan sorprendido que no encuentro respuestas en como va a salir de esta encerrona la querida cristina, devenida ahora en economista, seguramente le echara la culpa a un ataque criminal del capitalismo salvaje y buscara una forma mas elegante que la fuga en elicoptero, ya utilizada por un no tan antiguo antecesor, que jamas conto con tantas herramientas economicas como, la soja, la casa de la moneda y una bajisima exposicion externa, en lo que a deuda soberana se refiere.

    • el del sur dice:

      VictorH, elicóptero sin H no vuela, seguí mirando para arriba que te vas a perder lo que pasa abajo.
      Si el azul baja 50 ctvs. más, el BCRA se convierte en
      tomador de todos los que compraron a 5.20 o más y el suicidio se pasa al otro lado del mostrador de los que creyeron que se puede torcer el brazo de un gobierno estableciéndoles el precio del billete.
      Con cariño.

  5. Nicolás dice:

    Si, gracias Martín, me expresé mal o al mismo tiempo estaba leyendo otro artículo que hablaba de pesificación de depósitos.
    De todos modos, vale la parte de mi pregunta de si es posible que se implemente un corralito de un depósito a la vista.

    Saludos,
    Nico.

    • mgeiras dice:

      Parafraseando el título de la nota más popular del blog. Posible, ¿posible?, ¡posible! Casi todo se puede en este país de las maravillas (ahora más que nunca gracias a las cataratas).

  6. Marcelo dice:

    Pinti en su monologo se canso de advertir que los argentinos no tenemos memoria y que operan de manera ciclica quienes gobiernan recurriendo a similares medidas, los verdaderos responsables de nuestra “mala suerte” somos nosotros mismos.
    nunca esperes resultados diferentes si haces siempre lo mismo.

  7. victorh dice:

    el del sur: tenes muy claro como se escribe helicoptero, pero no tenes nada de vision del problema argentino, se ve que viviste en otro pais, tomate el trabajo de estudiar la historia economica Argentina, esta todo inventado, este gobierno esta inflando la economia artificialmente emitiendo billetes, llevando la inflacion al 25%, cuando cruzando el charco Uruguay no pasa del 6%, un prestamo personal aca se paga una tasa del 30%, cuando en Chile solo el 5%, estamos genial, comprando LCD, comida y ropa de marca, pero para alcanzar un credito hipotecario tengamos que demostrar ingreso de un ejecutivo de empresa y pagar la modica tasa del 20%, nunca una economia pudo soportar tantos desequilibrios sin tener que pagarlos con inflacion y devaluacion, si vos tenes la esperanza que eso no va pasar, espero que se te de el sueño porque yo tambien vivo en Cristinolandia y me encantaria que esto no explote por los aires y que de buenos quede solo el nombre. Con cariño

  8. victorh dice:

    Y aclaro que mi pensamiento no es politizado, vote en blanco y creo que nuestra clase politica es la peor del mundo, asi como nuestros empresarios y demas dirigentes, ya que ellos solo son parte del problema y solo viven defendiendo intereses sectoriales para salvar sus cajas, asi que deja el discurso kirchnerista, el dolar azul es el negro y el gobierno interviene en un mercado ilegal, asi que dejate de hipocrecias aca se arman los problemas y luego se culpa a los demas barriendo bajo la alfombra, se gobierna para el momento y no se hacen politicas a largo plazo, vivimos improvisando y eso se paga, hace rato que en Argentina no se busca una solucion de fondo en nada, rifamos planes sociales y no vemos que estamos generando generaciones ociosas que no forman parte del sistema productivo, eso quien lo va a pagar?, estamos dilapidando posibilidades, este gobierno hace 8 años que esta y va para 12, y donde esta el cambio?, seguimos hablando del dolar, la inflacion y la inseguridad, donde se cambio algo?, hay mas actividad economica con la entrada de dolares mas alta de la historia, con los comodities a valores maximos , un jubilado aca cobra $1500, que cambio???, este momento no se va a repetir facilmente y volveremos a empezar, como viene pasando cada 12 años exactamente, espero equivocarme pero esto ya lo vivi y estoy cansado de padecer los fracasos ajenos como propios, declamar que este es un gran gobierno es solamente hacer de obsecuente y no tener la valentia de tomar distancia de la mentira, el indec, el crecimiento, el desempleo, todo maquillado por estadisticas mentirosas, pero la mentira es solo pasajera, como decia el general, la unica verdad es la realidad.

A %d blogueros les gusta esto: