La cumbre europea

La esperada cumbre europea llega hoy a su fin, con algunos anuncios positivos. Como anticipé hace dos semanas, Alemania impone las condiciones sin dejarse intimidar por los vaivenes de los mercados (ni por las amenazas de Standard & Poor’s). En una nota de Nicholas Kulish en el New York Times (traducida y publicada hoy en La Nación) se reconoce la estrategia seguida por Angela Merkel en los últimos meses:

En los momentos más cruciales de la crisis, Merkel se resistió a los pedidos de apaciguar los mercados financieros con una reducción de las tasas de interés. En cambio, esgrimió el peso de las astronómicas tasas de interés como un garrote para conseguir dolorosos cambios en países como Grecia e Italia.

La estrategia es inteligente y le permite hacer malabares con los diferentes intereses en juego en el interior de su país, donde el pueblo alemán no quiere que ofrezca más garantías de dinero de los contribuyentes para combatir la crisis de las deudas soberanas, y en el extranjero, donde le ruegan que lo haga. Se trata de una estrategia muy riesgosa.

Si el euro se salva y Europa avanza hacia una mayor integración, Merkel probablemente se gane la parte del león de ese triunfo, y quizás algún día sea celebrada como la salvadora de Europa. Pero si sus recetas resultan ser equivocadas, podría cargar con la culpa de presidir sobre el derrumbe del euro, de inimaginables consecuencias para la economía mundial…

Las modificaciones a los tratados de la UE que Merkel y Sarkozy propusieron en París el lunes hubiesen sido inconcebibles al principio de la crisis, pues implican que los Estados cedan una parte significativa de su soberanía económica. Es un proceso que para muchos observadores, en particular la prensa populista británica, ya está en marcha.

Alemania está consiguiendo que alrededor de 23 (sobre 27) países de la Unión Europea acepten su receta de mayor disciplina fiscal como requisito para una solución a la crisis del euro. Falta ver qué forma terminará tomando esta “solución”, ya que Merkel viene rechazando el uso de bonos con garantía común, y Mario Draghi insiste en que el BCE no otorgará préstamos a los gobiernos en problemas, ni siquiera triangulando a través del FMI. 

El sabor amargo de la cumbre es la negativa británica a adoptar las medidas impuestas por Alemania (Francia en esta cumbre cumple mayormente un rol decorativo), debido a que incluyen regulaciones al sector financiero que el Reino Unido considera inaceptables (comentario al margen, Alemania desde el primer día usó la crisis para imponer su agenda doméstica, recordemos como se forzó a Suiza a limitar el secreto bancario en medio de una crisis que afectaba al sistema financiero global). The Economist directamente habla de divorcio en la UE: 

WE JOURNALISTS are probably too bleary-eyed after a sleepless night to understand the full significance of what has just happened in Brussels. What is clear is that after a long, hard and rancorous negotiation, at about 5am this morning the European Union split in a fundamental way.

In an effort to stabilise the euro zone, France, Germany and 21 other countries have decided to draft their own treaty to impose more central control over national budgets. Britain and three others have decided to stay out. In the coming weeks, Britain may find itself even more isolated. Sweden, the Czech Republic and Hungary want time to consult their parliaments and political parties before deciding on whether to join the new union-within-the-union.

Es difícil predecir hoy si el Reino Unido ha actuado de manera óptima o no, pues el cambio de reglas, y de poder político de los miembros, va a modificar el contenido de las futuras regulaciones europeas. Hoy en día, al ser Merkel una política conservadora, se mantendrá cierto balance con las pretensiones proteccionistas de Francia y la mayoría de los suscriptores del acuerdo. Pero el día de mañana cuando en Berlín haya un gobierno con mayor vocación intervencionista se corre el riesgo de un núcleo europeo más cerrado y proteccionista. Y eso nunca es bueno para quienes no forman parte de ese núcleo. 

Anuncios

2 respuestas a La cumbre europea

  1. victorh dice:

    Europa ha llegado a esta situacion por mantener el llamado sistema de bienestar, es imposible tener a todos los integrantes de una sociedad amparados por el estado, eso en algun momento hace agua, Alemania crecio al amparo de sus exportaciones intra zona sin importar un Euro alto, ya que todos sus clientes son cautivos por los tratados de comercio del bloque, los demas paises, en especial España,Italia,Portugal y Grecia, financiaban sus deficit con endeudamiento, ahora esto es mas costoso y se debe reestructurar el gasto, debiendo quitar ahora beneficios sociales. Estoy convencido que Europa perdera la batalla contra el gasto, el enfrentamiento social sera brutal, tendra entonces que recurrir a una devaluacion, emitiendo euros y garantizando con eurobonos la deuda de sus socios, caso contrario perdara una decada, con el resultado final de la salida del bloque de paises que optaran por recuperar su moneda ya que no podran soportar la recesion y la tension social.

    • mgeiras dice:

      victorh, no estoy de acuerdo. Por un lado la crisis en Europa no parece estar relacionada con el nivel de endeudamiento (ver este post de Lucas Llach que recoge gráficos de una nota de Martin Wolf en Financial Times, o este post de Paul Krugman que refleja un comentario del Wall Street Journal). Que un país tenga un estado de bienestar más o menos amplio suele reflejar las preferencias de la sociedad respecto al grado de redistribución que desea. Si el gasto es mayor los impuestos son más altos. La dinámica de la deuda suele estar relacionada con otros factores (salvo excepciones como Grecia donde la deuda financió gasto corriente no sustentable).

A %d blogueros les gusta esto: