Estupidevideces, o las estupideces de De Vido

Siguiendo con el plan de ajuste del gobierno nacional, a.k.a. sintonía fina, ayer De Vido hizo una serie de anuncios que son inconsistentes entre sí y que revelan que el discurso oficial necesita de un idioma nuevo para mantenerse vivo. 

La principal noticia, tapa tanto en La Nación como en Clarín, es la denuncia que el gobierno hizo por presuntos sobreprecios en el mercado de gasoil para empresas de transporte (con respecto a los precios de venta al público):

El Gobierno denunció ayer a las petroleras YPF, Shell, Esso, Petrobras y Oil por una presunta “cartelización” de precios y abuso de posición dominante en la venta del gasoil que utilizan las empresas de transporte de cargas y de pasajeros.

De comprobarse, la maniobra también perjudicaría al Estado nacional, que corre con gran parte del gasto en combustible que enfrentan las compañías transportistas vía subsidios al gasoil.

Es este último punto, sumado al hecho que estos sobreprecios no son una novedad, sino que han sido denunciados previamente por diversas cámaras de transportistas (tanto de pasajeros como de carga), indicaría que estamos frente a una excusa para levantar en forma generalizada los subsidios que recibe el transporte: 

“Queremos dejar de subsidiar a la oferta para subsidiar a la demanda. Queremos dejar de subsidiar empresas para subsidiar personas.” Esas fueron las declaraciones del secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, la semana pasada, respecto de la posibilidad de que el Estado elimine los millonarios subsidios al transporte público y, en consecuencia, aumenten las tarifas de trenes y ómnibus de pasajeros.

Expertos consultados por LA NACION encuentran una relación directa entre esas palabras que el funcionario dijo hace diez días y el anuncio realizado ayer por el vicepresidente, Amado Boudou; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el propio Schiavi, según el cual se abrirá una investigación para determinar si las cinco principales empresas del mercado local de combustibles cometieron “abuso de posición dominante y cartelización” al, supuestamente, haber vendido gasoil a granel a un precio más alto que el que se cobra en los surtidores al público…

Sobre la posibilidad de que las empresas petroleras hayan pactado una asociación de ese tipo, [Emilio] Apud dijo: “De qué cartelización hablan, si el 70 por ciento del mercado está en manos de YPF, Oil y Petrobras, que son empresas cercanas al Gobierno.

En la misma conferencia de prensa De Vido proporcionó una estimación del sobreprecio promedio:

De Vido estimó que el “sobreprecio promedio” (lo que las petroleras le estarían cobrando en exceso a los transportistas) es del 8,4%.

Eso equivale a $ 3.500 millones anuales. “Es llamativo que el Gobierno ahora descubra que este subsidio al combustible, cuando le viene dando plata a los transportistas para pagarlo desde 2003”, explicó un economista que viene estudiando el tema.

Hasta acá cubrimos la noticia principal con su lectura entrelíneas como excusa para un aumento generalizado del transporte público en la Capital y el Gran Buenos Aires. Pero la estupidez de De Vido llega de la mano de otra noticia del día, en la que se informa que se quitarían subsidios a la distribuidoras de energía eléctrica que suban sus tarifas:

Las distribuidoras de energía eléctrica locales que aumenten sus tarifas verán reducidas en la misma proporción el subsidio que hasta ahora pudieran estar recibiendo del Estado nacional. Así lo aseguró ayer el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

El funcionario explicó en declaraciones a la prensa que en el caso de las compañías metropolitanas Edenor y Edesur “están integradas a las actividades de generación y transporte, y consideramos que por tanto sus precios están compensados, de modo que pensamos que deben considerar el negocio como una unidad”.

Prestemos atención al último párrafo. Parece que la integración vertical es bien vista, pues le permite al gobierno “jugar” (pues no encuentro mejor palabra) a los subsidios cruzados en el sector. Esta visión se refuerza en un párrafo posterior en la misma nota:

De Vido acompañó al vicepresidente en ejercicio de la presidencia, Amado Boudou, y al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, en el acto de presentación de esta central térmica. “El gobierno nacional quiere que las empresas del rubro energético, por caso del sector eléctrico o petrolero, se integren en sus respectivas cadenas, sin que tengan posición dominante”, sentenció el jefe de la cartera de Planificación Federal. Por su parte, Boudou afirmó que “esta obra va a dar la posibilidad de tener el máximo de seguridad energética en la región”.

Si, leyó bien, De Vido quiere que las empresas del sector eléctrico, por tomar el caso más patético, se integren verticalmente sin que tengan posición dominante. ¡Un absurdo! Para que Edenor y Edesur, por tomar un par de ejemplos de integración vertical oficialmente reconocida, no tengan posición dominante en la distribución de energía sería necesario que cada hogar (e industria o comercio) de Capital y GBA estuvieran conectados con ambas redes. Entonces al competir Edenor y Edesur en la provisión de energía no tendrían posición dominante. Obviamente esto, si bien es físicamente posible, es tan económicamente ridículo que ni Guillermo Moreno lo propondría. 

La lógica, como De Vido bien lo sabe, es al revés. Como la distribución es un monopolio, la privatización original buscó evitar que se integraran verticalmente las empresas del sector, para tener distintos operadores con algunos incentivos encontrados en el mercado: Una distribuidora podría señalar problemas por faltas de inversión en transporte y viceversa, generando información adicional al regulador para que este mantenga el buen funcionamiento del mercado. Al estar las empresas integradas obviamente esto no sucede. 

Es así como nos encontramos un mismo día como un ministro de peso en el gobierno nacional puede decir, al mismo tiempo, que empresas en el sector energético abusan de su posición dominante, y pedir “que las empresas del rubro energético, por caso del sector eléctrico o petrolero, se integren en sus respectivas cadenas”. Y cierro la cita acá porque el agregado de “sin que tengan posición dominante” me parece que quedó demostrado correspondía a la sección “Humor” de los medios. 

Anuncios

6 respuestas a Estupidevideces, o las estupideces de De Vido

  1. victorh dice:

    Como este se dice ser un gobierno peronista, citare una frese del general Peron,” La unica verdad es la realidad “. De Vido puede culpar a cualquiera de sobreprecios que paga el gobierno en los los subsidios al transporte, lo que no puede ocultar es que se acabo el dinero de la caja y van a buscar todas las formas posibles de bajar como sea el gasto publico en este momento especialmente, ya que nuestra presidenta se halla de licencia, dudosa claro, y haga firmar todo decreto de suba de impuesto y baja de subsidios a su querido vice, evitandose pagar todo tipo de costo politico. No se puede gobernar mintiendole todo el tiempo a la gente, con el indec, el crecimiento y ahora con los subsidios, tarde o temprano la realidad se hace presente.

  2. Gonzalo W Costa dice:

    Muy acertado el post. Convengamos que lo “mejor” esta por venir . . .

  3. […] Publicado en el blog economiaposible.com GD Star Ratingloading… /* Compartí:PrintEmailFacebook Argentina Gobierno […]

  4. […] y la aparición constante de focos de conflicto con el empresariado (el último con las petroleras) no crean el clima de negocios necesario para atraer capitales. Y recordemos, las riendas de la […]

A %d blogueros les gusta esto: