Un paro docente para no ir a dar clases a Lugano

Hace varios días que el gobierno de la Ciudad viene anunciando la fusión de un número de cursos en escuelas públicas por falta de alumnos. Hace más de un año, cuando el blog no tenía todavía un mes de actividad, escribí este post sobre la calidad de la educación en nuestro país. Repito el link que puse a un informe de la Dirección de Investigación y Estadística del Ministerio de Educación del Gobierno de la CBA que analiza la evolución de la matrícula en escuelas primarias de la Ciudad entre 2001 y 2008. 

En el informe se pueden ver estadísticas, auténticas, no salidas del INDEC, que muestran que la matrícula total de alumnos en escuelas públicas cayó en 2643 alumnos en ese período. La información dice que en siete distritos (mayormente en la zona norte de la Ciudad) la caída fue de 6045 alumnos, mientras que en seis distritos (mayormente en la zona sur) registraron un aumento de 4418 alumnos. Los números no mienten y son consistentes con las explicaciones del ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich: se cierran cursos que tienen pocos alumnos en la zona norte y se busca trasladar docentes a la zona sur.

Hoy el gremio Ademys anunció un paro antes de reunirse esta tarde, como estaba previsto, con Bullrich. De esta forma desnuda el propósito político de su accionar, implícitamente reconociendo la razón de los argumentos del gobierno porteño (y la dificultad de defender sus “privilegios”). Además como economista no dejo de pensar que paro injustificado hoy resulta en caída en la matrícula mañana en la medida que la incapacidad de llevar los hijos a la escuela da incentivos a los padres a pagar una privada que sea más confiable. O sea, docentes miopes que se pegan un tiro en el pie. Todo lo contrario de lo pretendido por el secretario de prensa del gremio que dijo:

Se deben discutir políticas inclusivas, para que los chicos vuelvan a la escuela pública y para que los que están afuera del sistema educativo vuelvan a la escuela

Es de esperar que teniendo hechos concretos que respalden las decisiones de la cartera educativa, el gobierno de Mauricio Macri no de el brazo a torcer en este reclamo de docentes que no quieren ir a trabajar a la zona sur pues prefieren tener a cargo cursos de menos de diez alumnos en Belgrano que treinta o cuarenta en Lugano. Estas actitudes recuerdan la tendinitis de los trabajadores del subte con la recarga de la SUBE y dan, con el perdón de Fito, asco

Anuncios

8 respuestas a Un paro docente para no ir a dar clases a Lugano

  1. José dice:

    Tenés razón, pero el gobierno de Macri se caracteriza (entre otras cosas) por no saber comunicar. Lo más probable, y con ayuda de los medios oficialistas, es que el porteño medio va a creer que los docentes están defendiendo la educación pública.

    • mgeiras dice:

      José, es cierto que el Pro es, no solo parece, un partido político amateur. No sabe manejar la comunicación de un hecho que es claro como el agua cuando uno ve las estadísticas que menciono en el post (tampoco para un tema más complejo como el traspaso de subtes y colectivos). Saludos.

  2. Alcides Acevedo dice:

    Bueno, la verdad es que el manejo “comunicacional” de Macri muchas veces llama a la sospecha (¿no lo tienen a Durán Barba?), si ir más lejos con el tema del SUBTE o incluso del ABL.

    Con el simple expediente de mostrar cuanto paga una persona del GBA de ABL más inmobiliario más de una queja por los aumentos en Capital se acallaría.

    • mgeiras dice:

      Alcides, muy buen punto. Cuando mis amigos me cuentan indignados lo que pasan a pagar por ABL, les digo que lo comparen con cuánto pagan de expensas. Parece que el Durán Durán solo sirve para la campaña. Saludos.

  3. victorlustig dice:

    sin duda, ni siquiera lee los manuales de crisis, en fin, amateur o no le importa nada? Ritondo que yo sepa no es amateur

    • mgeiras dice:

      Yo creo que amateur más que no le importe. Tiene problemas similares al gobierno de Piñera en Chile. Por más buena voluntad, si no hay experiencia política se siente.

  4. victorlustig dice:

    quizas, pero, hay cosas, y esta es una de ellas, que estan escritas en absolutamente todos los manuales de crisis en todas las compañias en las que he trabajado, y esto, no deja de ser una crisis.

    Las crisis no se manejan por telefono, dejando de lado los ordenes de magnitud, fijate como las maneja Bloomberg, el decalogo es simple

    vas, escuchas, preguntas a los que estan trabajando si quieren coca o pepsi, solo declaras muy poco, solo lo que puedas cumplir inmediatamente, te vas, volves al otro duia

    Eslo que hizo Reutemann en Santa Fe ponele, no le dio bola a la prensa, se puso las botas en la inundacion, y, a pesar de ser el responsable de la misma en cierta medida, nunca nadie le dijo mucho.

    pero bueno, no se de que me quejo, en mi barrio lo unico que hizo fue confundirse de barrio y llevar la Comuna a dos lineas de colectivo de distancia, en fin

    saludos

  5. Nicolas dice:

    Hay error político de Macri. Con los subtes sucedió lo mismo. Aceptó firmar un “acta de acuerdo” (o sea: una porquería sin validez), para que luego los canales oficialistas hicieran que ese acta fuese como una reforma constitucional en la que la Ciudad de Buenos Aires agarre Subtes, colectivos, Seguridad y todo lo que represente un gasto para el Gobierno de la Ciudad.
    Luego del “descarrilamiento” de la ministra de seguridad, Macri se arrepiente, se da cuenta de que acordar con el gobierno significaba costos economicos y políticos. Rechaza ese “Acuerdo” (casi de palabra) y queda como el malo de la película que “devuelve los subtes” (cuando nunca los tuvo)

A %d blogueros les gusta esto: