Una propuesta para Scioli (y otros)

Cristina nos regaló ayer otro más de sus discursos épicos por cadena nacional. Esta vez la nota de color fue confesar (implícitamente) que la AFIP habría investigado a un operador inmobiliario por compartir su opinión crítica en una entrevista publicada en Clarín:

La Presidenta cruzó un límite en su escalada verbal contra los medios. En cadena nacional, y sin ponerse colorada, reveló que decidió investigar los antecedentes financieros y patrimoniales de un empresario inmobiliario. ¿Cuál fue su pecado? Dar su testimonio para Clarín en un artículo sobre la desaceleración de la economía que se publicó el domingo pasado.

 “El día domingo un diario hablaba de tres historias de la desaceleración de la economía. Una conocida inmobiliaria decía que ya no entraba nadie a raíz de las medidas del Banco Central con respecto al dólar. Y yo quise averiguar por esta pobre gente y llamé a Ricardo Etchegaray a la AFIP y este señor no presentaba declaraciones juradas desde el año 2007”, dijo Cristina Kirchner en alusión a Jorge Toselli.

 Y agregó: “A veces uno se siente un poco idiota cuando paga los impuestos y a los miembros de la clase política se los señala con el dedito. Hay una decisión generalizada de apuntar a la clase política para desacreditarla”.

Más allá de compartir el sentimiento de sentirse un poco idiota por pagar impuestos en un país sin ver contraprestación en bienes públicos esenciales, creo que gran parte de la sociedad está llegando al punto de saturación con un método de gobernar con aspectos fascistas como el descripto arriba. Como Cristina y su entorno perciben que el humor de la sociedad está cambiando desde que ganaran las elecciones en octubre pasado es que están en plena campaña mediática para culpar por la recesión inminente a la economía global (un absurdo con la soja en récord y petróleo a la baja), y para esmerilar a los políticos opositores obligándolos a cargar, pues ni siquiera es compartir, el costo político del ajuste. 

Uno de los que está sufriendo particularmente el acoso del kirchnerismo es Daniel Scioli. Desde que marcó la cancha anunciando que se presentaría como candidato a presidente en 2015 si Cristina no pudiese hacerlo (señal para el peronismo en la construcción del postkircherismo), le han puesto infinidad de palos en la rueda. Tal es el nivel de boicot a su gestión (con el envío de un tercio de los fondos comprometidos para el pago del aguinaldo como medida más visible) que el “golpe” a Lugo en Paraguay, tan criticado por el gobierno, parece un juego de niños en comparación. 

Corren rumores de todo tipo respecto a qué haría Scioli en esta coyuntura. Patear el tablero y presentarse con lista propia en las legislativas de 2013 (habiendo o no renunciado a la gobernación). Mantener la cuerda tensa total él gana al victimizarse mientras que el gobierno no gana nada si la Provincia se incendia, con lo cual la estrategia de confrontación falsa (falsa en la medida que Scioli se muestre en público con tono conciliador) podría estar siendo digitada en La Plata y no en Olivos. Buscar la independencia económica para ganar independencia política y levantar el perfil de la confrontación (para lo cual serviría el plan de ajuste o emergencia económica). Etc.

En mi opinión Scioli tiene que levantar el perfil de aquí a las elecciones del año próximo, porque sino corre riesgo de perder el tren (no es lo mismo posicionarse ahora que el gobierno está relativamente fuerte que hacerlo después de octubre del año que viene ante una eventual derrota, final, del kirchnerismo en las urnas). Para hacerlo, ganar independencia económica y política es esencial. Conseguir hacer un ajuste en la Provincia como lo planteó en el proyecto de emergencia económica es difícil pues debe superar una legislatura muy adversa. Pero es un camino que a mediano plazo puede explorar con la discusión del presupuesto del año próximo. 

Una alternativa es conseguir que el Congreso nacional apruebe un mayor envío de fondos por Coparticipación. Hasta ahora Scioli tenía la promesa de Néstor Kirchner que iba a recibir fondos extras para poder manejar la Provincia, desfinanciada desde la salida de la convertibilidad al tener pesificado el Fondo de Recuperación del Conurbano. A cambio él no iba a reclamar más coparticipación. Cristina rompió esta promesa lo cual libera a Scioli en su reclamo. Una forma astuta de hacerlo es pedir más plata para todos (podemos llamarlo MPPT). Como nos recordó Néstor Scibona hace unos meses al escribir sobre el (lamentable) estado del federalismo en el país, el gobierno se hizo el distraído cuando estatizó las AFJP y no devolvió un aporte que las Provincias hicieron en los noventa para financiar la transición de un sistema de reparto a capitalización:

La progresiva degradación del federalismo fiscal no puede atribuirse sólo a los gobiernos kirchneristas. Ni Menem ni De la Rúa cumplieron tampoco el mandato de la Constitución de 1994, que imponía la necesidad de reformar el vetusto régimen de coparticipación federal de impuestos. En cambio, CFK hizo su propio aporte: cuando echó mano en 2009 a otra importante caja al estatizar los aportes a las AFJP, no devolvió a varias provincias el 15% de coparticipación que habían sacrificado en los ’90 para el régimen jubilatorio de capitalización privada.

Obviamente al regresar a un régimen de reparto no tiene sentido que la Nación se siga quedando con este porcentaje. Scioli puede entonces encumbrarse como el nuevo héroe de las Provincias al reclamarle públicamente al gobierno que reparta este porcentaje. Y como sería un aumento de la coparticipación habría reglas claras de cuánto recibiría cada una, lo que ayuda a sumar apoyos al reclamo. Aunque probablemente no se consiga que esta modificación sea aprobada por el Congreso, el plantear el punto le genera a Scioli, y demás gobernadores que se sumen, un rédito y a Cristina un costo. 

Y la legitimidad de este reclamo le da a los gobernadores provinciales “respaldo” para emitir cuasimonedas. Hace tres años escribí una nota en el Cronista sobre las cuasimonedas donde decía 

Otra característica del uso de cuasimonedas es que como su emisión implica reconocer el mal manejo de las finanzas públicas, las provincias evitan utilizarlas para no pagar un costo político. Sin embargo, hoy la coyuntura es diferente a la de las anteriores crisis y las provincias pueden sacar provecho de ello para utilizar bonos de emergencia con un bajo costo político. 

En la actualidad varias provincias han demandado al gobierno nacional por el incumplimiento de obligaciones financieras. Recientemente Catamarca, Córdoba, San Luis, La Pampa y Santa Fe han llevado reclamos a la Corte Suprema de Justicia por montos que la Nación supuestamente les adeuda, y por retrasos en pagos acordados. Esto distingue la situación actual de las anteriores, pues las provincias afectadas por incumplimientos del gobierno nacional podrían emitir cuasimonedas por los montos respectivos, bajo la promesa de rescatar estos títulos cuando la Nación cumpla sus compromisos. De esta manera, el costo político de las cuasimonedas se repartiría entre el gobierno nacional y las provincias. 

En este caso no estamos hablando de deudas de la Nación con Provincias, sino de ingresos que recibe la Nación y debieran recibir las Provincias, pero la lógica es la misma. 

6 respuestas a Una propuesta para Scioli (y otros)

  1. victorlustig dice:

    podemos discutir un rato, pero, en un pais donde jueces no pagan ganancias, donde quienes no son esclavos de 4ta como el que suscribe, pueden elegir cuando pagar sus impuestos, me encanta, sinceramente, que expongan a la poblacion a gente que no paga sus impuestos, yo ni siquiera puedo elegir diferirlos, termino elegante para decir evado o dibujo o lo que quieran.

    Para apuntar con el dedo hay que tener la cola limpia, sino, pasa eso, asi de facil, o hay inocentes de 1ra e inocentes de 2da categoria?.

    No califico lo que dijo, eso es otro tema y probablemente descriptivo y cierto, pero, no hay inocentes.

    Y, agradecere no me vengan con el secreto fiscal, quienes evaden, difieren, etc deben ser publicos, yo ni siquiera puedo decidir cuando pagar ganacias, mi empleador me descuenta, yo soy responsable por el descuento que de verificarlo y que sea correcto, sino la AFIP me persigue a mi.

    saludos cordiales

    PD esto es politicamente incorrecto, probablemente, pero el que se quejo es un evasor, ergo, un delincuente, asi de facil, o que creen que diria Tacchi?

    • mgeiras dice:

      victor, a mi me parece fascista que se viole el secreto fiscal (no te lo digo yo, sino Daniel Sabsay). Máxime si lo hace la presidenta (que recordemos hace poco nos avisó que Ella no iba a mandar la gendarmería a ninguna provincia, por más que jueces federales así se lo ordenen). Y lo de apuntar el dedo con la cola limpia creo que deberías de pensar en igualdad de situaciones. Jorge Toselli reveló que en su actividad, la inmobiliaria, hay un parate (algo que puedo confirmar por haber tenido que suspender una operación porque el mercado se volvió ilíquido). ¿Qué tiene que ver eso con sus declaraciones de impuestos? Si Toselli hubiera dicho que Cristina y Néstor incurrieron en enriquecimiento ilícito ahí comparto un poco más la apreciación (solo un poco más porque me parece peor la evasión de impuestos de un presidente de la Nación que de un particular). Saludos.

    • victorlustig dice:

      a) No es rotura de secreto fiscal, sabsay se desdijo, ya que lo unico que dijo fue no presento declaraciones
      b) igualdad de que? ambos somos ciudadanos, ergo, ambos debemos pagar impuestos, el sr ese puede elegir cuando pagarlos, yo, no, el es evasor, yo no, el es delincuente, yo, no. punto, ejemplo, el IRS te pensas que lo trataria bien?
      c) el sr ese dijo antes hacia 15 a 20 operaciones, ahora ninguna, ahora bien, no presenta sus declaraciones de impuestos, ergo, tampoco las paga (y digo paga, 15 o 20 operaciones generan renta, e impuestos, salvo que sea franciscano, cosa que no es), a mi, y, probalbmente a vos te descuentan ganancias de 4ta categoria, no puedo elegir
      por lo tanto, yo si puedo decir bla bla, el, no
      d) basicamente recorda que el no taxation without representation funciona para ambos lados
      e) no fue Toselli, fue un tal Saldaño, que se presento como empleado, era accionista hasta donde lei

      pero el nucleo del subtema de este post es, si queres protestar, maravilloso, pero, paga antes tus impuestos, hay otros que no pueden elegir cuando pagarlos, asi de facil, si sos evasor, sos delincuente, punto y vuelvo que hubiera pensado Tacchi?

      escudarse en la libertad para decidir cuando pagar o declarar es decir yo soy ciudadano de 1ra y vos esclavo de 4ta ponele, no, paga antes, pero, eso viola el sacrosanto derecho argento a la evasion

      disclaimer no trabajo en afip, ni nunca lo hice, solo soy un esclavo de 4ta que ve como jueces, empleados publicos etc estan exentos y personajes como ese que se hace el damnificado, que en realidad soy yo ya que lo que no paga el lo pago yo, no declaran y no pagan, asi de facil

      por mi, deberia poner en algun lugar publico la lista de quines no declararon, y en veraz, asi les congelan los creditos y les duele como a mi el pagar impuestos

    • mgeiras dice:

      victor, el punto del post no es este sino una estrategia para que Scioli y otros gobernadores puedan ganar independencia política y económica para posicionarse en el postkirchnerismo. Volviendo a tu punto, no comparto que por no pagar impuestos uno no pueda ejercer derechos, como la libertad de expresión (máxime cuando la presión impositiva sobre la actividad en blanco es altísima y probablemente explique que en el margen haya gente que decida evadir). Más aún, no creo que pagar impuestos nos absuelva de otras obligaciones como ciudadanos. En mi caso cuestiono la política económica del gobierno porque creo que está desperdiciando una oportunidad dorada que no se veía hace décadas. Para constatar que algo anda mal basta ver que nuestros vecinos tienen las cuentas fiscales en orden, inflación de un dígito bajo control, bajo riesgo país (en algunos casos investment grade), inversión extranjera directa golpeando a sus puertas, mientras que nosotros vivimos con lo (tarado) nuestro. Y confieso, algo que puedo hacer porque no evado impuestos, no veo la hora que la política económica de Moreno explote y el gobierno se vea obligado a modificar el “modelo”. Especialmente espero que esto suceda para ver como lo describe el “relato” y poder reírme un rato. Saludos.

  2. Martín. dice:

    «…Primero se llevaron a los judíos,
    pero como yo no era judío, no me importó.
    Después se llevaron a los comunistas,
    pero como yo no era comunista,
    tampoco me importó.
    Luego se llevaron a los obreros,
    pero como yo no era obrero tampoco me importó.
    Más tarde se llevaron a los intelectuales,
    pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.
    Después siguieron con los curas,
    pero como yo no era cura, tampoco me importó.
    Ahora vienen por mí,
    pero ya es demasiado tarde.»
    Bertolt Bretch.

    Hoy vienen por los “evasores”, antes fueron los “agrogarcas”, en su momento fueron “los gordos”. El mismo razonamiento para esa alemania es valido para estos ataques. Si le molesta lo que dijo, que lo rebata, y no que ataque a la persona. Es LA PRESIDENTE de la nación en CADENA NACIONAL!

  3. victorlustig dice:

    habia escrito un par de cosas, pero, sencillo y corto, si Scioli hubiera llevado a un nivel un poco mas razonable el inmo rural de PBA, no tendria problemas, comparalo con el abl de BA y despues hablamos, incluyendo el impacto de retenciones, lo ue se paga es ridiculo.

    del subtema, lo que el no paga, lo pago yo y vos y todos los de 4ta, equiparar el hacerse el honesto y quejarse de no poder desarrollar su actividad honesta, mientras no paga sus impuestos, que ese es el caso, lo desmiente, no es honesto, la pregunta es, si lo mismo hubiera ocurrido con un empleado del estado no politico, los que se rasgan las vestiduras aca dirian lo mismo, con un politico? es pura y llana hipocresia, mas, no vi a los diarios sacar en tapa este caso de persecucion politica, al menos yo no

    de bertold, equiparar al nazismo con el gobierno es como mucho, y, si estamos en esa vena, podemos decir que el que se queja pareceria guardia de un campo quejandose de la falta de violinistas, y de lo que deberia quejarse es de los exentos, no de la persecucion a los que no pagan sus impuestos. es mas grave lorenzetti diciendo por que nos quieren hacer pagar a nosotros que somos pocos que este evasor, que, repito, puede elegir cuando pagar, yo, no, ergo, me saca plata del bolsillo a mi, desde la carta magna eso esta mal.

    PD recuerden que la revuelta de boston no fue por impuestos, fue por que el rey queria romper el monopolio local, hecho bastante desconocido

A %d blogueros les gusta esto: