La crisis energética y una medida simple

26/10/2012

En los últimos años se nos ha advertido repetidas veces que estamos cerca del colapso energético. Estos pronósticos agoreros a veces vienen de expertos independientes, o asociados a anteriores administraciones. Esta vez los que levantan la voz de alarma son las propias empresas del sector (ver nota hoy en La Nación):

Las empresas generadoras de electricidad le agregaron una nueva dosis de incertidumbre al convulsionado sector energético. Molestas por el retraso en los pagos de Cammesa, la compañía administradora del mercado, que es controlada por el Gobierno, enviaron el miércoles pasado una carta a la empresa en la que reclaman que “se arbitren en forma urgente” los medios para que cobren lo adeudado. Además, piden que se les restablezca una serie de beneficios que fueron suspendidos a principios de año.

De acuerdo con la nota, una herramienta de comunicación poco utilizada entre las empresas y los despachos públicos debido a que suele despertar antipatía en el Gobierno, Cammesa no había cancelado sus compromisos hasta la primera quincena de este mes. Sumada a la complicada situación de caja que atraviesan, los generadores consideran que la mora “compromete el normal funcionamiento del sistema eléctrico en su conjunto”.

Como la fábula del pastor y el lobo en algún momento vamos a sufrir un apagón dantesco y el gobierno sólo atinará a apuntar el dedo acusador sobre las empresas del sector. O sobre nosotros, consumidores, por derrochones (ya nos dijo Cristina que tenemos que tenerle un poquito de miedo). Por supuesto que como economista me parece que la solución tiene que comenzar con un aumento generalizado de las tarifas para que se reduzca el consumo. El gobierno ha intentado hacer este ajuste de sintonía fina hace un año y por ahora parece que la que tiene un poquito de miedo es Cristina, ya que no autorizó este “tarifazo”.

Mientras se decide a corregir el rumbo de la política energética con un aumento de precios, el gobierno podría tomar otra medida que de hecho pensó hace cinco años. Pocos días después que Néstor le pasara el mando (o una manija del doble comando) a Cristina, se insinuó un adelantamiento del uso horario para el 30 de diciembre de 2007. Este globo de ensayo quedó en la nada, en particular porque el gobierno percibió que tomar esta medida en forma precipitada (tiene poco sentido adelantar la hora después del solsticio de verano) equivalía a admitir la existencia de una crisis en el sector energético. Al año siguiente vino la crisis mundial y con ella una caída en el nivel de actividad que redujo la demanda. Además se inauguraron en 2008 dos centrales térmicas que ayudaron del lado de la oferta.

A pesar del parate económico que estamos viviendo este año (y siempre es bueno recordar que es consecuencia de la radicalización del populismo, y no porque “se nos cayó el mundo”), la situación del sector energético es tan mala que la calidad del servicio se está deteriorando. Esto lo puede constatar cualquier vecino de la Ciudad de Buenos Aires que haya sufrido un aumento en la frecuencia de cortes o en las fluctuaciones en la tensión del suministro. Por eso sería bueno que el gobierno reconozca que hay problemas en el sector y anuncie medidas drásticas que incluyan el adelantamiento del uso horario durante el verano.

Que adelantar la hora en verano ayuda a racionar el consumo de energía eléctrica lo demuestra el hecho que dicha medida se tomó a fines de los ochenta cuando durante el gobierno de Alfonsín el sistema colapsó (recordar los cortes programados). O viendo que nuestros vecinos del cono Sur actualmente adelantan la hora en octubre (Chile en este momento tiene la misma hora que Argentina, y Uruguay una hora más tarde). Si lo hacen es porque hay un beneficio. Y el mapa adjunto muestra que gran parte de los países (o regiones) que están lejos del Ecuador encuentran conveniente tomar esta medida (en azul los del hemisferio norte, en naranja los del sur).

Alguien dirá que en algunas provincias, como Mendoza, no conviene adelantar la hora. Pero para la mayoría de la población que se concentra en la región pampeana sería adecuado, y siendo el país federal (al menos de jure) las provincias que lo deseen podrán mantener el actual uso horario, como de hecho ocurrió las últimas veces que se adelantaba la hora a principios de los años noventa.

¿Será posible que el país no adopte una medida tan simple (y necesaria dado el deterioro del sector energético)? Y si, sin más basta recordar que en 1999 el Congreso Nacional aprobó una ley que hacía lo opuesto: atrasaba el uso horario en invierno. Ley tan mala que nunca se llegó a implementar (acá va una nota al respecto que escribí en junio de 2001 y fue publicada en Cronista Comercial).

EXPOST: Diez días después de este post, y en la misma semana que diluvió el lunes 30/10, Néstor Scibona escribió una nota en La Nación sobre el “galimatías” en que se encuentra el gobierno respecto a su política energética. Cito este párrafo como respuesta a comentarios que cuestionaban la mayor probabilidad de sufrir un “colapso energético”:

En este marco, resulta difícil determinar en qué proporción los cortes de luz que en la última semana afectaron a muchos barrios porteños y del conurbano obedecieron a la descomunal lluvia o a problemas previos en cámaras y redes. Probablemente hayan sido causas concurrentes. Pero en voz baja las empresas admiten que, en condiciones normales, el restablecimiento del servicio no hubiera demorado tanto en algunas zonas. También aportan otro dato significativo: ya no pueden tercerizar ese servicio y las cuadrillas propias se niegan a trabajar horas extras, para que sus sueldos no queden alcanzados por el impuesto a las ganancias con un piso congelado desde hace 19 meses.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: