Lies, dammed lies, and statistics

El título de este post hace alusión al uso de estadísticas para defender argumentos débiles. Un ejemplo de esto son las declaraciones hoy del diputado Roberto Feletti defendiendo el cepo al dólar diciendo que solo un 12% de la población compra dólares (o los compraba cuando se podía).

El diputado nacional y ex viceministro de Economía, Roberto Feletti , volvió a defender el cepo cambiario al asegurar que el Gobierno “no convalidará que cada agente económico importante al que le sobra un peso lo transforme en dólares, para gastarlo fuera del país”.

En ese sentido dijo que los que compran la divisa norteamericana sólo “representan un 12% de la población” y que el oficialismo “no convalidó un escenario en el cual, a mediano plazo, los sectores populares se iban a perjudicar”.

En la lógica de Feletti (y del gobierno) solo importa el porcentaje de votos a sacar en las próximas elecciones. Por eso se ningunea al 12% que ahorrábamos en dólares. Pero lo que no tiene en cuenta esta afirmación es la importancia relativa de ese 12%. En la medida que se trata de los consumidores con mayor poder adquisitivo, perjudicarlos tiene un impacto sobre la demanda agregada muy superior al 12%. Como analogía podríamos decir que Messi representa el 9,1% de la selección argentina (o del Barcelona), cuando es claro que su importancia es superior.

Otro ejemplo del uso de las estadísticas para defender argumentos está en el uso de las encuestas norteamericanas por parte de los demócratas y republicanos. Los últimos resaltan que a nivel nacional Obama y Romney están cabeza a cabeza empatados en un 48% en intención de voto. Los demócratas nos muestran medidas de probabilidad de ganar la presidencia que están más favorables a Obama (77-23). ¿Por qué la diferencia? Porque en EEUU el presidente se elige en forma indirecta y el candidato que gana un estado gana todos los electores del estado. No le sirve a Romney sacar más votos que Obama si este último los consigue de forma tal que tiene mayoría en el colegio electoral.

Esta noche veremos como se resuelve la incertidumbre en EEUU. En Argentina la incertidumbre ya se resolvió y estamos fritos (por un tiempo espero).

EXPOST: CFK, o al menos quien twitea en su nombre, no leyó este post. Vean lo que dice respecto al triunfo de Obama:

2 respuestas a Lies, dammed lies, and statistics

  1. fabian dice:

    La nota cuando la lei tuve la sensacion del fin de los tiempos, digamos cualquier cosa, hoy todo sirve. Por mas que quieras darle vuelta y montarte en un tris de racionalidad no la tienen, van por la guita.

    • mgeiras dice:

      fabian, las declaraciones de Feletti son como aquellas del año pasado en las que anticipaba la radicalización del populismo si Cristina era reelecta. Si querés su único Norte es la guita, en el sentido que la nuestra pasé a ser de ellos. Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: