El fantasma en la máquina norteamericana

En los últimos años he leído varias notas sobre la industria de manufacturas en los Estados Unidos. Este país, como tantos otros incluyendo la Argentina, ha visto una disminución secular en la participación de la industria en el producto y el empleo. Esto obedece a un cambio relativo en las preferencias de consumo en los países industrializados en favor de servicios, y a la radicación de nuevas plantas manufactureras en países emergentes para reducir costos.

Quizás como consecuencia de la Gran Recesión originada en el sector financiero norteamericano (productor de servicios y no de bienes), varios economistas y políticos de ese país han puesto como tema de debate la “necesidad” de recuperar industrias manufactureras. Es posible que el lector haya escuchado, por ejemplo, que Apple estaría considerando regresar al país la producción de alguno de sus productos electrónicos.

Hasta ahora no he visto un análisis serio sobre la conveniencia o no de llevar a cabo políticas que den incentivos a estos procesos de nacionalización de la producción de manufacturas. Hasta que leí esta entrevista a Ricardo Hausmann publicada en el MIT Technology Review: 

What’s the best manufacturing strategy for the U.S. in that situation?

It’s certainly not playing defense and trying to save jobs. The U.S. has very, very high wages compared to other countries. Yet it also has a comparative advantage, which is deep knowledge, high R&D intensity, and the best science and technology base in the world.

The step that makes the most sense for the U.S. is to become the producer of the machinery that will power the next global manufacturing revolution. That is where the most complex and sophisticated products are, and that is the work that can pay higher wages.

What kind of revolution are you talking about?

My guess is that developments around information technology, 3-D printing, and networks will allow for a redesign of manufacturing. The world will be massively investing in it. The U.S. is well positioned to be the source of those machines. It can only be rivaled by Germany and Japan…

So what are the opportunities for the U.S. in product space?

The U.S. has the problem that it’s competing with countries that pay much lower wages. American monkeys are under stress from other countries’ monkeys in regards to less complex, easier-to-make products. So the U.S. should look to the taller trees. The tallest trees in product space are pharmaceuticals, chemicals, and machinery. It’s very hard to get into those. Very few countries are in that game.

That is why I say the really long-term play is for the U.S. to be the source of the machinery that will power the coming global manufacturing revolution. The U.S. can grow by using capabilities that few others have.

Básicamente Hausmann dice que, aprovechando la revolución que posiblemente implique la impresión en 3-D (la creación de cadenas de producción cortas de alta calidad), los Estados Unidos tiene la posibilidad de posicionarse como proveedor de las máquinas que harán las manufacturas del futuro. Lo que llama árboles altos en el espacio de productos. Ahora bien, ¿por qué hoy en día los Estados Unidos no son un gigante (considerando su tamaño) en la provisión de las máquinas que hacen las manufacturas del presente? Porque de la respuesta a esta pregunta saldrá la factibilidad o no de la estrategia delineada por Hausmann. 

En mi opinión el ánalisis de Hausmann no tiene en cuenta una restricción legal que hoy hace que los reyes de los árboles altos sean Alemania y Japón. Esta restricción está dada por las fuertes sanciones que se aplican en Estados Unidos a empresas que pagan coimas en el extranjero, y que no tienen una contraparte en la Unión Europea (Alemania) y en Japón. Esto le ha permitido a los últimos países obtener una ventaja competitiva en la obtención de contratos para proveer maquinaria a países emergentes (pensemos en las turbinas de Siemens, empresa alemana, que se usan en Yaciretá, o los reactores de Atucha con tecnología de la misma empresa), donde hay una participación importante del Estado en la industria. 

No conozco lo suficiente del tema como para saber si la provisión de las máquinas que harán las manufacturas del futuro tendrán el mismo sesgo que la maquinaria del presente, a ser empleada en industria pesada con alta participación estatal en países emergentes con instituciones débiles. O si por el contrario, los nuevos procesos productivos se concentrarán en mejorar la eficiencia de la industria liviana, que no tiene tanta participación estatal en el tercer mundo. Pero me parece que el análisis técnico de Hausmann es incompleto, y no apostaría a una reindustrialización de los Estados Unidos hasta no tener más información sobre las nuevas tecnologías que menciona en la entrevista. 
Anuncios

4 respuestas a El fantasma en la máquina norteamericana

  1. Alcides Acevedo dice:

    ¿Por qué no exportan maquinarias?
    Estados Unidos pone serias restricciones a la exportación de tecnología, son muy paranoicos con eso, ahí una buena razón (más allá de las coimas).

    Hoy en día Estados Unidos tiene terribles déficits de cuenta corriente que el mundo financia sin chistar, el día que eso cambie se van a poner a fabricar máquinas (o lo que sea) mientras tanto no tiene sentido….

    • mgeiras dice:

      No se que tan cierto sea eso de la paranoia. Se que existe para impedir inversiones extranjeras en sectores “claves” (como fue el caso de puertos). Pero no lo veo tan claro con la tecnología. Saludos.

  2. victorlustig dice:

    yo me informaria, lo de las comas deducibles en Alemania, y en Inglaterra, ya no existe mas desde hace unos años.

    creo que el arbol de la ideologia te tapa el bosque

    la verdad pasa por varios lados, sin que esto sea taxativo ni completo

    a) en series cortas, el lag de fabricar en China para los cambios de diseño es demasiado, por eso hay muchos fabricantes, de series cortas, en USA
    b) China se esta tornando caro
    c) En USA, como en todo el mundo, subsidian de diversas formas a las fabricas (no me hagas poner ejemplos, hay mil), hasta datacenter subsidian
    d) el dolar baja frente a otras monedas, lo cual, en series cortas, es decisivo

    hay bastantes mas causas, pero, como dice alguien, no podes esperar vivir in aeternum de abrir contenedores con plata pagada por prestamos de China

    last, hay un componente estrategico, no pueden depender de otro lado para los chips por ejemplo, fijate Huawei, o fijate los puertos, en el otro lado de la tecnologia

    de nuevo, antes de escribir, lee un ratito

    saludos

    • mgeiras dice:

      victorlustig, si el viernes a la noche no conseguís una mina para sacarte la bronca usa una muñeca inflable. No te descargues en comentarios equivocados que tienen el nivel de agresividad de un mosquito común (porque ni siquiera llegás al dengue). De hecho no te descargues más en este blog porque te acabo de filtrar y todo lo que de aquí en más escribas irá a su lugar de origen: la basura.

      Dicho esto, el que tiene que leer antes de escribir sos vos, boludo. Yo en ningún lugar digo que la ventaja competitiva que describo se origina en “coimas deducibles” (estás tan caliente hoy que ni coimas supiste escribir) en la UE, sino en penalidades en EEUU. De hecho, Embraer está siendo investigada por pago de coimas en operaciones de ventas de aviones a ciertas compañías aéreas, incluyendo Aerolíneas Argentinas. La investigación es de la SEC y se debe a que la empresa brasilera cotiza en un mercado norteamericano y por ende enfrenta posibles sanciones como si fuera una empresa de ese país (atenti YPF).

A %d blogueros les gusta esto: