Ingeniería electoral

Hoy se reunen varios dirigentes de la UCR para definir estrategias para las elecciones del próximo año (o al menos para expresar públicamente que disienten pero continúan dialogando). Al respecto escribió hoy una nota Carlos Pagni en La Nación. Es interesante el título: “Tres salidas para la encrucijada de la UCR”. En efecto, da la sensación que el radicalismo está en un laberinto de confusión, cuando debiera estar planteando programas de gobierno para la contingencia de volver a la presidencia de la Nación.

Conociendo un poco a algunos radicales (o sea con una muestra de una o dos observaciones) y habiendo sufrido las presidencias de Alfonsín y De la Rúa, me parece que la UCR sería un excelente partido en Uruguay o Chile. En sociedades más estables que la nuestra un partido conservador (no por su doctrina, sino por su inercia organizacional) tendría éxito. En Argentina se necesita ser flexible como lo demuestra, hasta el límite de lo imaginable, el peronismo. En Argentina, el radicalismo está condenado a ser una especie en extinción. Su salvación sería que Greenpeace haga una campaña en su defensa, o que supere dogmas atávicos y, desde el poder (compartido) ayude a cambiar al país. No porque tenga un genuino interés por el “pueblo”, sino porque si no lo logra no tendrá tres salidas como sugiere Pagni, sino solamente una.

El objetivo de Sanz es el mismo que se había fijado Raúl Alfonsín cuando, en 1993, en vísperas del Pacto de Olivos, sondeó a la dirigencia radical sobre la reforma constitucional que pretendía Menem, durante un asado en Ranelagh: ganar tiempo. La UCR está, como entonces, en la encrucijada. Su posición actual es una plataforma muy estrecha para acceder al poder. Pero, si la abandona, puede fracturarse. El dilema tiene tres soluciones posibles. Una, que interpela al propio Sanz, es alumbrar una candidatura competitiva, frente a la cual las ofertas de Macri y Massa pierdan encanto. Otra, acordar una regla ante la que todos se sientan obligados. La tercera es más exótica: resignarse al destino del PMDB brasileño, que renunció hace tiempo a disputar la presidencia para servir de base territorial al PSDB de Neves y al PT de Rousseff, en distintos estados, pero al mismo tiempo.

Volviendo al título de este post. Si realmente hubiera en Massa un interés en formar un gobierno de unidad nacional (como menciona Pagni en la misma nota) tendría que aceptar bajarse de la presidencial y competir como gobernador de Buenos Aires. Obviamente tendría que pedir un seguro de buen trato por parte del futuro gobierno nacional (cambio en Coparticipación, Fondo del Conurbano… i.e. fondos), lo que podría obtener saturando las listas para el Congreso nacional con peronistas “renovadores” afines a él. Massa ganaría así aglutinar al PJ bajo su figura y ser uno de los principales actores de peso (Cristina expulsada número uno del nuevo PJ). La UCR ganaría participación en el nuevo gobierno y chances de lidearlo. Idem para Macri.

Hay dos supuestos clave para el gobierno de unidad descripto en el párrafo anterior. Primero, que la UCR acuerde acordar con Macri. Esto colocaría al candidato de la nueva UNEN (y van…) en el ballotage contra Scioli y por ende como futuro presidente. Segundo, que Massa no termine acordando con Scioli lo que haría de la elección del año que viene una reedición del bipartidismo tradicional. Pero para que esto pase, Scioli tendría que romper con Cristina. O Cristina aceptar a Massa. Difícil. Pero también veo difícil cualquiera de los acuerdos descriptos en este post. Con la excepción del anuncio público de buena onda luego del “cabildo abierto” de los radicales esta tarde.

EXPOST: El jueves en su edición impresa el The Economist publicó una nota sobre la próxima, y muy deseada, “Argentina sin Cristina”. En ella califican a Massa como un K que se disfraza de no K (chocolate por la noticia)

The next presidential election, to be held in October 2015, will bring about a bigger change, with luck for the better. All three leading candidates say they would break with the populism and protectionism that have prevailed during the presidency of Ms Fernández and that of her husband, Néstor Kirchner, who governed from 2003 to 2007 and died in 2010.

The candidate closest to Ms Fernández is Daniel Scioli, the governor of Buenos Aires province, who belongs to her Peronist Front for Victory (FPV). But he is no clone. He is more pragmatic than the president. He would maintain the popular social programmes she introduced and would not reverse the nationalisation of YPF, the biggest energy company. But he says he would do a better job of fighting crime and inflation.

He faces a charismatic rival in Sergio Massa, a congressman who broke away from the FPV last year, more to distance himself from Ms Fernández than because of any profound disagreement with her. He is a gifted speaker and an astute political operator. So far his candidacy has revolved more around his personality than his ideas.

The biggest and perhaps most encouraging change would come from Mauricio Macri, the popular mayor of the city of Buenos Aires and the only non-Peronist in the race. Republican Proposal, the centre-right party he founded, is pro-market and favours greater openness to global and regional trading partners.

There is no clear front-runner in the early opinion polls. Much will depend on how the economy fares between now and next October. Relief from inflation and unemployment would help Mr Scioli. Further misery would play into the hands of his rivals—and bring out the pot-bangers.

Anuncios

6 Responses to Ingeniería electoral

  1. jose frogone dice:

    Muy buenas tus reflexiones, en especial tu descripción del radicalismo. pero me concentro en una de las hipótesis que es la que Massa se baje si no logra juntar, valga la redundancia masa critica en acuerdo con radicales. Al margen de eso, le puede saltar algún cisne negro, hay un fiscal en San Isidro creo q esta actualmente procesado protector de los narcos de muy estrecha relación con el candidato del partido en donde viven muchos narcos

    • mgeiras dice:

      jose, la clave es cómo reacciona Massa. Hasta ahora trata de cooptar apoyo de radicales (restándole a Macri) y de peronistas (restándole a Scioli). Si el gobierno acuerda con los buitres en enero y se vuelve medianamente competitivo (y mantiene la billetera) le va a costar erosionar más a Scioli. Y si la UCR acuerda con PRO (aunque no lo acepte en público de momento) le cierra el otro márgen. Acorralado para donde irá? Porque salir tercero en las elecciones no le sirve para nada. Y lo que decís de los cisnes negros me parece que afecta a todos. No por igual, pero por ninguno pongo las manos en el fuego (ni por Lilita). Saludos.

  2. Gonzalo Walter Costa dice:

    Buena reflexión . . . .salvo que estos personajes solo piensan en la próxima elección y no en la próxima generación. ¿Cuánto daño le han hecho al país, destruyendo la República y sus instituciones con su complicidad? Casos Binner, Solanas, Ricardito, etc ¿Y acaso Sanz tienen propuestas de políticas publicas concretas, serias, que sean factibles de aplicar? ¿Y los K van a dejar asi nomas el poder? Hummmm. Lo de Morales Solas y Fernández Diaz de ayer en LN es escalofriante. Lamentable pero real ( http://www.lanacion.com.ar/1744316-temores-por-la-permanencia-del-cristinismo
    http://www.lanacion.com.ar/1744313-en-la-argentina-tambien-los-narcos-van-por-todo )

  3. jose frogone dice:

    Es una buena idea la de no poner las manos en el fuego por ninguno de estos muchachos, con Carrio es diferente, por lo menos en coherencia y honestidad en la cosa publica no la puede tocar nadie, a pesar de q es antisistema político argentino

  4. cualquiera total..... dice:

    Ja ja..

    Y si, al final nada que el “honestismo” no pueda resolver… a pesar de los helicópteros ¡que no decaiga!

    En fin…. a seguir hacendo cuentitas en una de esas ¿quén te dice no?

  5. zorba dice:

    Si son inteligentes, tendrían que hacer una estrategia armada no en función de los números de las encuestas, sino en función de la crisis económica que esta en ciernes, una gran recesión por ahora que puede terminar en alta inflación y devaluacion. Se pueden equivocar porque la crisis no se plasme completamente, pero si aciertan ganan todo, algo que bajo alianzas y otras yerbas no pueden esperar. Pero creo que le faltan, lo que hay que tener para una estrategia de ese tipo.
    Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: