La suba de tasas de interés (en EEUU)

En su reunión de la semana pasada, la Reserva Federal de EEUU no modificó su tasa de interés, pero dejó señales de una probable suba antes de fin de año (la Fed se vuelve a reunir en diciembre). Hace tiempo que los economistas debaten sobre los beneficios y costos de una política más contractiva. Por ejemplo, es bien conocido que Paul Krugman quiere mantener la tasa en cero hasta que la inflación se acelere. En su último post al respecto dice

This in turn tells you several things. It says that all the complaints that the Fed is artificially keeping rates low are nonsense; rates are low because that’s what the real economy wants, and the Fed’s only alternative would be to create a depression.

Clarito como si fuera un funcionario K: o las tasa en cero o la depresión. Pero no es el único economista prestigioso en defender una política monetaria laxa. Iván Werning, economista argentino actualmente profesor en MIT, entrevistado por Ezequiel Burgo para Clarín también toma esta postura.

–Por último, la pregunta del millón: ¿Yellen sube o no las tasas?

–Nadie sabe. Pero ciertamente una hipótesis que se maneja o especula es que entramos en una etapa de tasas bajas debido al menor crecimiento y baja demanda.

–¿Pero es tiempo de subirlas?

–Soy de los que creen que no hay que apurarse a subir las tasas en EEUU. No hay indicios de inflación que preocupen por ahora.

Notemos que Werning es menos trágico que Krugman. Igual basa su recomendación en el comportamiento esperado de la inflación. Escribió un paper sobre como debieran ser las políticas fiscal y monetaria en una trampa de la liquidez (una situación que requeriría una tasa real de interés negativa para restablecer el equilibrio de pleno empleo). El principal mensaje, al menos en lo que a política monetaria respecta, es que la tasa debe quedar en cero más allá del final de la trampa de la liquidez. La razón es que esto genera un boom a la salida de la trampa de la liquidez. Los consumidores anticipando el boom reducen su ahorro aumentando la demanda agregada y moderando la caída en el producto.

Si bien me parece interesante el argumento de Werning (tuve la suerte de verlo presentar este trabajo en 2011) y, como señala Burgo en su nota, ha sido influyente en discusiones de política en EEUU, yo creo que es hora de subir las tasas en EEUU.

En casi todo contexto una política contractiva, sea monetaria o fiscal, resultará en un menor crecimiento del producto. Recientemente el Wall Street Journal publicó un gráfico mostrando la trayectoria contrafáctica del PBI en EEUU si la política fiscal no hubiera reaccionado al shock de la Gran Recesión

gdp

Lo que se ve es que el PBI moderó su caída en 2008-9 por el estímulo fiscal, y a partir de mediados de 2010 sufrió por el retiro del estímulo (o en argentino, el ajuste). Uno se puede preguntar porqué se hicieron los recortes en el gasto tan rápido y no se esperó a que la economía saliera de la depresión. La razón es que las herramientas de política económica son efectivas si uno las usa, pero no abusa de ellas. Si el gasto hubiera permanecido alto, probablemente EEUU hubiera tenido que pagar una mayor tasa de interés por su deuda pública (que hubiera sido más alta si no bajaba el gasto), sin considerar los problemas políticos en ese país para elevar el tope de deuda, como se ve de tanto en tanto.

Considero que la misma lógica debiera aplicarse a la política monetaria. No con los argumentos habituales que dicen que una política laxa genera inflación y por ende costos futuros (e.g. pérdida de credibilidad en la Fed, necesidad de una recesión en el futuro para bajar la inflación una vez que suba). Sino porque si la política monetaria mantiene las tasas de interés muy bajas y los EEUU sufren un shock negativo, no habrá margen para usar la tasa de interés como instrumento para estimular la demanda agregada (y la política no convencional no tiene la misma capacidad de estímulo).

Empezar a subir la tasa de interés en EEUU en forma gradual, digamos un punto porcentual por año, tendrá un efecto negativo en el PBI como lo tuvo el repliege del estímulo fiscal. Pero creo que es un costo aceptable para tener en el mediano plazo la capacidad de usar en forma plena la política monetaria si las contingencias lo requieren (máxime considerando las mencionadas limitaciones políticas para usar política fiscal).

Un comentario al margen. No me resulta ajeno el clima enrarecido previo al ballottage del 22 de noviembre (y agradezco estar en el frío y oscuro invierno danés). Al respecto escribiré la semana que viene.

Anuncios

4 respuestas a La suba de tasas de interés (en EEUU)

  1. Best Seller dice:

    Me parece que el argumento no es consistente. O sea, vos decís que hay que subir la tasa para que si en el futuro se contrae la economía (provocado por un shock negativo) puedas responder bajando la tasa. El tema es que subir la tasa te contrae la economía, que es aquello que vos querés prevenir en el futuro. Por lo tanto, siguiendo el argumento lógico, no habría que subir la tasa.
    Saludos.

    • mgeiras dice:

      Best, el trade off lo ves en el gráfico. Hoy contraés un poco la economía (como el efecto contractivo en recientes años de la política fiscal) a cambio de poder estimular mucho la economía si un shock te pega y estás preparado (como el efecto del estímulo fiscal en 2009). Saludos.

  2. Best Seller dice:

    ¿Cuál es el fundamento para suponer la asimetría en el efecto de la política monetaria? O sea, por qué subir la tasa hoy provocaría una contracción leve y bajarla mañana generaría un estímulo fuerte ? Eso no se ve ni se desprende del gráfico, que además es sobre la política fiscal y no parece adecuado suponer el mismo impacto para una política fiscal que para una política monetaria cuando estás en trampa de liquidez.
    Saludos.

    • mgeiras dice:

      No es asimetría. Hoy, en condiciones razonablemente normales subir la tasa un punto porcentual por año tiene efectos contractivos proporcionales. Y si en el futuro hay un shock la tasa puede bajar rápido, como en 2008 que bajó cuatro puntos porcentuales en pocos meses. Por eso la aparente “asimetría”. Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: