La Anses y el 15% de la Coparticipación

La semana pasada la Corte Suprema declaró inconstitucional la retención del 15% sobre los impuestos coparticipados que se realiza para financiar a la Anses, en el caso de las provincias de Córdoba, San Luis, y Santa Fe. La Corte interpreta que entre el año 1992 y 2005 dicha retención ocurrió con acuerdo de las provincias, pero desde 2006 se habría efectuado en forma unilateral por parte de la Nación. El fallo también resultará en la devolución a las provincias de los recursos descontados entre 2006 y la actualidad. Para más información ver nota de Adrián Ventura en La Nación, en particular estos párrafos

Aquella deducción había sido originalmente pactada en un acuerdo de 1992, entre el entonces presidente Carlos Menem y los gobiernos provinciales. El acuerdo fue ratificado por la ley nacional 24.130 y prorrogado mediante diversos pactos. El problema surgió porque el 1° de enero de 2006 vencieron aquellos pactos: las tres provincias se negaron a volver a firmarlo, pero el entonces presidente Néstor Kirchner lo extendió unilateralmente, mediante la ley 26.078, a la que luego no adhirieron las provincias. Ayer, la Corte declaró inválido el artículo 76 de esa ley, que disponía la prórroga.

El tribunal consideró que la ausencia de manifestación de acuerdo o adhesión a ese régimen por parte de las provincias invalida esa norma dictada por el Congreso. Además, sostuvo que esa deducción no podía ser considerada una asignación específica de recursos coparticipables, porque no había sido dictada de acuerdo con los recaudos exigidos por el artículo 75, inciso 3° de la Constitución Nacional.

Como la reforma previsional en los noventa implicó el pase de un sistema de reparto a uno de capitalización, fue necesario financiar la transición: por un tiempo el Estado debía seguir pagando jubilaciones del viejo sistema sin recibir la totalidad de las contribuciones de los trabajadores enrolados en el nuevo sistema (el 11% del salario iba a una AFJP). La solución negociada con las Provincias, que transfirieron cajas locales a la Nación, fue esta deducción del 15%. En 2006, ante la realidad que la mayor parte de la transición mencionada ya había tenido lugar, algunas provincias se negaron a renovar los acuerdos.

En 2007, el gobierno de Néstor Kirchner permitió que trabajadores asociados a una AFJP pasaran al sistema de reparto. Para ello aumentó significativamente el beneficio por año de aporte. La Prestación Adicional por Permanencia, PAP, pasó a calcularse como el 1,5% del salario por cada año aportado, en lugar del 0,85% hasta entonces vigente. A pesar de esta mejora, solamente un 10% de los trabajadores eligieron el sistema de reparto (en parte por fallas en el diseño de la implementación de la reforma).

En 2008, ya con Cristina Kirchner como presidente, se estatiza el sistema de capitalización para financiar al Estado en los primeros meses de la Gran Recesión (y para disciplinar a empresas privadas a través de las tenencias accionarios que pasaban de las AFJP a la Anses). Se mantuvo el cálculo de la PAP como el 1,5% a pesar que actuarialmente hacía al sistema deficitario en el largo plazo. Para darnos una idea, con dos aportantes activos por jubilado para pagar un 45% del salario (el 1,5% por 30 años) el aporte debe ser 22,5%. Y como la PAP es solamente una parte de la jubilación, los aportes salariales deberían ser aún más altos, incentivando la evasión.

Si hoy la Anses es superavitaria se debe a la retención del 15%, y al remanente de los stocks de las AFJP que en lugar de acumularse como estaba planeado se usan para pagos corrientes (y también para inversiones de dudoso valor económico, que debieran ser auditadas por el próximo gobierno). Ya era difícil de preveer la sustentabilidad del sistema con un uso más racional de los stocks, con la pérdida del 15% de coparticipación entrará en crisis.

Propongo una reforma del sistema para enfrentar el doble desafío de negociar una salida política al fallo de la Corte y mejorar la sustentabilidad de largo plazo de la Anses. La misma consiste en aumentar la cantidad de años de aportes para acceder a la jubilación plena de 30 a 40 años. Para un resumen de mis viejas ideas al respecto de dicha reforma (que incluyen una flexibilización para que trabajadores con sólo 20 años puedan cobrar una pensión) ver este post de 2010. Dicho aumento debiera ser en forma escalonada, por ejemplo en veinte años (quienes se jubilan hoy deben tener 30 años de aportes para obtener la jubilación plena, quienes lo hacen en diez años, necesitarían 35 años de aportes, etc.).

De la misma forma que en los noventa se negoció con las Provincias la retención del 15% para financiar la transición a un sistema de capitalización, el gobierno de Macri podría requerir el apoyo de las Provincias para financiar la transición de un sistema de reparto no sustentable (habría que poner blanco sobre negro respecto a las inconsistencias de la reforma populista de los Kirchner en 2007-8) a uno sustentable. Quizás sea politicamente factible una retención del 10% de la masa de fondos coparticipables hoy en día que se reduzca anualmente medio punto porcentual. Los gobernadores verían incrementar el flujo de fondos por el 5% que recibirían hoy en día, y una mejora paulatina que les permitiría mejorar sus cuentas fiscales en el largo plazo.

Por supuesto que es mejor recibir 15% que 5%, pero la mayoría de los gobernadores (al menos los relevantes) son conscientes que la reforma de los Kirchner no se sostiene en el tiempo. Y mejor atacar los problemas mientras se pueden corregir con ajustes marginales. De paso se podrían introducir otras reformas en el sistema de seguridad social. Pero eso es material para otro post, cuando el tema esté en la agenda.

EXPOST: Cristina firmó un DNU para devolverle ya el 15% a las Provincias. Se nota que ahora que está por dejar el poder empieza a cumplir con la ley (h de p).

 

3 respuestas a La Anses y el 15% de la Coparticipación

  1. zorba dice:

    Hagan lo que hagan el sistema terminara siendo deficitario, lo único razonable es bajar el PAP a 0,85%, y tratar que mas trabajadores paguen sus aportes, pero van a joder con eso de derechos adquiridos.
    Para equilibrar el sistema haría que los trabajadores públicos paguen mas aporte y que los jueces paguen ganancia. Con leyes o decretos ahora es el sector publico que tiene que hacer el ajuste.

    Saludos.

    Zorba

    • mgeiras dice:

      Zorba, es importante hacer una reforma integral del sistema, que aumente aportes (en porcentaje y/o en años de aporte) y/o reduzca beneficios, y/o aumente la edad de retiro.
      No creo que haya que hacer un trato diferenciado entre el sector público y el privado. Lo que sí habría que hacer es fiscalizar que el sector público (en distintos niveles de gobierno, léase provincias en particular) pague salarios como corresponde y no mediante remuneraciones no contributivas.
      Saludos.

  2. zorba dice:

    Don mgeiras, los que ves es un problema político, acá no hay principios.

    Los que tratan hacer, el peronismo, es que se demoren las decisiones económicas hasta tanto unas sus huestes, nunca Macri va tener mas poder político que el día 11/12/15, en la actual situación económica/politica y su única posibilidad de acrecentarlo es que la economía vaya bien. Y no el sector publico sino el privado.
    Luego, los nombrados, se arman para poner palos en las ruedas, (hoy macri tiene los superpoderes heredados de la cris, hasta el 31/12/15, por ejemplo), y el peronismo nunca se unirá a macri o le votara esto, a no ser a punta de pistola (figurativo), o como para que este acrecenté el poder con el paso del tiempo.Llo único que le puede dar un mayor poder es una gestión exitosa.

    Hoy estamos en una recesión macha, la verdad que solo 12 millones de trabajadores tienen cobertura social, (realmente el desempleo y subempleo es mayor al 30%), la solución es incorporar 4 o 5 millones de trabajadores al sistema, esa es la solución real.
    Y la única forma que yo veo es que el país se transforme en un país exportador, y no que se mire el ombligo interno, para hacerlo necesita leyes laborales nuevas, con parámetros que incentiven la contratación de jóvenes, (algo como despidos sin indemnización por 3 años), y de veteranos (con descuentos en sus contribuciones e incentivos fiscales).
    Por supuestos acompañado con muchas otras leyes que favorezcan esa visión.

    Saludos.

    Zorba

A %d blogueros les gusta esto: