Estabilizaciones recientes

03/02/2016

El gobierno de Mauricio Macri tiene por delante el desafío de estabilizar la economía. Por esto se entiende alinear las variables macroeconómicas más importantes para que su evolución en el futuro mediato dé el marco adecuado para que el sector privado tome decisiones con baja incertidumbre. Dado que el gobierno saliente de Cristina Kirchner eligió irse por la puerta chica dejando un déficit fiscal grande (cerca de 7% del PBI), esta estabilización forzosamente tiene que tener un componente de ajuste. La reciente suba de tarifas eléctricas, que será seguida en breve por el gas, y más adelante por el transporte, se encuadra en esta lógica.

Repasemos el contexto de las tres últimas estabilizaciones más importantes en Argentina: el plan Austral, la Convertibilidad, la salida de ésta por Remes-Lavagna.

En la previa al plan Austral la inflación en Argentina era de aproximadamente 700% anual. De manera que el objetivo principal en dicha estabilización fue bajar la inflación. Para usar la terminología en boga en los medios (ver post al respecto de mediados del año pasado) el plan aplicó un shock basado en dos patas: El BCRA dejaría de financiar al gobierno, reemplazando el impuesto inflacionario por retenciones a exportaciones agrícolas. Se congelaron precios y salarios, usando una tablita para desagiar contratos nominales. El plan fracasó porque si bien la situación fiscal mejoró, no lo hizo lo suficiente para hacer creíble la estabilización. Se dice que Ricardo Alfonsín no tuvo el capital político para tomar medidas impopulares que hubieran aumentado las probabilidades de éxito del plan (el famoso, no supe, no pude, no quise).

Cuando Domingo Cavallo asume como ministro de Economía en 1991, la Argentina estaba superando su segundo pico hiperinflacionario en dos años. De manera que el objetivo principal del plan también fue bajar la inflación. A diferencia del Austral, la Convertibilidad fue tan exitosa, que desde entonces la inflación anual no ha pasado del 43% y la inflación ha dejado de ser el objetivo principal al diseñar un plan de estabilización (ya sea para la salida de la Convertibilidad por Remes-Lavagna, como hoy en día).

El éxito de la Convertibilidad se basó en lograr rápidamente la consistencia tanto de corto como mediano plazo. La primera se consiguió al cambiar el régimen monetario y hacer creíble que se dejaría de emitir pesos sin respaldo. La segunda se consiguió gracias a numerosas reformas estructurales que hicieron creíble que una estrategia basada en el crecimiento resolvería los problemas del país (fiscales, redistributivos, del sector externo, etc.). Ayudó que Erman Gonzalez previamente liberara precios a fines de 1989, que Carlos Menem apoyara firmemente el plan económico, y que Cavallo en los ochenta postulara su creencia en la economía de oferta en el libro “Volver a crecer”. Todo esto hizo que los agentes económicos formaran expectativas bajo el supuesto de la persistencia de la Convertibilidad en el tiempo (en forma total luego de la defensa exitosa de la misma al contagio del Tequila).

En ambos casos la deuda externa fue un factor que influyó en el diseño del plan, ya que la Argentina no tenía acceso a los mercados de capitales internacionales. Pero para la tercera estabilización que resumo en este post, la que siguió a la salida de la Convertibilidad, la deuda fue el detonante, y el objetivo principal fue regresar lo antes posible al pleno empleo, luego que el desempleo llegara al 18% en el final de la Convertibilidad y subiera a alrededor del 22% en 2002 (año en que el producto se contrajo 11%). La estabilización se basó en la congelación virtual de los salarios del sector público que le permitieron al país alcanzar rápidamente un superavit fiscal. Por supuesto que los salarios en el sector privado también se redujeron en términos reales lo que ayudó a reducir el desempleo llegándose al “pleno empleo” en 2006. El conseguir el doble objetivo de balancear las cuentas fiscales y reducir el desempleo hizo que la devaluación, pocos meses después de dispersada la desorganización inicial de la pesificación asimétrica y el corralón, lograra coordinar expectativas en forma favorable.

Llegamos finalmente a la situación actual. El equipo económico de Macri enfrenta una situación considerablemente más benigna, ya que ni el desempleo ni la inflación ni la deuda externa son un imperativo como lo fueron en el pasado. La economía acarrea efectos nocivos por la acumulación de distorsiones durante años (más de una década en el caso de las tarifas en el sector energético). Pero, como en todo plan de estabilización, la clave está en lograr que el conjunto de medidas a adoptar convenzan al sector privado que las variables macro se encauzarán.

En breve escribiré un pronóstico para la economía local. Quería dejar este breve repaso histórico para que el lector ponga en perspectiva al actual plan económico. También sirve ver la dinámica de la inflación en los primeros meses del nuevo gobierno en el sitio inflación verdadera.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: