Estabilizaciones recientes

El gobierno de Mauricio Macri tiene por delante el desafío de estabilizar la economía. Por esto se entiende alinear las variables macroeconómicas más importantes para que su evolución en el futuro mediato dé el marco adecuado para que el sector privado tome decisiones con baja incertidumbre. Dado que el gobierno saliente de Cristina Kirchner eligió irse por la puerta chica dejando un déficit fiscal grande (cerca de 7% del PBI), esta estabilización forzosamente tiene que tener un componente de ajuste. La reciente suba de tarifas eléctricas, que será seguida en breve por el gas, y más adelante por el transporte, se encuadra en esta lógica.

Repasemos el contexto de las tres últimas estabilizaciones más importantes en Argentina: el plan Austral, la Convertibilidad, la salida de ésta por Remes-Lavagna.

En la previa al plan Austral la inflación en Argentina era de aproximadamente 700% anual. De manera que el objetivo principal en dicha estabilización fue bajar la inflación. Para usar la terminología en boga en los medios (ver post al respecto de mediados del año pasado) el plan aplicó un shock basado en dos patas: El BCRA dejaría de financiar al gobierno, reemplazando el impuesto inflacionario por retenciones a exportaciones agrícolas. Se congelaron precios y salarios, usando una tablita para desagiar contratos nominales. El plan fracasó porque si bien la situación fiscal mejoró, no lo hizo lo suficiente para hacer creíble la estabilización. Se dice que Ricardo Alfonsín no tuvo el capital político para tomar medidas impopulares que hubieran aumentado las probabilidades de éxito del plan (el famoso, no supe, no pude, no quise).

Cuando Domingo Cavallo asume como ministro de Economía en 1991, la Argentina estaba superando su segundo pico hiperinflacionario en dos años. De manera que el objetivo principal del plan también fue bajar la inflación. A diferencia del Austral, la Convertibilidad fue tan exitosa, que desde entonces la inflación anual no ha pasado del 43% y la inflación ha dejado de ser el objetivo principal al diseñar un plan de estabilización (ya sea para la salida de la Convertibilidad por Remes-Lavagna, como hoy en día).

El éxito de la Convertibilidad se basó en lograr rápidamente la consistencia tanto de corto como mediano plazo. La primera se consiguió al cambiar el régimen monetario y hacer creíble que se dejaría de emitir pesos sin respaldo. La segunda se consiguió gracias a numerosas reformas estructurales que hicieron creíble que una estrategia basada en el crecimiento resolvería los problemas del país (fiscales, redistributivos, del sector externo, etc.). Ayudó que Erman Gonzalez previamente liberara precios a fines de 1989, que Carlos Menem apoyara firmemente el plan económico, y que Cavallo en los ochenta postulara su creencia en la economía de oferta en el libro “Volver a crecer”. Todo esto hizo que los agentes económicos formaran expectativas bajo el supuesto de la persistencia de la Convertibilidad en el tiempo (en forma total luego de la defensa exitosa de la misma al contagio del Tequila).

En ambos casos la deuda externa fue un factor que influyó en el diseño del plan, ya que la Argentina no tenía acceso a los mercados de capitales internacionales. Pero para la tercera estabilización que resumo en este post, la que siguió a la salida de la Convertibilidad, la deuda fue el detonante, y el objetivo principal fue regresar lo antes posible al pleno empleo, luego que el desempleo llegara al 18% en el final de la Convertibilidad y subiera a alrededor del 22% en 2002 (año en que el producto se contrajo 11%). La estabilización se basó en la congelación virtual de los salarios del sector público que le permitieron al país alcanzar rápidamente un superavit fiscal. Por supuesto que los salarios en el sector privado también se redujeron en términos reales lo que ayudó a reducir el desempleo llegándose al “pleno empleo” en 2006. El conseguir el doble objetivo de balancear las cuentas fiscales y reducir el desempleo hizo que la devaluación, pocos meses después de dispersada la desorganización inicial de la pesificación asimétrica y el corralón, lograra coordinar expectativas en forma favorable.

Llegamos finalmente a la situación actual. El equipo económico de Macri enfrenta una situación considerablemente más benigna, ya que ni el desempleo ni la inflación ni la deuda externa son un imperativo como lo fueron en el pasado. La economía acarrea efectos nocivos por la acumulación de distorsiones durante años (más de una década en el caso de las tarifas en el sector energético). Pero, como en todo plan de estabilización, la clave está en lograr que el conjunto de medidas a adoptar convenzan al sector privado que las variables macro se encauzarán.

En breve escribiré un pronóstico para la economía local. Quería dejar este breve repaso histórico para que el lector ponga en perspectiva al actual plan económico. También sirve ver la dinámica de la inflación en los primeros meses del nuevo gobierno en el sitio inflación verdadera.

3 respuestas a Estabilizaciones recientes

  1. Silenoz dice:

    ” el gobierno saliente de Cristina Kirchner eligió irse por la puerta chica dejando un déficit fiscal grande (cerca de 7% del PBI)”

    FLASO y por el mismo Prat Gay el déficit fue del 2,3 primario (el otro es contingente e insuflado fundamentalmente por el pago de 5 000M) pero lo más importante al menos para mi punto de vista por que de eso se trata la economía: caída de un punto de desocupación y crecimiento del alrededor del 2 %

    Una breve disgreción: si el ajuste es TAN PERO TAN necesario ¿por qué se resignaron 60 000M en concepto de retenciones que al cambio de $14 equivale maso a lo que se “ahorra” el gobierno vía tarifazo?

    No, el Plan Austral fracasó por la suba de tasa de interés internacional MÁS el efecto inmediato frente a este hecho: caída en los términos de intercambio, lo cual volvió a acogotar la cta. cte. obligando a nuevas devaluaciones que inmediatamente aceleraban la inflación.

    Otra disgreción: el “no supo, no quiso, no pudo” fue no poder sostener la estrategia de Grinspun que abogaba por el rechazo de la “Deuda Odiosa”. ÉSTE FUE EL GRAN CONDICIONANTE ECONÓMICO DE TODO el gobierno del alfonso:
    Alza de tasas internacionales, imposibilidad de refinanciar deuda y caída de términos de intercambio que obligaban a realizar devaluaciones consuetudinarias para generar saldos superavitarios en la balanza comercial y así entonces PAGAR LOS CRECIENTES SERVICIOS DE LA DEUDA. [1]

    Como todos podrán apreciar –para el que no lo vivió- las devaluaciones acarrean inflación, ante aumentos de precios los sindicatos pugnaban por aumentar los salarios lo cual lograban parcialmente (Inflación cambiaria Diamand + los 13 paros). Estos reajustes salariales obligaban a otra suba de precios. Así se entró en un círculo que espiralizó la inflación a tal punto que se llegó a verificar el efecto Olivera Tanzi.

    La hiperinflación fue la consecuencia de la incapacidad del gobierno alfonsinista de administrar un proceso circular que se originaba en las devaluaciones (por [1]), que desencadenaban subas de precios y posteriormente, aumentos de salarios Y NO POR LOS DEFICITS FISCALES, éstos fueron LA CONSECUENCIA

    LA CREDIBILIDAD DE LA CONVERTIBILIDAD se basó en las entradas de capitales que, después de vender hasta las joyas de la abuela, siguió con la timba. Como esos dólares se usaban para fuga, timba Y NO PARA EMPRENDIMIENTOS REPRODUCTIVOS, cuando se cortó el chorro se acabó un sistema totalmente reaccionario, no sustentable y completamente bobo por que NADIE desde la caída del patrón oro (de hecho muchos antes) EMITE CON RESPALDO

    Las expectativas de los agentes económicos se fue al cuerno cuando el esquema Ponzi era totalmente un hecho.

    ”La estabilización se basó en la congelación virtual de los salarios del sector público que le permitieron al país alcanzar rápidamente un superavit fiscal.”

    FALSO
    Los supervaits se consiguieron por que hasta el 2005 NO SE PAGÓ UN MANGO DE DEUDA E INTERESES sumado al alza notable de los precios de las commodities y una actividad económica que recién comenzaba a levantar con lo cual la incidencia de los bienes importados eran mucho menor a las actual, lo cual dio margen al gobierno para juntar reservas en una primera instancia y pagar deuda después.

    Y saquémonos de la cabeza que achiques de salarios y gastos después generan rebotes idealizando el período de NK pero olvidando el contexto.

    Y la estabilización vendrá principalmente CUANDO SE CONTROLE EL TIPO DE CAMBIO, variable que a la fecha, todavía está en disputa

    Si hay algo interesante que estos tiempos están generando es el “Militonteo el ajuste”, con unas justificaciones notables anche bochornosas

    • mgeiras dice:

      Silenoz, el tema de las retenciones es importante y numerosos analistas criticaron que las primeras medidas del gobierno aumentaron del déficit (reflejado en este post). Lo que decís del Austral no es cierto, las tasas subieron en 1982 y en 1986 Argentina se beneficio de una sequía en EEUU que mejoró, por un año, los términos de intercambio.
      El ciclo devaluación inflación muestra que la estabilización fracasó. No es causa de nada.
      El efecto Olivera Tanzi es la existencia de un equilibrio con inflación aún y cuando cero inflación también es un equilibrio (porque los impuestos dependen del producto rezagado). Empíricamemte es negligible, incluyendo la Argentina de los ochenta.
      Si durante la Convertibilidad no se hubieran hecho inversiones en infraestructura, los Kirchner no hubieran podido organizar la fiesta populista que se comió el capital hundido, la década “ganada”.
      Es cierto que hasta 2005 no se pagaron intereses, pero lo importante para las expectativas, foco del post, es que la reducción del gasto real fue tan grande que aún devengando dichos pagos el país hubiera tenido superávit (de hecho el déficit en 2001 era menor al 3%, o sea bajo). Saludos.

    • Silenoz dice:

      Estimado de vuelta:

      El aumento de las tasa efectuado por P. Volcker aumentó sideralmente los servicios de la deudas de TOOOOODA Latino Amércia.

      Crisis de la deuda de los ’80 mediante –con ayudita de Volcker mediante-, SE CORTÓ TODA POSIBILIDAD DE REFINANCIARLA

      Con lo cual la única forma de pagarla -los servicios aka intereses- (la “pesada herencia” fue de 40 000M U$S) era con una balanza comercial superavitaria, maso como durante todo el kernerismo.

      Para obtener esos fondos la opción fue METER MANO A DEVALUACIONES PARA PLANCHAR LAS IMPORTACIONES, y estas deva como se trasladan a precios entonces se dispara la inflación generando reclamos salariales posteriores que generan nuevos aumentos de precios (tipo de inflación cambiaria de acuerdo a Diamand)

      El efecto Olivera Tanzi es cuando lo que recauda el estado en conceptos de impuestos (ex post) ante un ambiente altamente inflacionario no le alcanza ni para los puchos CON LO CUAL EL DÉFICIT FISCAL AUMENTA

      La cadena causal de la hiper fue: devaluación => inflación => creciente déficit fiscal (lo que sucede ahora y que refuta la tesis Prat Gay – Lacunza y que el ministro se enteró yendo a la carnicería)

      No, los impuestos son endógenos en correspondencia a la actividad económica, por eso al alza aumentan y en las recesiones caen. Pero bueno, también se puede decir cualquier cosa en difícil para darse percha.

      ”Si durante la Convertibilidad no se hubieran hecho inversiones en infraestructura,”
      El apagón del ’99 fue con tarifas dolarizadas ajustada por la inflación yanqui (como acá no había inflación se encargaron de encontrar alguna donde hubiera) ¿de qué inversiones me estás hablando si las privatizaciones de los servicios y la energía sólo fueron curros rentistas? Yo fui testigo de los empalme de postes viejos en Edesur . El único servicio que se la “jugó” fueron los teléfonos pero con la tarifa más cara del mundo (alrededor de los u$s 100 promedio cuando en los “países normales” era un cuarto como mucho de dicho valor)

      Independientemente de las políticas energéticas kerneristas, la energía se duplicó y acompañó la demanda, hasta el mismo Aranguren -apelando a la esquizofrenia de realzar lo que hasta hace unos meses se criticó como los swaps chinos- reconoció que el problema está en la distribución. Pero bueno… siempre hay más papistas que el papa sobre todo si se está militonteando el ajuste

      Las “expectativas racionales” o lo que se quiera entender con semejante idiotez a la cual recurren los ortodoxos, NO SE SACÍAN CON EQUILIBRIO FISCAL.

      Y me anticipo, menos aún comprometen inversión y/o generan crecimiento, aunque en rigor la inversión es consecuencia del crecimiento y NO al revés

A %d blogueros les gusta esto: