Uber, Monsanto, y el círculo (rojo) virtuoso

La Argentina está a un pasito de salir del default. Y esta era una condición necesaria para el lanzamiento de un plan económico integral. Mucho se ha especulado sobre la naturaleza de este plan, y existe consenso sobre un aspecto del mismo: el motor del crecimiento va a ser la inversión. Por obvias razones políticas también se están tomando medidas para que el consumo no caiga mucho (sea por caída del salario real como del nivel de empleo).

Al leer los medios hay que tener cuidado con la forma en que se presentan los hechos. Por ejemplo, la manifestación que apoyó la presentación de Cristina Kirchner en Comodoro Py, con la Cámpora haciendo de policía, ¿fue positiva para el gobierno de Macri porque le recuerda a la población el desastre K? ¿O fue negativa porque nos muestra la incapacidad del gobierno para controlar la calle? La realidad es que ambas lecturas coexisten y no son excluyentes. Por ahora. Porque como bien analiza Jorge Fontevecchia el domingo en Perfil, si el gobierno no encauza la economía permite la aparición de un nuevo relato K

Según [el economista] Dante Sica: “La inflación se va a terminar combatiendo con desempleo, el ingreso de las familias caerá, y más hogares van a atravesar la línea de pobreza”.

Un contexto económico así requeriría una dosis de optimismo muy grande en el futuro para contener o aplacar la conflictividad social. Que literalmente “lluevan dólares” y haya un boom de inversiones que, aunque no hubieran aún generado efectos de derrame, hicieran verosímil la llegada de un nuevo ciclo de crecimiento. Y es ahí donde nuevamente turbulencias políticas, derivadas o relacionadas con avances judiciales, podrían posponer inversiones dificultando el plan económico del Gobierno…

Hay una diferencia entre una narración y un relato: Macri tiene una narración pero el kirchnerismo tenía un relato porque era una narración que lograba transformar la realidad. La palabra de Cristina hoy, mientras no consiga torcer el rumbo de los acontecimientos, deja de ser relato para ser una narración más, entre varias. Pero si la economía se le fuera de las manos a Macri, otra vez se les produciría a los kirchneristas la posibilidad de construir un relato.

Fontevecchia ve a la incertidumbre política como un factor que pondría en peligro la llegada de inversiones, alargando la recesión y dinamitando el apoyo que el gobierno hoy tiene en las encuestas. En esta nota quiero hacer notar otro factor de riesgo: que el gobierno se contente con atraer inversiones de cabotaje de empresarios del círculo rojo y no logre seducir al capital extranjero que traería tecnología de punta junto con los dólares. El problema es que esto resultaría en una recuperación a velocidad lenta con un techo muy bajo para el ingreso per cápita. Y los medios no reflejan el hecho que no todas las inversiones son iguales.

La semana pasada el gobierno envió dos señales negativas a potenciales inversores extranjeros. Por un lado se atacó muy fuerte el desembarco de Uber en el país. Por el otro el ministerio de agricultura reguló el monitoreo que Monsanto hace sobre los embarques de soja para detectar si la misma se obtuvo con su tecnología y si el productor pagó las regalías correspondientes. Estamos ante dos ejemplos de avances tecnológicos que encuentran medios hostiles para desarrollarse. Pasemos a analizar ambos casos.

Uber compite con el servicio de taxis. Acá y en todas las ciudades del mundo donde presta, o intentó prestar, su servicio. De hecho Macri no es el primer presidente en meterse en la disputa entre Uber y las autoridades municipales de una ciudad. Ya lo hizo Francois Hollande en Francia el año pasado. Pero Hollande es un presidente socialista, Macri supuestamente es “desarrollista”. Es cierto que en parte el éxito de Uber radica en eludir regulaciones y leyes laborales lo que permite ofrecer un servicio de transporte a un precio competitivo. Pero también es cierto que ofrece un servicio complementario al taxi. Por ejemplo, al permitir la variación de los precios según la demanda se incentiva la oferta, y ¿quién no ha sufrido por no poder conseguir un taxi cuando llueve? No digo que el gobierno de la Ciudad no tenga razón en tratar de enmarcar el servicio dentro de una regulación razonable. Pero la respuesta del gobierno nacional parece ludismo puro (al menos calma a los ansiosos por la robotización). Y eso no atrae tecnología de punta.

Al respecto propongo una medida para calmar los ánimos de los taxistas. O al menos para que quede claro que sus protestas son para defender una renta. Que el gobierno de la Ciudad se comprometa a recomprar las licencias de todos los taxis que decidan dar de baja su servicio debido a la competencia de Uber (pagando el máximo entre el precio de mercado y un precio sostén). Esto le reduce la incertidumbre a los taxistas respecto a la rentabilidad de su negocio. Si invierten hoy en una licencia y dentro de un año descubren que Uber copó el mercado, saben que la pérdida de capital si el precio de la licencia se desploma está acotada por el precio sostén. Una idea similar se discutió en Australia a fines del año pasado.

Monsanto es líder mundial en ingeniería genética de semillas. El país se benefició ampliamente con la soja Roundup Ready que permitió un boom en la productividad desde hace aproximadamente 20 años. Ahora Monsanto desarrolló una nueva semilla, la Intacta RR2 Pro. Y para asegurarse el cobro de las regalías en los contratos se implementó un sistema por el cual los productores se ven obligados a firmar una cláusula en los contratos de granos donde aceptan que se realice un test sobre su soja a fin de determinar si fue producto del uso de la semilla Intacta. Si el productor usó la tecnología y no la pagó, en el puerto Monsanto aplica un descuento directo sobre el grano. La regulación reciente del ministerio de agricultura se mete en este contracto entre privados. De nuevo, no digo que no haya que regular, en especial cuando la relación es asimétrica entre un monopolista y un conjunto de “pequeños” productores. El problema es cómo hacerlo.

Al respecto propongo que la regulación se limite a asegurar un doble muestreo de las semillas, enviándose a un ente dependiente del ministerio (el INTA?) una de las muestras. Si Monsanto dice que un productor usó su tecnología sin pagar, el productor puede decir que no es cierto y exigir al ministerio la verificación correspondiente. Si esta verificación confirma lo hallado por Monsanto el productor debe pagar una multa. En caso contrario será Monsanto el que pague una multa. De esta manera se asegura la fiscalización sin abusos y la intervención del ministerio es mínima (las muestras tomadas se descartan pasado un tiempo prudencial si no hay reclamos).

También el gobierno podría exigir que Monsanto cobre una fracción de sus regalías en forma proporcional al grano cosechado (y el resto con la venta de las semillas). Esto tiene un beneficio para todos los productores ya que comparten el riesgo de su negocio (pensemos en los campos inundados en Santa Fe). También implica una transferencia de recursos de los productores en la zona núcleo a los productores en zonas marginales, pues los primeros pagarán más por la tecnología que los segundos. Desde la perspectiva del país en conjunto esta sería una medida deseable ya que al reducirle el costo a los productores marginales se amplía el área sembrada en futuras campañas generando más trabajo y más ingresos por exportaciones.

Al mismo tiempo que el gobierno envió estas dos señales negativas a potenciales inversores externos, Macri ayer se reunió con empresarios nacionales y les pidió inversiones

El enojo de Macri con muchos empresarios, a quienes en la cena del Cippec acusó de “aprovechar la libertad para remarcar precios de manera descarada”, quedó en evidencia en el inicio de sus quince minutos de discurso.

“Acá hay gente que puso primera y otros que todavía están pensando. La manera que tienen ustedes de luchar es invirtiendo, y eso es lo que la Argentina necesita de ustedes”, dijo Macri…

La posibilidad de que ingresen inversiones extranjeras durante el segundo semestre fue tema de conversación durante toda la jornada. El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, contó en un almuerzo de la Fundación Río de la Plata (FURP) que el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, fue receptor de inquietudes de inversores, que preguntan “si los empresarios argentinos invierten en el país”.

Consultado sobre el tema luego del encuentro con los empresarios , Cabrera dijo a LA NACION: “Hay inversiones latentes por US$ 20.000 millones que son empresas radicadas en el país, y que ya están decididos. Para las obras de infraestructura, en cambio, muchos esperan que el Estado o los locales inviertan para luego venir ellos”, afirmó.

Estimado Cabrera, si las señales que se envían a los extranjeros son incompatibles con el círculo virtuoso del crecimiento en base a inversión en tecnología que aumente la productividad, no se sorprenda si por largo rato se quedan esperando antes de venir a estas latitudes. Por lo menos hasta que el “desarrollismo” del gobierno deje de ser mercado interno rentístico.

15 respuestas a Uber, Monsanto, y el círculo (rojo) virtuoso

  1. D. dice:

    ¿Decís que Monsanto es un monopolio pero te quejás de la intervención del gobierno? No me queda claro cual es tu punto. Con respecto a Uber estoy 100% de acuerdo con tu crítica.

    • mgeiras dice:

      D. El tema de las regulaciones da para un post (y quizás lo escriba pronto). Releyendo la nota me parece que tenés razón y no fui claro. Lo primero que uno se debe preguntar es porqué Buryaile saca esta medida en el medio de la cosecha y no, digamos, en enero. Si de un día para otro Monsanto hoy no puede monitorear, todos los productores truchos que no le pagaron por su tecnología van a ir al puerto. Eso de por si huele feo. El segundo punto es que supongo, como suele suceder, que la regulación será con suerte eficaz pero no eficiente. Por eso mi sugerencia de un muestreo por el INTA pero solo para analizar si hay conflicto. Y lo de las multas es para minimizar la probabilidad de conflictos, y por ende el costo (social) de la regulación. Espero quede más claro ahora. Saludos.

  2. lucas dice:

    fijate que salieron los numeros fiscales de marzo y dieron bastante mal , eso explica porque se apuraron con las tarifas creo

    • mgeiras dice:

      Lucas, es muy probable que esa sea la explicación. Y que tendrían que ser más cuidadosos en atraer inversores. Saludos.

  3. zorba dice:

    Disculpe, Don la verdad Ud. no entiende nada del problema monsanto. Hoy monsanto quiere que el agricultor pague eventos transgenicos, pero el mismo no siembra eventos sino semillas.
    El problema es que el agricultor aprovechándose de una falla del mercado (cuando consume una semilla obtiene otra semilla de iguales características esto solo pasa en la autogamas), decide no comprar semilla fiscalizada y producir su propia semilla lo que en si no esta mal pero también la vende lo que se conoce como bolsa blanca o la reproduce en forma desproporcionada compra para hacer una ha la reproduce y siembra 60 o mas.
    Acá como le dije lo que hay es una falla del mercado (como un monopolio natural y cosas por el estilo) y tendría que intervenir el estado haciendo la semilla fiscalizada diferente a la semilla de producción propia (eso hace los uruguayos permitiendo desgravar de ganancias dos veces la compra de semilla, logrando se use un 80% de semilla fiscalizada en su siembra (hoy acá solo se siembra un 20% de semilla fiscalizada).
    Por eso lo único que habría que hacer es darle algún beneficio fiscal interesante a la compra de semilla (eso haría aparecer una industria que hoy existe en negro), entonces los agricultores comprarían semilla, los semilleros eventos y todo volvería a su cause natural.

    Saludos,

    Zorba

    • mgeiras dice:

      zorba, supongo que la cláusula de fiscalización la impone Monsanto porque conoce al productor argentino y el uso que hace de la semillas que obtiene con la cosecha. El problema es querer cambiar este contrato en el medio de la cosecha. Es sospechoso, como mínimo. O acaso Buryaile qué hizo desde que asumió? Supongo que una solución à la uruguaya sería posible sin retenciones y con buena fiscalización de ganancias. Acá el Estado no sabe cuánto gana cada productor porque no tiene necesidad de saberlo para cobrar retenciones. Saludos.

  4. […] semana pasada escribí una nota sobre las malas señales que el gobierno daba a inversores externos. En este caso las malas […]

  5. zorba dice:

    Don Mgeiras, el comercio de granos en argentina es uno de los mas controlados del mundo.
    Primero, en el negocio granariono no factura el vendedor factura el comprador (acopio o exportador, todos registrados en el RUCA) y la circulacion del grano esta casi totalmente controlada, la venta en negro se mayoritariamente entre particulares que son vecinos cercanos.
    segundo los agricultores estan divididos en hijos y entenados por el registro de productores de granos, los que no estan en este registro se les retiene aparte del todo el iva un 8% de ganancias sobre el monto de la venta.
    Por ultimo estan sujetos a un regimen de informacion casi al minuto, donde declaran Ha sembradas, cultivo, produccion, etc. Solo los amigos como Lazaro, no estan bien fiscalizados. Cuanto paga cada uno se sabe al detalle. No se crea la propaganda K por favor.
    La solucion uruguaya es necesaria ya que de esa forma la señales de mercado serian bien interpretadas, el agricultor tiene que compra semilla, y el semillero en funcion de eso compra o no el/los eventos, cada uno a los suyo.
    Aparte hay una industria de la bolsa blanca que es en negro, que seria interesante sacar a la luz, y compreder que las acciones del productor responde a sus necesidades financieras y economicas, cuando estaba en la cresta de la ola de precios agriciolas, se compraba mas semilla fiscalizada, hoy no, como ve se necesita un empujon.
    La discucion de monsanta solo responde al problema de monsanto no a la del porductor agropecuario, ni al del semillero. No se cual sera la solucion final pero como va solo sera un parche.

    Saludos,

    Zorba

    • mgeiras dice:

      Zorba, no dudo que el comercio de granos esté controlado. Ahí es donde se cobran las retenciones. Solamente digo que en Argentina no hay fiscalización de los costos de los productores como para poder cobrar impuesto a las ganancias. Hay un montón de venta en negro de insumos, y trabajo informal. Cuando se fiscalice mejor, obligando a las partes a reportar transacciones al fisco, se reducirá significativamente la elusión de ganancias y se podrá pasar de gravar el comercio de granos a tributar por las ganancias del negocio. Mientras esto no suceda, difícilmente se pueda implementar un sistema a la uruguaya. Saludos.

  6. zorba dice:

    Don Mgerias,
    Esta mal informado, hoy el campo en la parte de granos son menos de 100 mil productores muy bien controlados, si no se cumple con todo el sistema de información que les nombre y se esta al día con el AFIP, no se le entrega cartas de porte al mismo por lo cual no se puede transportar los granos, haciendo que su comercialización solo pueda ser en negro con precios un 20 a 30% menores, los valijeros así se llaman aprovechan la situación, por lo que hoy el productor en esa situación desapareció, debido a la baja de precios mundial, ya que hizo el negocio inviable, hoy solo quedan grandes productores unos 60 mil (que están en el registro, compruebelo en las estadísticas del AFIP)), y el resto unos sobrevivientes contratistas y productores la mayoría. Ud. se comió la propaganda K.
    Aparte lo que le digo es que se le de un beneficio a los productores en regla, no veo la razón de no poder hacer eso, ya que es cuando se pague ganancia, o sea solo podrán gozarlo los que estén o entren en el sistema.

    Saludos.

    Zorba

    • mgeiras dice:

      Zorba, 100000 productores son muchos. Mientras un productor pueda inflar sus costos (porque no hay una fiscalización verdadera de reporte de terceros en Argentina, que impida esta práctica) cuesta recaudar por ganancias. En la industria no existe la posibilidad de poner retenciones de manera que el fisco actúa en forma más severa con las 200 o 300 empresas grandes (casi las monitorea en tiempo real para que no eludan). Si no se pudiera cobrar retenciones probablemente la AFIP establecería mayores controles en el campo de los que existen. Con información confirmada por terceras partes, sino no sirve. Saludos.

  7. jose frogone dice:

    El problema de Monsanto es que en Argentina esta muy difundido el uso propio, el productor compra semilla, produce grano y separa parte para volver a utilizar como semilla. Esto se da en soja y trigo porque son plantas endogamas. En maíz al ser híbrido el productor esta necesariamente obligado a comprar todos los años al dueño del evento
    Ademas del uso propio hay quienes de esto hacen un negocio q esta prohibido por la actual ley de semillas, compran semilla y buena parte de la producción la venden como semilla, la llamada bolsa blanca.
    En USA la practica del uso propio en soja esta prohibida los dueños de los eventos tienen patentados a los mismos y la ley es durisima. De este modo el productor debe comprar semilla de soja todos los años, Allí Monsanto no cobra regalías, vende semilla todos los años.
    Como es difícil controlar el uso propio, Monsanto diseño un sistema de control en los q se ven involucrados los acopiadores y exportadores, no es un buen sistema.Engancho (apriete) a los exportadores porque necesitan el certificado de Monsanto para poder vender a China que lleva el 90% de las exportaciones como grano. El tema es que Monsanto decide implementarlo justo con un nuevo gobierno, con las entidades en contra y sin una ley de semillas nueva y con un instituto de la semilla INASE desguazado, debería controlar el negocio de la bolsa blanca. La idea es discutir este año un sistema definitivo en donde el productor compre semilla todos los años como en USA.No es fácil y menos por la posicion dominante de Monasanto, Esperaron años y trabajaron mal en argentina, pueden esperar un año mas y empezar con los deberes bien hechos.

    • mgeiras dice:

      José, no se si Monsanto decide emplear el sistema porque hay un nuevo gobierno, o porque tiene una nueva tecnología que vender. Coincido que sería bueno actualizar la legislación. Saludos.

  8. Jose frogone dice:

    la tecnologia ya la vende hace dos años, pero quiere cobrar regalias a los que hacen uso propio

    • mgeiras dice:

      José, entonces los contratos son de hace año y medio aproximadamente. No creo que haya sido escritos previendo el cambio de gobierno. Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: