No hay plan

Se dice que un gobierno tiene un plan económico cuando hay un conjunto de medidas consistentes que dan forma a las expectativas que los agentes se forman sobre el futuro. El carácter positivo de un plan económico es implícito.

Durante los últimos años del gobierno de Cristina Kirchner no había plan económico pues la falta de credibilidad (luego del conflicto con el campo, la expropiación de las AFJPs, el cepo, etc.) hacía imposible que medidas que buscaran afectar las expectativas en forma positiva fuesen creíbles.

A seis meses del gobierno de Mauricio Macri nos encontramos con que tampoco están dadas las condiciones para un plan económico integral. El gobierno tiene un Norte claro que guía sus acciones (básicamente mejorar la eficiencia del Estado y eliminar distorsiones innecesarias), pero carece de la fortaleza para anticiparse a los hechos más allá de las buenas intenciones.

Un plan requiere ciertas pautas de ordenamiento macroeconómico de base. En particular políticas monetaria y fiscal que sean consistentes con los objetivos de estabilización. Si se desea bajar la inflación de forma gradual, la combinación de ambas políticas debe ser, a priori, restrictiva respecto del pasado. Es importante recalcar dos cosas. La relatividad de la condición restrictiva, lo que permite que la política monetaria amplíe la cantidad de dinero, o tenga tasas de interés reales negativas, y que haya déficit fiscal. Pero menos que en el pasado. Lo segundo a notar es que una política restrictiva a priori puede llegar a ser expansiva ex post, si produce un cambio importante en las expectativas.

Un plan integral serio tiene otros componentes. Pero alcanza con estos dos para concluir que el gobierno no tiene uno hoy en día. Hemos estado esperando la presentación del bendito plan cual si fuera Godot desde que asumiera Macri en diciembre pasado. Primero había que ver como la economía se adaptaba a la salida del cepo. Luego había que esperar a la salida del default. Ahora parece que la aprobación del blanqueo es condición necesaria para relanzar ese conjunto de medidas consistentes que no podemos parir.

El BCRA de Federico Sturzenegger está aflojando la tasa de interés al punto que hoy en día la tasa real es, como mucho, levemente positiva. Si bien esto implica una política contractiva respecto al año pasado, no creo que sea suficiente para terminar debajo del 30% de inflación anual (nacional, en GBA por la mayor incidencia de la quita de subsidios la inflación será mayor). De hecho el indicador de inflación verdadera muestra un punto de inflexión hace un mes, y un alto componente inercial (en los últimos 30 días baja de 3% a 2,8%).

Con respecto a la inflación es interesante notar que varios analistas celebran que el gobierno podría terminar el año con indicadores debajo, o cerca, del 2%. Muchachos, 2% mensual es ¡26,8% anual! No da para sacar el champagne de la heladera. Para eso hay que llegar al 1% mensual que implica un 12,7% anual. Si el BCRA no llega a esos niveles, al menos para el último trimestre, la inflación va a estar en las tapas de los diarios durante todo el 2017.

Pero los peores indicadores respecto a la inexistencia de un plan integral vienen del frente fiscal. Alfonso Prat Gay anunció metas para el déficit fiscal de 4,8% para este año y 3,3% para el próximo. Esto implica un ajuste gradual respecto del año pasado. Pero el gobierno no ha sabido imprimirle a estas metas un carácter ordenador para las medidas que toma. Esto último implicaría que, por ejemplo, si algún ministro viene con la idea de adosarle al proyecto del blanqueo un generoso aumento de las jubilaciones, tendría que acompañarlo con los recortes de gastos, o aumentos de ingresos, que hagan consistente la ecuación fiscal. Porque si bien es cierto que el blanqueo implica un aumento de ingresos, este será solamente temporario, mientras que el aumento del gasto en jubilaciones es permanente.

El caso de las jubilaciones ilustra otro problema del gobierno. Dado que no quiere, no puede o no sabe como hacer aprobar un blanqueo per se, recurre a combinarlo con una medida de neto corte populista para facilitar su aprobación legislativa. En seis meses de gobierno, el sistema de jubilaciones sufre dos golpes fuertes: la devolución del 15% de Coparticipación a las Provincias, y este aumento en las prestaciones por un punto del producto anual. Ya con el primero se requería una reforma integral del sistema. En vez de atar el aumento en las prestaciones a los costos de esta reforma (e.g. un aumento en los años de aportes para acceder a la jubilación plena), el gobierno ahora apuesta a ganar peso en el Congreso el año que viene para intentar la reforma en 2018. Le dejo al lector la evaluación de esta estrategia.

Las recientes medidas que recortan el alcance del “tarifazo” energético (en gas y luz) son otro ejemplo de la dificultad del gobierno para marcar agenda y limitarse, por períodos demasiado largos, a reaccionar ya sea a conflictos en la calle (¿protocolo anti-piquetes?), iniciativas de la oposición en el Congreso, desaires del Papa, etc. Es incomprensible como el gobierno no construyó un “relato” sobre la magnitud del atraso tarifario y se dejó atrapar por la trampa de los porcentuales impresionantes (un servicio que pasa de 30$ a 300$ en porcentual es astronómico, pero en términos reales se pasa a pagar 20USD, o sea no se le explicó al argentino medio dónde estaba la distorsión). Otro ejemplo, anecdótico pero que refuerza la percepción de un gobierno débil, es el no veto del feriado del 17 de junio. En un país serio se unificarían las celebraciones por el día de la bandera, el 20 de junio, y Martín de Güemes en un mismo feriado.

No extraña que las inversiones privadas no vengan, y que la luz al final del túnel sea la de una vela. Pues las señales que envía el gobierno son inconsistentes con un mejoramiento en la ecuación económica y financiera de potenciales emprendimientos. Los inversores ven impuestos altos en todos los frentes (ganancias, laborales, a las importaciones, etc.). La incapacidad del gobierno, hasta la fecha, para reducir el tamaño del gasto público indica que los impuestos seguirán altos en el corto y mediano plazo. Es verdad que mejoras en la eficiencia del Estado van a resultar en menores costos para la actividad privada. Pero esto es solamente un efecto de segundo orden en la ecuación económica de una empresa. Y mientras la inflación no se doblegue no será posible incrementar el crédito en forma significativa, lo que tendría un efecto de primer orden en la ecuación financiera de algunas empresas (aquellas que tienen proyectos productivos incluso con los altos impuestos, pero carecen del financiamiento para llevarlos a cabo).

Releyendo esta nota antes de publicarla noto que en estas semanas que estuve de vacaciones, mi visión de la realidad argentina viró de levemente positiva a mayormente negativa. Espero equivocarme y que el gobierno, con hechos, me muestre que no sólo sabe dónde quiere ir, sino que se dirija allí con paso decidido.

Anuncios

8 respuestas a No hay plan

  1. María C. dice:

    Yo formo parte de los que votamos a Macri y lo seguimos apoyando a pesar del tarifazo. Era muy conciente que los servicios eran un regalo. Pero me acuerdo lo que pagaba en los noventa y estamos ya en el mismo nivel en dólares. Me asusta pensar en los aumentos del año que viene ya que leo que solo cortaron la mitad de los subsidios. Saludos

    • mgeiras dice:

      María C, tenés que tener en cuenta que de los noventa a hoy pasaron 20 años y hubo inflación en dólares. Además mientras que en ese entonces el petróleo estaba por el piso hoy no (para la luz y el gas). Me parece que el colectivo en CABA es un ejemplo que todavía se paga menos que hace 20 años (era 0,75?). Saludos

  2. Walter Gonzalo Costa dice:

    Nota acertada. No hay plan por la sencilla razon que MM no tiene poder politico para enfrentar a una banda de fascinerosos que han vivido, viven y no saben otra cosa que vivir del saqueo de las arcas del estado. Mientras “negocie” con los delinkuentes…. no hay futuro posible en materia de crecimiento y desarrollo. Solo el de los bolsillos de los burocratas que siguen creando su propio imperio: el de los inutiles que a base de regulaciones destruyen las posibilidades de creatividad privada. Y ojo, que en la ciudad conel solo ejemplo de lo que pasa con la Propiedad Horizontal vemos que en todas partes se cuecen habas. No hay plan, ni lo habra, mientras ese populismo que se ha enquistado en la sociedad argentina (incluyendo los extranjeros que supimos conseguir y subsidiar) no sea exterminado y se vuelva a la cultura y dignidad del trabajo, la creacion, el esfuerzo y el sacrificio personal.

    • mgeiras dice:

      Gonzalo, viendo el escándalo de José López me parece que el gobierno se encontró con una corrupción enorme y estructural. Que como si fuera el Everest los shockeó y dejó paralizados. Esperemos que una vez la careta K termine de caer se les liberen las manos para gobernar como se espera lo hagan, y no a la defensiva. Saludos

  3. zorba dice:

    Don mgeiras concuerdo con Ud. y le agrego lo que creo que se le paso por alto, el gobierno actual es intervencionista.
    Esto se ve en dos cosas, la no eliminacion de montones de reglamentacion al dope de regimenes de informacion y la implementacion mayores regimenes de informacion, aunque hay por hay algunos vientos de libertad son escasos.
    Y no comprenden que en un lugar como este donde por inflacion y la ausencia de mercados de capitales el financiamento no existe o es caro, afecta al mayor sistema de financiacion que hoy existe y que es el comercial.
    Si existe un plan, este parece que sera un plan tipo K II, sin tanta corrupcion, por ahora.

    Saludos,

    Zorba

    • mgeiras dice:

      Zorba,
      Tiene razón. Algo ya mencioné al analizar el conflicto con Monsanto cuando éste comenzó. Hacía referencia a una forma poco costosa de regular mientras que la “solución” del gobierno pasa por asumir todos los costos de la fiscalización y encima obligar a Monsanto a litigar para asegurarse el cobro. En el blog La patria chacarera hay un mejor análisis que el que yo hice, pero no deja de ser un ejemplo de las regulaciones innecesarias que usted menciona. Saludos

  4. Silenoz dice:

    Ja…

    En fin… no entiendo el desasosiego del posteo y de los comentaristas ¿qué otra cosa se puede pedir de un plan de gobierno típico de esta asociación ilícita de delincuentes cipayos?

    Sobre la corrupción, que no voy a “debatir” porque se juzga al presunto delincuente y si es culpable que vaya en cana como corresponde, sólo decir que el choreo no te lleva a la ruina o no te permite “desarrollarte” como alguno aduce inocentemente por ahí

    Lo que NO te permite desarrollar es por ejemplo cuando a la mayoría de la población se le sacan u$s 3 500 M de los cuales 2/3 van a bolsillo de las empresas de gas -de acuerdo a Bein- o la quita de retenciones o perdones impositivos a venir que se irán por la canaleta de la fuga.

    O cuando te metés en el mundo con 16 000 M, de los cuales 9 000M pasan de largo y por los restantes 7 000 M restantes teminás pagando 2 000M anuales en concepto de servicios y amortizaciones. O cuando mangueás 5 000 M a un año dando una garantía del doble tazada por los mismos usureros que te los prestaron

    Acá es cuando te va mal y no por unos dólares birlados como los de Lopecito o los del excmo. Sr. Presidente y la mayoría de su gabinete

    Una comentarista cita que apoya este gobierno, por supuesto la fe nunca se pierde, sólo esperemos no cruzarnos cuando golpeemos alguna persiana de un banco en la próxima crisis de “balanza de pagos”

    Ahora cuando te referís a cumplir o satisfacer expectativas ¿te referís a las “expectativas racionales”?

    Sobre la “lluvia de dólares” que no viene (excepto en algún convento):
    Primero el sólo cambio de gobierno habría de generar una inundación…. Después vino la “exitosa salida del cepo” y tampoco… más tarde la eliminación/reducción de retenciones y nada.. la liberación de la cuenta capital y libre giro de utilidades menos aún . EL arreglo cipayo y genuflexo con los buitres ¡ahora sí.. qué puede fallar!…… cric cric cir… nada

    ¿qué queda para manotear? Un blanqueo por supuesto, rascar el fondo de la olla a ver que sale por que se te acabó el libreto

    Déficit fiscal: primero no mentir el déficit por el mismo Prat Grasa fue 2,3 y consistente con cualquier política ortodoxa (al cual sos adepto), el anterior habrá de aumentar porque al meter al mercado en recesión, junto con exportaciones flojas y encima jubileos impositivos no hay forma que al menos se mantenga.

    Respecto al troyano de las jubilaciones lo único bueno y seguro será para los evasores y la parentela de la asociación ilícita gobernante

    Otra merecida perla para el “ministro de lujo” si alguien viene y te quiere cobrar algo con un 1000% de aumento, chillás y te lo baja al 400% lo menos que tenés que pensar es que, además de cagarte, te está bartoleando. Este tipo de ministros de lujo es pan comido para cualquier empresario de fuste, la “expectativa” que genera este tipo de personajes es los apretás con nada y conseguís todo, como cuando la claudicación frente al buitraje ante un juez municipal geronte

    Repito el plan de gobierno de la restauración de la alegría (tilinga):


    Lo que NO SE SABE es cuando finalizará la fase 2 -que no comenzó-… O sea, cuando estaremos golpeando las persianas bancarias ¿otra vez?

  5. […] semana pasada escribí un post moderadamente pesimista que refleja mi cambio de expectativas de un ajuste gradual, a un no ajuste […]

A %d blogueros les gusta esto: