Invertir o no invertir, esa es la cuestión

Hoy se inaugura el Foro de Inversión y Negocios de Argentina. Vendría a ser la materialización del “modelo” macrista, si entendemos a éste como uno que tiene a la inversión como motor del crecimiento. El problema es que el gobierno no tomó todavía conciencia que no alcanza con decir “yo no soy Cristina” para que vengan las inversiones. Si bien tomó algunas medidas que son necesarias para atraer capitales, no son suficientes.

La ausencia de populismo explícito no implica reglas de juego estables. Como dice un empresario petrolero citado en una nota en La Nación hoy,

“Lo mejor que puede ocurrir es que, al cabo de estas reuniones, el Gobierno descubra con claridad la necesidad de fijar reglas claras industria por industria, sector por sector. Es la carencia más perjudicial, hoy, para cualquier proyecto de inversión”

Peor es el hecho que el gobierno también ha tomado muchas medidas populistas, lo cual enciende señales de alarmas en los invesores, en particular los extranjeros. ¿Qué es lo que ellos desearían ver? Un gobierno que dicte marcos regulatorios que incorporen las preferencias de la sociedad para ser estables (por ejemplo, protección al medio ambiente, “compre” argentino, participación estatal, etc.). Que indique un sendero de consolidación fiscal que sea políticamente viable y permita inferir la carga tributaria en el mediano y largo plazo. Que garantice estabilidad monetaria y financiera para no agregar costos superfluos. Que oriente la inversión pública a obras de infraestructura que reduzcan costos de producción o transporte.

En nueve meses el gobierno ha sido incapaz de dar señales claras en estos frentes. Las (laxas) metas fiscales anunciadas a poco de asumir ya son letra muerta. El Banco Central anuncia metas de inflación del 17% para el año que viene, lo cual es risible en cualquier país serio. El ministro de Hacienda habla de un acuerdo de precios y salarios porque sabe que es la única forma que su poder no quede licuado por el Banco Central (y los otros mini-ministros de Economía). Después de las torpezas que desembocaron en el veto a la ley antidespidos, o en la resolución de la Corte contra el recorte de subsidios al gas, los observadores de la realidad política se preguntan si no estaremos frente a otro tropiezo con la discusión respecto a cerrar (aun más) las importaciones

El problema es que los inversores extranjeros saben que la única verdad es la realidad. Mirán el sitio Inflación verdadera y saben que la agresividad con la cual el Banco Central se ve obligado a bajar las tasas de interés está resultando en un repunte de la inflación (de 1,06% mensual el 5 de agosto a 2% un mes más tarde). Saben que hablar de metas de inflación de dos dígitos no ayuda a que el Banco Central construya reputación. Saben que decir que el ajuste fiscal vendrá por el lado del crecimiento económico es voluntarismo puro. Saben que el costo para la Argentina de seguir sin plan hasta las elecciones del año próximo es alto. En definitiva, saben que hoy su dinero vale más en su bolsillo que hundido en una inversión en nuestro país.

EXPOST: Ayer el ministro Prat Gay expuso cómo el gobierno se disparó un tiro en el pie fiscal. Según informa La Nación en esta nota:

En tal sentido, Prat-Gay, que respondió a las preguntas del auditorio con desgano, buscó traer tranquilidad: “Si podemos tener la situación fiscal de Chile hoy en dos años, habida cuenta de los últimos 12 años, es suficientemente ambicioso. La Argentina es un país federal, buena parte del gasto tiene poca flexibilidad: son salarios, subsidios y jubilaciones. Estamos trabajando sobre lo que podemos trabajar, pero sobre todo estamos trabajando con la verdad. Mientras el déficit vaya bajando, estaremos en la dirección correcta. Cuando vean que haya un año que no baje sin una buena razón, ahí sí va a ser un tema”.

Espero no ser el único en preguntarse lo siguiente. ¿Por qué, si el gasto en subsidios y jubilaciones es poco flexible, el gobierno a poco de asumir otorgó nuevos subsidios (expansión de la cobertura de la AUH, al transporte fuera del área metropolitana, etc.) y aumentó jubilaciones? ¿No era mucho más razonable esperar a reducir el déficit fiscal antes de tomar estas medidas? Ya se lo que me va a decir el lector: es la política estúpido.

Anuncios

8 respuestas a Invertir o no invertir, esa es la cuestión

  1. D. dice:

    Decís que la inflación está en el 2% pero en Capital agosto tuvo deflación. Entiendo que el fallo del gas explica lo último pero me parece raro que veas una aceleración en la inflación. Te agradecería una aclaración. Saludos.

    • mgeiras dice:

      D., se trata de dos medidas diferentes de la inflación. El IPC de Capital está muy influenciado por el tarifazo, mientras que Inflación verdadera calcula su índice de precios que relevan online. Es decir que el indicador que puse en la nota no incluye tarifas. Una posibilidad es que los consumidores volcaron el ingreso extra por no pagar el verdadero valor del gas en los bienes que mide IV y por eso el repunte. Otra que se trata de factores estacionales y no hay que darle mucha importancia. Pero un rebote de 1 a 2% en un mes me parece significativo. Y creo que el Central tendría que ser más cuidadoso. Saludos.

  2. eduardo cabrera dice:

    hasta que no bajen la presion impositiva y la inflacion es imposible generar un negocio rentable y de largo plazo en la argentina , yo nose porque no lo entienden , parecen mas como caprichosos de que no se invierte por algo de animo personal cuando siempre son por razones objetivas , miren si hasta para levantar un edificio en cualquier municipio del gran buenos aires tenes que estar meses y meses hasta que te den todos los permisos

    • mgeiras dice:

      eduardo, me parece triste ver gente capacitada en el gobierno recurriendo a argumentos voluntaristas para el ajuste fiscal, o enfrascándose en peleas internas de pago chico. Hoy no hay un líder que asuma los costos del ajuste. Yo suponía que las medidas necesarias iban a surgir del trabajo cooperativo entre, mínimo, Hacienda, Energía, y el BCRA (ver acá y acá). Pero (hasta ahora) no. Saludos.

  3. eduardo cabrera dice:

    es que en el fondo hay algunos que piensan que todo es politico , que no invierten porque piensan que el gobierno no va durar o que cae en cualquier momento y eso es lo peor que pueden pensar , hasta inversiones minimas como es hacer una obra en un terrenito tarde mucho por la burocracia , no es muy dificil achicar el gasto simplemente tienen que rajar a los empleados publicos que sobren , era mejor hacer eso que tocar todas las tarifas de una

  4. eduardo cabrera dice:

    igual el problema de fondo no es este gobierno ni ninguno sino la sociedad argentina en si , ya dije que hay que ganar la batalla cultural , en el lugar por excelencia de formacion de pensamiento como son las universidades publicas cuanta gente tenes que te diga que el problema es el deficit , los impuestos ,etc.?…yo en derecho uba vi como hay gente que sigue diciendo que la causa de la inflacion es la avaricia y que hay que aumentar mas y mas impuestos , la solucion es meterse de profesor o donde sea y cambiar el pensamiento , no podemos esperar de nuestros dirigentes porque ellos son el reflejo de la sociedad nada mas

    • mgeiras dice:

      eduardo, pensado así es más difícil que escalar el Everest. Hay que contentarse con lo que uno puede desde donde está. Yo divulgo ideas en el blog (no vivo en Argentina), otros donan dinero o tiempo a políticos o partidos. Y lo más importante: para mantener la cordura hay que tener pocas, o nulas, expectativas. Saludos.

  5. […] semana pasada escribí un post sobre las bajas expectativas que le tenía al mini-Davos (me quedé corto cuando dos días más […]

A %d blogueros les gusta esto: