El NO en Colombia y la guerra como instrumento académico

El domingo pasado el NO ganó sorpresivamente en el referéndum sobre el acuerdo de paz que el gobierno colombiano había firmado con los líderes de las FARC. Dejo el análisis de este resultado a los expertos colombianos. Aprovecho la excusa para comentar un artículo reciente en Voxeu de Acemoglu, Fergusson, Robinson, Romero, y Vargas. En el mismo describen los efectos negativos de la forma en que se implementó en Colombia la escalada militar de 2002 con incentivos que recompensaban con vacaciones, promociones y otros premios a los militares que mataban guerrilleros.

A major consequence of these higher-powered incentives was a surge in ‘false positives’, where the army killed civilians and falsely portrayed them to be guerilla combatants. These cases are depicted in Figure 1, which shows both incidents producing false positives and the number of people killed in these events. False positives had long existed in Colombia, but increased massively following President Uribe’s state-building project, and started declining only after policies where modified following media revelations of the extent of civilian killings in 2008.

robinsonfig1Si bien en mi opinión la variable en el gráfico debiera estar normalizada por la muertes de guerrilleros que no son falsos positivos, es claro el cambio de tendencia desde 2002. Los autores formulan tres hipótesis que testean con los datos, en particular que el aumento de falsos positivos es mayor en municipalidades donde el poder judicial es más débil. Y que las brigadas comandadas por coroneles tienen más incentivo a matar “guerrilleros” dado que la promoción de coronel a general es la más difícil en el Ejército colombiano.

Los autores del trabajo van más allá y muestran evidencia que la escalada militar tuvo efectos negativos en la (re)construcción del poder del Estado en Colombia.

The evidence we present also shows that the type of top-down state-building strategy that Colombia adopted might not just create a human tragedy, it can backfire in terms of its intended goals. Imagine again those state agents facing strong incentives to kill guerrillas. It will be easier to get away with killing civilians instead when the quality of judicial institutions is lower. Under such circumstances they may take actions to further weaken the local judiciary. The empirical evidence indeed points to a deterioration in the quality of judicial institutions in areas with a high share of brigades commanded by colonels, and perhaps more paradoxically, a worsening of the security situation in such areas (with increases both in guerilla and paramilitary attacks on civilians).

El trabajo de Acemoglu y coautores es muy interesante como ejemplo de lo complejo que es gobernar un país con enormes desafíos como Colombia. Me parece que en Argentina tenemos desafíos menores, pero no triviales (narcotráfico, corrupción enquistada, partido político dominante, cultura populista, etc.). Espero que en unos años leamos artículos similares a éste que nos indiquen errores de las estrategias adoptadas por el gobierno de Macri. Peor sería que no se haga nada y sigamos escribiendo sobre nuestro eterno desencanto.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: