Perspectivas económicas de Trump

Ayer se fue Prat Gay del gobierno y fue reemplazado por Luis Caputo y Nicolás Dujovne. No me parece que fragmentar el ministerio de Economía sea parte de la solución, y no creo que Prat Gay fuera (todo) el problema. Pero hoy no voy a hablar de la Argentina sino de Estados Unidos.

La designación de Rex Tillerson y otros funcionarios clave (Wilbur Ross en comercio y Peter Navarro como consejero de comercio) anuncian que Donald Trump orientará su administración fronteras adentro. Esto no quiere decir que va a cerrar la economía y “vivir con lo nuestro”, como algunos fanáticos del proteccionismo argentino deliran. Lo que quiere decir es que la globalización, que de facto estaba golpeada como se desprende de la pérdida de dinamismo del volumen de comercio en los últimos dos años, queda en el freezer.

La decisión de Trump de abandonar el acuerdo Trans Pacífico de Cooperación Económica (TPP) marca de jure este golpe a la globalización, y significó la muerte de este acuerdo. Es interesante que al mismo tiempo que toma esta decisión, Trump sale con los tapones de punta contra China. La muerte del TPP deja a este país, que empuja su propio acuerdo comercial regional, con el monopolio geopolítico de Asia.

Para el mundo el freno de la globalización genera desafíos importantes. Para la Argentina no. En efecto nuestro país está tan cerrado que su apertura potencial no se ve casi afectada. Y su apertura políticamente factible está intacta. De hecho la Argentina se beneficia ya que terceros mercados que renieguen del proteccionismo nos verán con mejores ojos y tendrán más disponibilidad para negociar con nosotros. Bien leído, el proteccionismo de Trump mejora la carta negociadora del país con los mercados realistas (léase no EEUU ni EU que se cierran por Trump y Brexit).

En otro orden, se espera una política fiscal expansiva que obre a través de una reducción de impuestos (se especuló con un boom de inversiones en infraestructura pero esa idea, coherente con el pasado empresarial de Trump, hoy tiene pocos amigos en el Congreso). Esto aumentará la demanda agregada, impondrá presiones a la Reserva Federal a subir más rápidamente las tasas de interés, y apreciará el dólar. La suba de tasas de interés en términos reales será baja pues responde a expectativas de mayor inflación. La regla de Taylor nos dice que la tasa real subirá, ya que una política monetaria activa sube la tasa nominal más que lo que suben las expectativas de inflación. Pero como ya dije antes, el efecto para Argentina será leve. 

De hecho, la apreciación del dólar debiera ayudar a la Argentina, si es que logra perder el miedo a flotar, léase a que los productores locales super protegidos remarquen los precios con la cotización del dólar. En efecto, la apreciación del dólar equivale a la depreciación del peso y la ganancia legítima de competitividad. Cuando el dólar se apreció fuertemente a finales de los noventa, la Argentina (y la mayoría de los países de Latinoamérica) no se benefició porque tenía tipo de cambio fijo con lo cual el peso se apreció a la par del dólar respecto del resto del mundo. El problema es que no estamos en condiciones de flotar libremente ya que no tenemos credibilidad (monetaria, fiscal, estabilidad de normas, etc.). 

Finalmente, para lograr cumplir con la promesa “make America great again”, se especula con una reforma tributaria que le dé a empresarios norteamericanos incentivos a repatriar beneficios que consiguieron en el extranjero y mantienen en esas filiales. El objetivo de Trump es transformar ese capital en inversión productiva manufacturera en EEUU. Y que de esa manera su base de votantes blancos poco calificados logren un aumento salarial que los ayude a recuperar el terreno perdido durante los últimos 30 años (o recuperen su empleo si lo perdieron contra la competencia china).

Lo primero es muy probable. Lo segundo no. Si multinacionales que trasladaron su producción (toda o en parte) al extranjero deciden revertir esta decisión por incentivos fiscales lo más probable es que adopten nuevas tecnologías de producción intensivas en robots. De esta manera mientras que hace 30 años la compañía X empleaba a 1000 operarios que despidió para producir en Asia, si decide volver a los EEUU solamente contratará 10 o 20. Por supuesto que esto no se va a notar en el corto plazo y si lo único que se ve en los próximos dos años son los anuncios de repatriación de capitales, a los republicanos les puede llegar a ir muy bien en las elecciones de medio término, aunque estén hundiendo al país a más largo plazo. La situación opuesta a la enfrentada por el oficialismo en Argentina. 

Anuncios

5 Responses to Perspectivas económicas de Trump

  1. zorba dice:

    Tendría que decir o hacer un post, que explica que el único refugio del trabajador asalariado poco calificado son los servicio de baja cálida y bajo sueldo o la construcción; y que con la robotica actual pronto si sube el petroleo las fabricas volverán al lado del consumidor.
    El plan de obras publicas de Trump no es muy descabellado, pero si eso conduce a una suba de tasas, no es buena idea, por lo que no es una idea tan mala tampoco hacer que vuelvan los dineros de las empresas yankis que tienen afuera, y lograr que entre como bonos barato o algo así. La baja de impuesto no es tampoco muy sustentable a no ser que sea baja a rango medio de la curva y suba para comenzar a la parte alta. Cosa que creo poco factible.
    Por ahora y visto los números de los yankis y su balance de cuenta corriente diría que es mas seguro en el largo plazo invertir en europa (área de la comunidad) que en estados unidos. (tasas bajas, cuentas mas o menos en orden, ahora, y tipo de cambio devaluándose).

    Saludos,

    Zorba

    • mgeiras dice:

      Zorba, hay un trabajo cuantitativo que evalua las posibles explicaciones para el crecimiento de la desigualdad en EEUU en los ultimos 30 años. Encuentra que la fuerte reduccion en la progresividad del impuesto a los ingresos es la mejor explicacion. Trump si algo va a bajar el impuesto a los mas ricos. Igual me gustaria ver mejor los anuncios y las reacciones de los mercados. Saludos.

  2. zorba dice:

    Pues se están convirtiendo en zurdos los yanquis, y cosa muy frecuente sesgado al bienestar de los ricos, con relato contrario.

    Si uno supone que tiene que pagar por los servicios que usa (ese seria el pensamiento de derecha mas tradicional) y principal servicio que presta el estado es de garantizar la propiedad, los impuestos tendrían que ser progresivos a la riqueza de cada uno.

    Pero de esto no se habla, ni se dice no se porque, Don Mgeiras.

    Saludos

    Zorba

    • mgeiras dice:

      Zorba, ojo que si el impuesto es progresivo porque “paga” los servicios estatales de garantía del derecho de propiedad los muy ricos van a preferir no pagar y tener la ley de la selva en lugar de un estado de derecho. Ellos se pueden garantizar su propiedad a un menor costo que el tributario.

      Me parece que la progresividad de los impuestos obedece a las preferencias por tener una sociedad más o menos igualitaria. El problema en EEUU es que de los 60 a hoy en día los ciudadanos se volvieron más individualistas con menos espíritu comunitario. De ahí el repliegue de la progresividad tributaria. El gran dilema es si el incremento en la desigualdad logrará generar los anticuerpos que lleven al votante medio a revertir esta tendencia o no. Y qué pueden hacer el gobierno y las élites.

      Saludos.

  3. zorba dice:

    Los ricos generalmente elijen votar con los pies, y en general prefieren eso o deberían preferir eso a la ley de la selva (todos se van a londres o iban, no ha Somalía), pero esto depende de la tasa que se les cobre, los ricos son mucho mas celosos de lo que pagan y de los servicios que reciben, cosa que esta bien.
    Lo que te digo, es que un buen impuesto tendría que ser aquel que graven la propiedad y los ingresos neto, esto naturalmente seria progresivo ( no quiere decir financiar la locura del estado).
    Lo que creo es que todos tendríamos que pagar al estado y este pago tendría que ser una proporción igual, ya que el uso de los bienes públicos es mayor en los que mas tienen.

    La caída de las preferencia de una sociedad mas igualitaria creo que se debe mas a la perdida de sentido de comunidad, debido a una suerte de estatización de la beneficencia o ayuda social o una sociedad no comprometida con esto, (el caso americano seria casos como la cupificacion de la minorías que sirven al estado o cosas parecidas, son muy racistas y esto es cultural, creo por lo que vi). Tu lo defines como un aumento del individualismo, pero me suena raro donde se boga por los equipos de trabajo, discusion abierta, creación en conjunto, pero esto solo es opinión sin sustento de ninguna clase por lo que puedo decir un bolazo, aclaro.

    Lo que se es que, es que el aumento de la desigualad lleva a la delincuencia; por lo que leí esto esta correlacionado; pero no muy divulgado y lleva naturalmente a una restricción de los bienes públicos, (pasear por una plaza de noche por ejemplo), por eso la igualdad es deseable.

    Saludos,

    Zorba

A %d blogueros les gusta esto: