El 2×1 de Trump para el empleo público

La semana pasada Donald Trump en su discurso sobre el Estado de la Unión anunció que los organismos públicos federales que quieran introducir una nueva regulación deberán dar de baja dos. En términos legales lo más probable es que la justicia federal revoque esta normativa dado que no tiene justificación (quién decide qué regulaciones eliminar? porqué?). Al respecto ayer el New York Times publicó una nota sobre los primeros beneficiarios de las desregulaciones en EEUU.

Presidents wield considerable influence over the rule-making process. They set the agenda and appoint the rule-makers, and, since the Reagan administration, a White House office has reviewed every major regulation to try to ensure that benefits to society exceeded compliance costs. It is not uncommon for new presidents to make quick changes in regulatory policy or try to reverse certain last-minute rules their predecessors enacted…

But the courts have generally held that new administrations need to justify such reversals. The Reagan administration tried to rescind a rule requiring airbags in passenger vehicles. The courts found the move unjustified…

The Trump administration could face a host of similar challenges — the requirement that agencies must find two regulations to eliminate before enacting any new rules is already being challenged in federal court.

A pesar que no sea posible establecer una regla que requiera la eliminación de dos regulaciones para introducir una nueva, esta iniciativa marca uno de los puntos en común que tienen Trump y los republicanos que dominan el Congreso (el otro es la reducción de impuestos). Y los mercados en dicho país reaccionaron positivamente al discurso de Trump en gran parte por los efectos positivos que se espera tengan los menores costos regulatorios sobre los beneficios empresariales. Como muestra una nota del Economist de la semana pasada, las regulaciones hace tiempo que tienen “vida propia” en los EEUU y una elevada, e ineficiente, inercia.

When a government agency writes a significant regulation—mostly defined as one costing more than $100m—it must usually prove that the rule’s benefits justify its costs. Its analysis goes through the Office of Information and Regulatory Affairs (OIRA), a nerdy outpost of the White House. The process is meticulous. The OECD, a club of mostly rich countries, finds that America’s analysis of regulations is among the most rigorous anywhere.

But once a rule has cleared the hurdle, there is little incentive for agencies ever to take a second look at it. So it is schttps://youtu.be/DVg2EJvvlF8rutinised only in advance, when regulators know the least about its effects, complains Michael Greenstone, of the University of Chicago. The OECD ranks America only 16th for “systematic” review of old red tape. (The leading country, Australia, has an independent body tasked with dredging up old rules for review.)

En la Argentina sería bueno que tuvieramos una desregulación amplia como la impulsada por Domingo Cavallo en los noventa. El ministro Nicolás Dujovne parece que comparte algunas de estas ideas, aunque todavía no queda claro cuánto quisiera desregular (para bajar costos laborales, ver este post reciente), ni cuánto poder tiene para conseguirlo, tanto dentro del gabinete como frente al resto de los actores políticos en el país.

Sin embargo, el 2×1 de Trump me recordó una vieja idea que se me ocurrió cuando todavía estudiaba en la UBA (o sea, hace 25 años…). En ese momento, al igual que hoy en día, se sabe que hay un elevado e ineficiente número de empleados públicos. Y como la estabilidad laboral de los mismos es considerada un derecho divino que no puede tocar ni siquiera un presidente peronista con la popularidad por las nubes, nadie propuso, ni propone, ninguna medida para enfrentar esta tara.

Lo que había pensado en mi juventud era que se adoptara la regla simple (podía ser ley, decreto, memo, etc.) de contratar un nuevo empleado público solamente cuando se produjeran dos bajas en la plantilla. Obviamente que, al igual que con la normativa de Trump comentada arriba, este 2×1 constituye el espíritu de la idea y su implementación requeriría resolver temas claves como el grado de división del sector público sobre el que se aplicaría, o como enfrentar la creación de nuevos organismos. Pero imaginemos si una regla como esta se hubiera implementado en 1992. O como estaríamos en el 2042 si se empieza hoy. Imaginemos…

Anuncios

8 respuestas a El 2×1 de Trump para el empleo público

  1. chofer fantasma dice:

    el numero de empleado publicos no es tan grave como su inutilidad, no solamente por sus dotes personales, que hay de todo, cuanto como que el sistema administrativo está deshecho. Una regla como la que propones sólo le aumenta el precio que deberían pagar los gobernantes para colocar amigotes y aliados.
    A mi se me ocurría que una buena cosa sería que las leyes tengan un mecanismo de revision y disolucion incorporado: impongo una ley que impide la venta de alcohol luego de las 9 PM para reducir su consumo. Si a los 6 meses del edicto el consumo en la poblacion testigo no se ha reducido, la ley quedará sin efecto por ser inutil a los fines buscados.
    Otra sería que las leyes tengan incorporada una duración en su redacción, y que pasado ese tiempo deban ser refrendadas nuevamente por el congreso.

    • mgeiras dice:

      chofer, la idea de tener leyes contingentes me parece buena. También agregaría que los diputados que promueven n leyes que luego son anuladas pierdan su trabajo y no puedan ser reelectos (tanto proyecto y resolución inútil hay dando vuelta…).
      Con respecto a los empleados públicos es cierto que varios son ñoquis o peor. Pero estimo que en la medida que se logre reducir la masa de empleados los que van a quedar no van a tener otra que trabajar. Como ejemplo, cuando unos es joven y vive con sus padres tiende a parasitar. Cuando se va a vivir solo, cocina, lava los platos, la ropa, etc.
      Saludos.

  2. zorba dice:

    Interesante propuesta, pero creo que desconoces los que son las capas geológicas de la administración publica, cada gobierno pone gente afín y cuando hay un cambio de signo político mas afín se vuelven, mucho de los errores no forzados como dicen hoy son causa de esta afinidad.
    En general los gobierno ponen gente para poder hacer algo, no es lo mismo que te lleve un expediente alguien que confías y te diga firma, que alguien que no conoces, mas acá donde la responsabilidad y ley es algo difuso. Aparte de que mediar urgencia, hoy cambiemos puede olvidarse de una respuesta rápida. Simple arimetica, suponiendo que cuando asume Nestor, un 50% de la administración fuera peronista y el otro 50%, 12 años después y 2 millones de empleados mas, si el 25% de la administración no es peronista es mucho. No se si esta mal o bien pero esta administración lo único seguro que hará sera sumar mas empleados públicos con derecho divino. Aunque no por eso deja de ser buena la propuesta.

    Saludos,

    Zorba

    • mgeiras dice:

      Zorba, entiendo bien como funciona la administración pública. En mi respuesta al comentario anterior digo que esperaría que al reducirse la planilla la administración se vuelva más eficiente. Esto implica que un núcleo de tareas que no son políticas ni partidarias las maneje una burocracia razonable. Por supuesto que para los temas políticos sensibles uno recurre a gente de confianza, pero para la administración cotidiana no debe, o al menos no debiera, importar quién contrató a quién. Saludos.

  3. zorba dice:

    No deberia, pero la realidad no parece asi, Don Mgeiras.
    Quizas lea por algun lado, miles de vacunas de HPV se vencen/vencieron, en hospitales solo hay agujas largas, olvidaron comprar las otra, etc. Solo detalles.

    Saludos.

    Zorba

    • mgeiras dice:

      Justamente, esa es la ineficiencia que espero desaparezca, al menos en parte, con la reducción de la plantilla de trabajadores. Pero leyendo el diario hoy parece que las de por si tibias medidas de racionalización del Estado quedaron en el freezer junto con el ajuste. Saludos.

  4. ricardo dice:

    La estabilidad del empleo publico esta dada por el 14 bis , para echar hay que cambiar eso primero . Igual la mayoria esta por contratos basura , o sea monotributistas , pasantes…yo le echo culpa al gob por no haber echado mas pero la mayoria estan en las provincias igualmente , como haces para que rajen gente del chaco ?

    • mgeiras dice:

      Ricardo, justamente ese es el punto de mi nota. No hace falta echar a los empleados. En 25 años desde 1992 se hubiera jubilado la mitad de la plantilla y esta en lugar de duplicarse se hubiera contraído un 25%. Con respecto a las provincias cada una hace lo que puede/quiere/sabe, mi idea es teórica con lo cual la puede aplicar la administración nacional, alguna provincia, municipio, etc. (o nadie). Saludos.

A %d blogueros les gusta esto: