La muerte del hipergradualismo

La semana pasada con mi familia tomamos un crucero por el Mediterráneo, prácticamente sin acceso a internet. Al volver, y ver los diarios argentinos, me dió la impresión que habíamos viajado en el tiempo: FMI, crisis, que se vayan todos.

En los diarios que leo, La Nación y Clarín fundamentalmente, casi todas las crónicas le echan la culpa (o casi toda la culpa) de la crisis al cambio de clima en los mercados financieros. Es una estupidez. La última sorpresa en el mundo fue a fines de enero cuando la bolsa norteamericana ajustó a la baja y desde entonces opera con mayor volatilidad por el temor a una guerra comercial por las medidas proteccionistas de Trump. La última suba de tasas de la Fed tuvo las reacciones esperadas en mercados emergentes. Sólo hubo pánico en Argentina. ¿Por qué? 

Porque el gobierno se equivocó fiero al atacar la independencia del Banco Central cuando le obligó a bajar las tasas en enero. A fin de año el cambio de meta inflacionaria había puesto a los mercados en alerta. En un post esos días yo escribí que la independencia del Banco no se vería afectada si podía usar los instrumentos, la tasa en particular, como quisiera para alcanzar esa meta. Pero Sturzenegger se vió obligado a bajar la tasa de interés, y tuvimos un deterioro de expectativas, como reporté a principios de febrero. El gobierno no sólo perdió cuatro meses (con inflación en alza y crecimiento en baja), sino mucho más en términos de credibilidad.

Antes de este viaje estuve con mucho trabajo y pensaba escribir una nota que fuese mi propia respuesta al anterior post. En este conjeturaba que el gobierno podía acelerar el ajuste pero elegía no hacerlo. Pero viendo el innecesario fuego amigo (de Carrió y los radicales libres) respecto al tema tarifas se me ocurrió que, asumiendo que Macri con mayoría en el Congreso no diferiría mucho de Menem, Kirchner o Cristina (no en vano lo apodan “el calabrés”), sus aliados preferían tenerlo con las cuentas fiscales en rojo como un freno a la recuperación económica que lo volvería peligrosamente poderoso.

Ahora no importa tanto el motivo del hipergradualismo que tuvimos, si fue una libre elección, o si respondía a restricciones políticas internas o externas (peronismo, control de la calle, etc.). Lo importante ahora es que el gobierno ha firmado la sentencia de muerte del mismo. En efecto, un acuerdo con el FMI necesariamente tendrá condicionamientos. No importa que el gobierno lo niegue. Como dice Carlos Pagni en su nota hoy en La Nación

Macri necesita desde anteayer encontrar una diagonal entre gradualismo y acuerdo con el Fondo. La Argentina no puede aspirar a una Línea de Crédito Flexible, como las que se otorgaron a México o a Colombia. Para este tipo de préstamo, que carece de condicionalidades, se requiere una posición externa sólida y baja inflación.

Los expertos presumían ayer que el país tendría derecho a una Línea de Precaución y Liquidez, ideadas para países con problemas de balanza de pagos, que aplican políticas correctas pero están expuestos a vulnerabilidades. Para este tipo de auxilio las condicionalidades son ex post. Pero las novedades que llegaban anoche desde Washington no eran tan alentadoras. El Fondo sólo estaría dispuesto a conceder un acuerdo Stand-by clásico. Es decir, un préstamo que obliga a un programa de ajustes y reformas estructurales. La negociación puede llevar hasta seis meses. El gradualismo requerirá de una defensa más enfática.

Hay una cuestión principal: ¿el Fondo entregará dinero a quienes aprovechan el dólar barato para atesorar o hacer compras en el exterior? En otras palabras:¿ no pondrá como requisito la corrección del atraso cambiario? Sería la segunda paradoja de esta crisis: se pide asistencia al Fondo para evitar una devaluación; pero la condición que pondrá el Fondo para esa asistencia podría ser una devaluación.

En mi opinión, una parte del gobierno, la más ortodoxa, va a aprovechar el acuerdo con el Fondo para hacer los ajustes y reformas necesarias. De hecho, no me sorprendería que el acuerdo se hubiera pedido no cuando se hizo público sino unos días antes. El anuncio de la reducción de la meta de déficit de este año de 3,2% a 2,7% cortando gastos en obra pública podría haber sido la señal que el Fondo le exigió a un país poco apegado a ajustar los gastos a sus capacidades.

La otra parte del gobierno, la más heterodoxa, lo menos que puede hacer es pedirle disculpas a los economistas plateístas.

Hoy por hoy no veo que Macri se vea forzado a cambiar su estilo y nombrar a un super ministro de Economía que coordine mejor las acciones. Pero si el anuncio/acuerdo con el FMI no le permite recuperar gran parte de la credibilidad que dilapidó el ataque a la independencia del Banco Central habrá que dar un golpe de timón.

EXPOST: Basta ver las últimas dos ediciones del Economist (acá y acá) para darse cuenta que no se cayó el mundo. Sólo lo hizo la Argentina.

Anuncios

6 Responses to La muerte del hipergradualismo

  1. Silenoz dice:

    “independencia del banco central”….. “gradualismo”…. “hipergradualismo”…..
    “economistas heterodoxos” (¿dónde?)

    Evidentemente para Uds el mate no tiene “aujero”….

    En lugar de apelar a formalismos discursivos para caracterizar al peor equipo de los últimos siglos y a sus adláteres de la corriente “espert”, hay que decir que con 100 000 palos chocaron la calesita….

    Y que el problema de fondo son los 5-6 % de déficit de cta cte., el modelo y, por si fuera poco pero referido a esta coyuntura exclusivamente, la mala praxis e inutlilidad del bco. central y demás “equipos”… hicieron todo (devaluaron, quemaron divisas y subieron la tasa) sólo para que unos pocos agentes “con acceso libre (¿?) a la información y en el uso pleno de su expectatvas racionales” se fugaran con dólar a 20….

    También es un buen momento para despedir los grandes conceptos teóricos del heraldo discipulo del cavallo -y de sus adláteres “espert-ianos” también- como ser:
    -la devaluación no se traslada a precios
    -aumentos de los servicios no implican alzas de precios
    -que la puja distributiva es un cuento populista
    -que el tipo de cambio flotante liquida la restricción externa
    -que la emisión/déficit genera inflación

    Son tan malos e inútiles que llegaron a desagraviar a de la Ruina…. por que a su favor, este último agarró el país hasta la manija de deuda y atado a la convertibilidad…

    Para la próxima había que ver si en Austria hay mates con “aujeros”

    Saludos

    • mgeiras dice:

      Silenoz, ni este es el peor equipo de los últimos 100 años, ni el mejor de los últimos 30. Además no rompieron la calesita, sino que gastaron 50 000 palos en un intento vano de arreglarla cuando lo que convenía era mandarla a pérdida y comprar otra a un costo mucho menor. Saludos.

    • Silenoz dice:

      ¿Ud. me está jodiendo estimado?

      100 000 M de u$s y pico…… Se fumaron todas las chequeras en 2 años…. Sin ninguna crisis en el exterior nueva….. Y, 6 meses más tarde, con la escupidera al fondo….

      Para empeorar el cuadro, la poca discrecionalidad para hacer política económica (porque el “mercado” les viene marcando la cancha desde hace meses) ahora con el fondo la perdieron totalmente..

      Tiene el boleto picado, la ficha es llegar al año que viene…. Insisto: ni de la Ruina fue tan inútil…..

      El problema NO SON los pesos, sino la falta de dólares…. No se insulte estimado, estos no valen la pena….

      Y, “bai de uei”, todo el “soporte teórico”: R.I.P.

      Saludos

  2. zorba dice:

    Don Mgeiras.

    Para mi el BCRA y el ala económica están equivocados, el problema es otro, no se si hay un modelo pero querer ajustar la economía como los yanquis solo con tasa en una economía pequeña y abierta a la entrada de capitales termina/o en un esquema ponzi.

    Por el carry trade, el central crea dólares, mas que lo que puede generar la economía, por lo que tiene que emitir más lebac, para adquirirlos afuera. Mas aun si fijamos el dólar, la gente hace la cuenta y no cierra.

    Para mi esa es la principal razón de que la suba de tasas no funcione como en el 2016 y frene la inflación. El central puede subir la tasa todo lo que quera pero lo que hace no sirve y solo conduce al abismo.

    Hoy estamos condenados a un crisis cada mes, el arreglo vendría por cerrar la economía a la entrada de capitales, ofrecer un bono dolarizado a los tenedores que quieran salir, y las lebac volverían a funcionar como esterilizador de la masa monetaria.

    Lamento disentir con su post, pero no es el desacople del ajuste, ni el ataque a la independencia del central la razón de esta crisis. La razón es simplemente monetaria.

    Saludos

    • mgeiras dice:

      Zorba, si no hubiera déficit fiscal no habría crisis (económica). La política monetaria se podría manejar tranquilamente con la tasa de interés como instrumento. El problema es el contexto en que se aplica la actual política monetaria. Ya en marzo de 2016 decía que metas de inflación con alta inflación era algo risible. Pero dado que este es el camino que el gobierno decidió tomar (y no como sugirió recientemente Domingo Cavallo, haber mantenido el cepo hasta que se normalizaran las tarifas), la conclusión lógica es la del post: hay que hacer el ajuste fiscal más rápido. O cambiar el plan económico, o el gobierno, o el país. Saludos.

  3. zorba dice:

    Don mgeiras, no le digo que no hay que hacer un ajuste fiscal, lo que le digo es que las lebac ( las tasas) en el contexto actual no sirven como instrumento.

    Es posible que con unas tasas mas baja, menores a un digito, el efecto del interés compuesto no sea determinante, pero en el caso actual no hay forma que lo manejen, hoy tienen que desactivar la bomba lebac antes de hacer cualquier tipo de ajuste que hagan, gradual o de shock.

    Ya que el ajuste no le soluciona el problema monetario, que pide mas dólares de los que puede generar la economía, antes le llamábamos déficit cuasi fiscal.

    El error para mi, fue cuando apareció dujovne con el pan bajo el brazo de liberar el ingreso de capitales al país, no se si el pan se lo pusieron o fue logro propio pero para mi fue una tontería.

    Creo que, Domingo recuerda cuando erman le soluciono el problema del deficit cuasi fiscal, con el plan bonex.

    La argentina avanza pasamos de gente que amaba los 70 a gente que imita los 80.

    Saludos

A %d blogueros les gusta esto: