Magia e ilusiones

21/02/2019

No, no es un post sobre política argentina. Es una crítica a recientes discusiones sobre los costos de la deuda, y el Green New Deal en EEUU. Lo puedo resumir en este tweet que escribí hace un mes

Olivier Blanchard en su discurso como presidente de la AEA nos incita a repensar los costos de la deuda pública, y muestra que es normal que la tasa libre de riesgo esté debajo de la tasa de crecimiento del PBI. Esto sugiere (aunque no lo diga explícitamente) que habría que endeudarse para hacer inversiones de alto retorno como infraestructura.

Rápidamente, Paul Krugman en una serie de notas en el New York Times (acá, acá y acá, por ejemplo) adhiere a esta idea y pone como ejemplo el Green New Deal (GND), que es una propuesta agresiva para transformar la matriz de producción energética a fuentes renovables en un período de tiempo relativamente corto. De la última de sus notas, de ayer:

So, first off, investment – typically spending on infrastructure or research, but there may be some room at the margin for including spending on things like childhood development in the same category. The defining characteristic here is that it’s spending that will enhance society’s future productivity. How should we pay for that kind of outlay?

The answer is, we shouldn’t. Think of all the people who say that the government should be run like a business. Actually it shouldn’t, but the two kinds of institution do have this in common: if you can raise funds cheaply and apply them to high-return projects, you should go ahead and borrow. And Federal borrowing costs are very low – less than 1 percent, adjusted for inflation – while we are desperately in need of public investment, i.e., it has a high social return. So we should just do it, without looking for pay-fors.

Si, leyó bien. Krugman se pregunta quién debería pagar por estas inversiones, y se responde, básicamente, que se pagan solas. Parece un político argentino (K, peronista, cambiemita, da lo mismo).

Pero inmediatamente saltan estas comparaciones odiosas (que llamé trilemas en el tweet). Porque si uno puede gastar más porque la tasa de interés libre de riesgo es baja, entonces es tan lícito hacerlo reduciendo impuestos como aumentando la inversión en infraestructura. Y quienes critican una cosa apoyan la otra y viceversa.

Además Krugman se dispara solo en esta cruzada para financiar el GND con deuda, mientras que 3401 economistas en EEUU suscribieron a un llamado a implementar un impuesto al carbono para reducir emisiones. Si yo fuese un furioso fanático por el medio ambiente (como parece ser Krugman, parece), propondría que los recursos recaudados con este impuesto se dediquen primero a realizar las inversiones del GND (bueno, no todas, las que tengan mejor costo/beneficio), y recién luego se devuelvan estos recursos a los ciudadanos como sugiere la propuesta en su punto V.

Volviendo a la deuda, la realidad es que si rf<g, entonces el gobierno puede gastar (g-rf)*D (donde D es el nivel de deuda), sin necesidad de aumentar impuestos y manteniendo el ratio de deuda PBI constante. Pero de aquí no sale una teoría sobre cuál es el nivel de deuda/PBI óptimo. Es más, creo que Blanchard se equivoca diciendo que como hay evidencias que la productividad marginal del capital es más baja esto indica que el costo de la deuda es más bajo. No porque esté mal contablemente hablando, pero su tesis se basa en que rf<g es algo persistente, pero si la productividad marginal del capital baja, inevitablemente llegaremos a una situación en la cual la tasa de crecimiento del producto cae y rf>g, con lo cual el juego de Ponzi se termina. Y puede terminar abruptamente. En esto los argentinos tenemos experiencia.

Anuncios

La tercera es la vencida del gobierno de Macri

07/02/2019

Me costó ponerme a escribir este post, un balance del tercer año del gobierno de Mauricio Macri. Creo que si empiezo por la conclusión se entenderá el porqué: Si hubiera hoy un balotaje entre Macri y Cristina, votaría en blanco. Y nada me hace pensar que vaya a cambiar de opinión de aquí a las elecciones. 

Desde un principio realicé una crítica constructiva del gobierno de Cambiemos, y al hacer balances del primer y segundo años de gobierno, traté de no tomar posiciones extremas (e.g. no suponer que la reelección de Macri era alg seguro a fines de 2017). Hoy sigo creyendo que el gobierno tiene chances de ganar la reelección pero su gestión ha sido tan mala que no me invita a sumarle mi voto. 

Ya en febrero noté las primeras señales de ruido en los mercados, y al mes siguiente comenté la pelea entre el gobierno y los “plateístas“, con el ahora pre-candidato José Luis Espert a la cabeza. En abril vino el colapso y la muerte del hipergradualismo, y la crisis se aceleró en agosto (por la incapacidad del gobierno para realizar el primer ajuste acordado con el FMI). Se terminó en una política monetaria creíble pero no robusta que le permite al gobierno disfrutar de la paz de los cementerios. 

Pensando a futuro, por qué no votaría a Macri en un balotaje? Porque no me inspira confianza, y no creo que sea capaz de realizar las reformas que el país necesita. Peor aun, no ha sabido realizarlas en estos tres años en el poder. Alguien podrá defender al gobierno diciendo que estuvo en minoría en el Congreso. OK, pero va a tener mayorías si gana este año? No, o sea que si esta fue la excusa no hay que esperar cambios. 

Y excusa es la palabra clave de Cambiemos. El otro día en Twitter metí un comentario sobre la inflación esperada este año. Hice notar que la convertibilidad había logrado bajar la inflación a 84% anual en 1991 y a 17,5% el año siguiente (y con reactivación, o sea con presiones de demanda sobre precios!). Con esta base cualquier inflación este año por encima de 17% será una señal de otro fracaso. La “excusa” para decir que la inflación va a ser más alta es que el señoriaje así conseguido será crucial para cumplir con las metas fiscales este año. O sea que cumplir con las metas fiscales es más importante que cumplir con las metas de inflación, con lo cual podría estar de acuerdo. Ahora bien, a quienes defienden esta tesis, cómo debiera reaccionar el gobierno si el sindicalismo hace acuerdos salariales por el 17% este año? Porque si infla va a tener una recesión brutal y pierde las elecciones. O sea que lo del señoriaje es una excusa para encubrir incapacidad del gobierno para coordinar precios y salarios a pesar de tener un corset monetario importante. 

Se dice que la economía está parada porque hay incertidumbre política ya que Cristina puede ganar las eleciones. (Comentario al margen: gracias a quién puede volver al poder? Gracias a la ineptitud del gobierno). Obviamente poca gente quiere invertir si el kirchnerismo “vuelve por todo”. Pero imaginemos que el escenario más probable es la reelección de Macri. Qué incentivos le da esta perspectiva a un inversor en potencia? Espera que bajen los impuestos? Las regulaciones ineficientes? Se abra la economía? No, no y no. Macri debería hacer un shock para ganar algo de confianza empresarial. Debería cambiar todo el equipo económico (sin hablar de su jefe de gabinete), ya que el actual no supo hacer más que reformas cosméticas, que aunque yendo en la dirección correcta, no alcanzaron a mover el amperímetro (basta considerar la fallida reforma impositiva y laboral con los cambios en Brasil para determinar donde irán las inversiones en la región, una vez la gestión despeje dudas sobre Bolsonaro). 

A pesar de mi visión negativa sobre Cambiemos, espero que sobreviva y se refuerce, porque al país le viene bien tener alternancia en el poder. Le vendría mejor que los partidos que se alternen sean capaces en la gestión, pero dejaremos ese deseo para otra ocasión. 

EXPOST: Otro ejemplo de la poca confianza que inspira este gobierno son las idas y vueltas con los incentivos a la producción de gas no convencional en Vaca Muerta. Ahora resulta que la regulación correspondiente estuvo mal diseñada. Y aquí no se puede culpar la herencia recibida, pues fue hecha por Juan José Aranguren hace dos años.