Ocho años de kirchnerismo, te abrocho

25/05/2011

Hoy se cumplen ocho años de la llegada al poder de Néstor Kirchner. No encuentro motivo para celebrar en esta fecha, más allá de ser el aniversario de la Revolución de Mayo. Creo que la gestión de NK y su esposa ha sido un desastre para el país. Solo que no percibimos esto porque les tocó en suerte gobernar en un período de un shock muy favorable en los términos de intercambio. Recientemente Eduardo Levy Yeyati en su blog escribió una nota sobre la ausencia de debate del modelo económico que empieza diciendo:

[E]stá el debate estrictamente económico asociado al enigma resultadista que surge de comparar la Argentina de la post crisis con Brasil (o con la región): ¿cómo se explica que hayamos hecho todo distinto y nos haya ido relativamente bien (o al menos igual que al resto)? ¿Lo hecho no estuvo tan errado? ¿Lo hecho no fue tan distinto? ¿Perdimos una oportunidad que nos costará caro en el futuro (pero, entonces, cuándo llega el futuro)? ¿Estamos más expuestos a un período de mala suerte (como, algunos sostienen, nos avisó la crisis de 2009)? 

Es cierto que la performance resultadista no difiere mucho entre Argentina y el resto de los países de América Latina. Y dado que aplicamos diferentes política la explicación está en que todos nos beneficiamos de este shock en los términos de intercambio. Para apreciarlo mejor vale la pena leer este artículo reciente de Andrés Velasco sobre las perspectivas realistas de la región. En el mismo distingue dos subregiones: América del Sur, rica en recursos naturales, y América Central no tan rica:

Leer el resto de esta entrada »


Lo leíste primero acá 2

20/05/2011

Hoy estoy recordando posts del pasado reciente que se han revitalizado en esta semana. Primero fue la corrupción en la FIFA. Ahora le toca el turno a lo escrito a pocos días del terremoto y tsunami que asolaran la costa nordeste de Japón. Un primer post sobre el impacto económico del terremoto y otro sobre la situación crítica que se estaba viviendo en la planta nuclear de Fukushima. Más tarde escribí un tercer post sobre ambos temas. Con respecto a los aspectos económicos argumentaba que la recuperación sería rápida. En la primera nota decía:

Con respecto a los efectos de largo plazo, en un trabajo en progreso del BID del año pasado, “Catastrophic Natural Disasters and Economic Growth”, Cavallo, Galiani, Noy y Pantano, muestran que hasta las catástrofes naturales más severas no tienen ningún impacto significativo en la tasa de crecimiento económico de largo plazo. De hecho Chile sufrió un terremoto devastador hace un año y ya ha recuperado la senda del crecimiento.

Y en la tercera: Leer el resto de esta entrada »


El mundo se infla rápidamente

06/05/2011

Con este tercer post de la semana cierro una trilogía sobre inflación. El lunes escribí sobre los costos de permanecer en un “equilibrio” con alta inflación como la que actualmente tiene nuestro país. El miércoles publiqué un indicador de la inflación minorista del último mes. Hoy voy a hablar sobre las tendencias inflacionarias en el mundo en los últimos meses.

En enero escribí una serie de pronósticos para este año, comenzando con uno sobre los factores externos. Allí escribí lo siguiente:

Se puede decir que el mundo superó el año pasado la “Gran Recesión” originada en EEUU en 2008 con la quiebra de Lehman Brothers, y que acentuó la contracción del producto que esa economía experimentaba por la ruptura de su burbuja inmobiliaria. Podría mostrar una serie de indicadores para fundamentar esta afirmación, pero creo que alcanza con el siguiente gráfico de The Economist con la inflación en un número de países y regiones del planeta (es el de la derecha, ver la nota para otros gráficos): claramente el 2010 comenzó con temores de deflación así como el 2011 está comenzando con temores de inflación

Seguía un gráfico que mostraban como la inflación había comenzando el 2010 por el piso y repuntaba al promediar ese año, en especial en países emergentes. Hoy voy a usar un gráfico con datos de inflación mundial (acumulado en los últimos 12 meses) del Billion Price Project de Alberto Cavallo y Roberto Rigobon del MIT, y un indicador similar confeccionado por el FMI.

Creo que este es uno de esos casos en los que una imagen vale por mil palabras. Se puede apreciar una aceleración significativa de ambos indicadores a partir del último trimestre de 2010. Es sabido que este incremento en la inflación a nivel mundial obedece en parte a las políticas monetarias expansivas en EEUU y Europa (donde han comenzado a ajustar), y a las presiones de demanda de países emergentes sobre el precio de commodities. A principios de año dije que es mejor tener problemas inflacionarios que deflacionarios. Ahora me pregunto cómo evolucionarán estos factores en el corto y mediano plazo.

La Reserva Federal de los EEUU ha manifestado que no habría una nueva ronda de expansión cuantitativa. Y todo indica que el año próximo comenzará la contracción monetaria (quantitative tightening) y el aumento en las tasas de interés de corto plazo. Que sea el año próximo, y no más tarde en este, obedece a factores políticos para no arruinarle a Obama el camino a la reelección. Europa da señales de continuar subiendo las tasas de interés de corto plazo pero a un ritmo lento.

Con respecto a las economías emergentes, hay indicadores que marcan el fin de la expansión explosiva del último año. Por un lado los mercados bursátiles en moneda doméstica muestran expansiones moderadas en los primeros cuatro meses de 2011 (especialmente para América Latina donde todos los mercados seguidos por The Economist tienen pérdidas excepto Venezuela). Por otro lado hay evidencia que los precios de los commodities se están amesetando, como analiza esta nota de un blog del The Economist.

In last week’s Fed press conferences, Ben Bernanke argued that most of the recent increase in headline inflation has been due to rising energy costs, and most of that is atttributable to rapid emerging market growth. I’ve generally been looking at commodities as a loose, volatile gauge of expected emerging market economic performance. If commodities as a category are plateauing, then says to me that markets are indicating a slowdown in emerging market expansions.

That’s a reasonable expectation, as far as I can tell. The IMF is projecting a slower growth performance across Asia in 2011 relative to 2010. Brazilian growth is also expected to slow. Governments across the emerging world are tightening policy in the face of rapid inflation. There is no doubt some concern in these countries that the link between emerging market growth and commodity prices has become too tight, such that the only way to limit a damaging increase in inflation is to limit growth.

El crecimiento de las economías emergentes se está nivelando. Esto no quiere decir que Argentina vaya a tener una recesión, sino que habrá menos margen de maniobra para la política económica que el que hubo en el último año, y que permitió dislates como el DNU para entrometerse en la administración de empresas donde la ANSES tiene acciones, o la regulación del sistema de prepagas de salud que incluye la contradicción lógica de permitir que una persona compre un “seguro” para tratar una condición preexistente.


Japón después de Fukushima

28/03/2011

A los pocos días del terremoto y tsunami que asolaran la costa nordeste de Japón escribí dos post, el primero sobre el impacto económico del terremoto y el segundo sobre la situación crítica que se estaba viviendo en la planta nuclear de Fukushima. Hoy voy a elaborar un poco más sobre estos puntos.

Leer el resto de esta entrada »


Impacto económico del terremoto en Japón

15/03/2011

El viernes pasado Japón sufrió dos catástrofes naturales enlazadas: un terremoto y un tsunami. Hasta la fecha estas han cobrado cerca de 10.000 muertos y cuantiosos daños materiales (se habla de cuatro millones de casas afectadas). Tres reactores nucleares mantienen en vilo a los habitantes de los alrededores – las preocupaciones llegan hasta Tokyo- por la perspectiva que varias explosiones dejen al descubierto material radioactivo.

Los medios han dado cuenta de estas catástrofes a través de videos e imágenes satelitales. También han empezado a alertar sobre el impacto negativo que tendrían tanto en la economía japonesa como mundial. En su blog Paul Krugman coincide con este pronóstico añadiendo que el resto del mundo se ve perjudicado por el desabastecimiento de bienes intermedios fabricados en Japón:

Leer el resto de esta entrada »


Primero la inflación, ahora el crecimiento

14/02/2011

Según esta nota ayer en La Nación, “el 74% de los argentinos se siente afectado por la inflación”. Me gustaría creer que de tanto insistir sobre la alta tasa de emisión monetaria en nuestro país, los economistas logramos concientizar al resto de la población. Pero no creo que sea mérito nuestro. La gente se preocupa por la inflación porque el costo de lo que consume le está ganando la pulseada a sus ingresos. De hecho si no hubiese inflación estoy seguro que el “74% de los argentinos” estaríamos preocupados por la mayor porción de nuestros sueldos que se va en llenar el changuito en el supermercado. No es la forma ideal, pero es bueno que la gente tome la inflación como un “mal” que debe ser corregido.

En la “guerra” entre el gobierno y los medios independientes me parece que, con esta evidencia, La Nación considera que ya no tiene tanto rédito seguir hablando de inflación y por eso hoy dirigió sus cañones a uno de los logros del modelo: el crecimiento. En un editorial cuestiona la afirmación del gobierno de haber crecido a “tasas chinas” desde 2003. Se basa en dos argumentos sólidos y que comparto: 1) desde 2007 las estadísticas oficiales en general no son confiables, lo que quedó claro en la divergencia en cuatro puntos porcentuales entre la evolución oficial del PBI en 2009 y estimaciones privadas, 2) una comparación genuina no toma pico contra pozo (2002), sino contra pico previo (1998).

Leer el resto de esta entrada »


Pronóstico 2011: economía local

20/01/2011

Al hablar de los factores externos y políticos vimos que los primeros son positivos para el país mientras que los segundos no. El resto del mundo va a seguir creciendo, con China como locomotora principal, con menores riesgos de recaida en EEUU y Europa. Como contracara el escenario abierto de cara a las elecciones presidenciales de octubre introduce incertidumbre a la hora de tomar decisiones de inversión privadas. Sabiendo que los sectores rentables en el período 2012-2015 dependerán de quién esté en el poder a fin de año la respuesta óptima es esperar. Cuando la incertidumbre se resuelva, y esto vale incluso si Cristina es reelecta, tendremos un aumento de la inversión de cara al 2012.

Recientemente, La Nación realizó un análisis de la inversión necesaria para crecer a tasas chinas y concluyó que en el país faltan 10.000 millones de dólares de inversión para crecer en forma sostenible a un 8% anual.

Una fábrica de tornillos aumentó su producción y rentabilidad en los últimos siete años, al amparo de un contexto de crecimiento y gracias a que, luego de una gran crisis, pudo aprovechar el resto ocioso de una capacidad creada en épocas de bonanza. Hasta aquí, todo bien, pero ahora se encuentra con que el ritmo de crecimiento que un día la benefició con una demanda recalentada, le exige más inversión que la hecha para poder sustentarlo. Así está la Argentina hoy. Con un ritmo de crecimiento del 8% anual, ya no le basta con una inversión del 22% del producto bruto interno (PBI) para satisfacer un consumo voraz, que sube nominalmente al 23% por año y provoca un desajuste entre oferta y demanda, que sólo puede tener un desenlace: más inflación.

Anticipando una aceleración en el ritmo de crecimiento del gasto público en un año electoral (y su correlato en un mayor déficit fiscal) llegamos a la variable macroeconómica más discutida en los medios: la inflación. En el post más leído el año pasado en este blog discutí las causas del fenómeno inflacionario en nuestro país, y como combatirla (tema que amplié acá). Una de las conclusiones que obtuve era que el presente gobierno no podía creíblemente combatir la inflación con lo cual lo óptimo resulta convalidar las expectativas de una tasa de incremento de precios elevada.

Leer el resto de esta entrada »


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 119 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: