Pronóstico 2012: economía local

26/01/2012

Hoy voy a hacer un análisis de las perspectivas para la economía argentina este año. Ya vimos que los factores externos nos van a ayudar menos que el año pasado, y que los factores políticos mientras estén encabezados por Guillermo Moreno seguirán siendo muy negativos. ¿Cómo va a responder la economía local ante un escenario externo menos favorable y un mayor intervencionismo público?

Empecemos con la variable macro más saliente para el público en general: la inflación. El gobierno teme que una devaluación se transmita en inflación, razón por la cual impuso el control de cambios. Y sabe que a pesar de esto, si no hay un superávit de cuenta corriente amplio que genere divisas habrá una corrida cambiaria, razón por la cual se busca restringir (ilegalmente) las importaciones. Allá a lo lejos, en la primavera post elecciones, se mencionó un plan para reducir la inflación llamado Plan de Convergencia Nominal. Estaba tan mal diseñado que ponía la misma tasa del 18% para los incrementos de la cantidad de dinero, salarios, e inflación. Los sindicatos fueron los primeros en darle la espalda, al no querer someterse a un techo salarial, máxime sin conocer el programa monetario del BCRA. La idea del PCN terminó de morir justamente cuando el BCRA puso metas (de mínima) de incremento para la cantidad de dinero de 26%. Considerando indicios que muestran que los incrementos salariales rondarán el 25% este año, me parece que la tasa de inflación estará entre 22 y 25%, en niveles similares al año pasado. 

Leer el resto de esta entrada »


Pronóstico 2011: economía local

20/01/2011

Al hablar de los factores externos y políticos vimos que los primeros son positivos para el país mientras que los segundos no. El resto del mundo va a seguir creciendo, con China como locomotora principal, con menores riesgos de recaida en EEUU y Europa. Como contracara el escenario abierto de cara a las elecciones presidenciales de octubre introduce incertidumbre a la hora de tomar decisiones de inversión privadas. Sabiendo que los sectores rentables en el período 2012-2015 dependerán de quién esté en el poder a fin de año la respuesta óptima es esperar. Cuando la incertidumbre se resuelva, y esto vale incluso si Cristina es reelecta, tendremos un aumento de la inversión de cara al 2012.

Recientemente, La Nación realizó un análisis de la inversión necesaria para crecer a tasas chinas y concluyó que en el país faltan 10.000 millones de dólares de inversión para crecer en forma sostenible a un 8% anual.

Una fábrica de tornillos aumentó su producción y rentabilidad en los últimos siete años, al amparo de un contexto de crecimiento y gracias a que, luego de una gran crisis, pudo aprovechar el resto ocioso de una capacidad creada en épocas de bonanza. Hasta aquí, todo bien, pero ahora se encuentra con que el ritmo de crecimiento que un día la benefició con una demanda recalentada, le exige más inversión que la hecha para poder sustentarlo. Así está la Argentina hoy. Con un ritmo de crecimiento del 8% anual, ya no le basta con una inversión del 22% del producto bruto interno (PBI) para satisfacer un consumo voraz, que sube nominalmente al 23% por año y provoca un desajuste entre oferta y demanda, que sólo puede tener un desenlace: más inflación.

Anticipando una aceleración en el ritmo de crecimiento del gasto público en un año electoral (y su correlato en un mayor déficit fiscal) llegamos a la variable macroeconómica más discutida en los medios: la inflación. En el post más leído el año pasado en este blog discutí las causas del fenómeno inflacionario en nuestro país, y como combatirla (tema que amplié acá). Una de las conclusiones que obtuve era que el presente gobierno no podía creíblemente combatir la inflación con lo cual lo óptimo resulta convalidar las expectativas de una tasa de incremento de precios elevada.

Leer el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: