Como eliminar las tarifas sociales

04/04/2017

Con un título así espero agitar el avispero. Este año ya escribí un par de posts derechosos (ver acá o acá), y si tuviera ganas de levantar la temperatura en esa dirección hubiera escrito sobre el número de desparecidos (son menos de diez mil, no es poco, punto). Espero que el lector llegué al final de la nota antes de ahondar más la grieta.

Hoy en día la tarifa social abarca casi todos los servicios públicos. Este link del gobierno nacional le muestra a todo jubilado, desempleado, beneficiario de AUH, o pobre como solicitar la tarifa social de transporte, agua corriente y cloacas (en BA) y de gas y electricidad (en todo el país). En mi opinión es ineficiente tener precios diferenciados para estos servicios públicos, y la ayuda social debiera ser directa, decidiendo los beneficiarios en qué gastarla.

En esta entrada me voy a ocupar de los subsidios energéticos cuyos beneficiarios potenciales son cerca de un tercio de la población.

Como es bien sabido, quienes no se benefician de una tarifa social están pagando cerca de la mitad del costo de la electricidad o gas que consumen. Con lo cual en realidad todos los argentinos tienen una “tarifa social” (pero, como diría George Orwell, algunos argentinos son más sociales que otros). Diferenciemos pues entre subsidios generalizados y focalizados (tarifa social).

El año pasado el gobierno empezó una gradual reducción de los subsidios energéticos generalizados, y debido a un fallo de la Corte Suprema la reducción pasó a ser muy gradual. O sea que estamos lejos del día en que al menos alguien pague el costo de la energía (pero, como no enseñó Milton Friedman, no hay almuerzos gratis, o sea en realidad ya lo pagamos todos con impuestos, bueno todos los que pagan impuestos pero eso es abrir otro frente de batalla).

Para explicar mi idea, imaginemos que llegamos al día que se eliminan los subsidios generalizados. Ese día los no beneficiarios de la tarifa social pagan el costo de la energía, digamos 10, y los beneficiarios pagan menos, digamos 8. Hoy en día el costo (marginal) de la energía está dado por la paridad de importación dado que consumimos más energía que la que producimos. Es de esperar que el día que se eliminen los subsidios generalizados todavía sigamos importando energía (digo, ¿cuánto tiempo llevará este ajuste?, igual el mecanismo que propongo también funcionaría en caso que empecemos a exportar energía antes de la eliminación de los subsidios generalizados).

Dado el potencial del país, amén de Vaca Muerta, es de esperar que en el futuro cercano, si se mantienen reglas de juego claras, el país vuelva a ser un exportador neto de energía, como lo era antes de la pesificación de tarifas post crisis de 2001. Cuando eso suceda el costo (marginal) de la energía pasará a ser la paridad de exportación. Supongamos que la misma es de 7 (la diferencia entre 10 y 7 estaría dada por los costos de transporte y otras fricciones al comercio energético).

Cuando el país pase a ser un exportador neto de energía los consumidores argentinos tendrán una marcada reducción en los costos de la energía. Entonces si asociamos la tarifa social a la paridad de importación, en el ejemplo de esta nota la tarifa social es un 80% de la paridad de importación, cuando el país pase a ser un exportador neto la tarifa social desaparece.

Podría haber simplificado mi idea si me concentraba en decir lo que resalté en el último párrafo. Pero si esperamos al día que el país pase a ser exportador, seguro que surgirán presiones para mantener la tarifa social a pesar de la caída en los costos de la energía (¿cuántas cosas transitorias se vuelven permanentes en Argentina?). Si hoy el gobierno anuncia una indexación como la que sugiero será creíble que la eliminación de la tarifa social se produzca porque ocurrirá en un contexto en que los beneficiarios de la misma no percibirán un aumento, sino una reducción en sus facturas.

¿Habría costo político de anunciar esto hoy? Poco y nada, donde lo poco sería suficiente como para esperar hasta después de la elecciones (estas, no las de 2019). Como en realidad lo que se paga por electricidad y gas no solamente incluye el costo de la energía sino también cargos de transporte y distribucion, la implementación de esta idea es más compleja que lo que bosquejo aquí. Pero si el gobierno realmente quiere que la Argentina vuelva a ser un país normal, si se puede.


Ideología y política migratoria

25/01/2017

Hace dos semanas escribí un post inspirado en la propuesta (hoy por hoy trunca) del gobierno de bajar la edad de imputabilidad a los 14 años. Dicha propuesta fue una de las respuestas a la indignación que causó el asesinato de Brian Aguinaco por dos motochorros. En dicho post corrí al gobierno por derecha con la propuesta de eliminar las prestaciones sociales que reciben los familiares de menores que delinquen. 

Me alegra ver que por fin el gobierno muestra cierta simpatía por políticas de derecha, ya sea porque crea en ellas o porque sus encuestas muestren que no son tan piantavotos. Pocos días después que el presunto asesino de Brian fuera encontrado inimputable y enviado a Perú a reecontrarse con su familia, el gobierno le canceló la residencia permanente a su madre, Adriana González Cuadrado, originaria de Perú y que se encontraba al momento de la decisión de Migraciones con arresto domiciliario por una causa de narcotráfico. 

Ni los kirchneristas salieron a defender a González Cuadrado con lo cual el gobierno se anotició que en el tema migratorio tenía margen para modificar la política de fronteras porosas existente. Así es como el gobierno ahora analiza imponer restricciones en los trámites migratorios.

Dentro de las medidas estudiadas está acortar a dos meses el plazo para expulsar del país a aquellos extranjeros que cometan delitos serios (que superen los tres años de pena efectiva) y eliminar la automaticidad con que un residente temporario accede a la ciudadanía. Hoy en día la expulsión puede llevar hasta ocho años, y un bache legal permite que un turista acceda eventualmente a la ciudadanía sin tener residencia legal en el medio. 

Es importante notar que regular la inmigración impidiendo el ingreso de extranjeros con antecedentes penales en sus países de origen, o expulsar a quienes vinieron a la Argentina a delinquir, no viola el principio constitucional de ser un país abierto a los inmigrantes. Es simplemente diferenciar ser bueno de ser buenudo. 


Del Sel, la AUH y la tasa de fertilidad

19/10/2011

Hace pocos días Miguel Del Sel hizo comentarios polémicos respecto del impacto que la AUH (asignación universal por hijo) tendría en los embarazos adolescentes.

“La ampliación de la AUH ha provocado que se embaracen, quizá, para tener plata a los tres meses”, advirtió Del Sel en Mendoza, adonde viajó como parte de una gira en apoyo de los candidatos de su partido para las elecciones del domingo próximo.

El ex candidato, que fue la sorpresa en los comicios santafecinos, relató a la prensa mendocina que el director de un hospital del norte de su provincia contó que “se triplicó la cantidad de embarazos de pibitas de 13, 14 años”. Comparó esa situación con la ampliación de la AUH y concluyó que “se ve que nadie estudia las consecuencias de lo que se anuncia como una buena medida”.

Lee el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: