Un país corto de ideas

10/02/2011

Me siento como Rodrigo Sbarra de De Cara al 2011, que dice que “está corto de ideas“. Pienso que debe ser porque tengo la cabeza metida en un paper que tengo que terminar el martes para mandar a un par de congresos, pero leyendo el diario de hoy (La Nación) veo que es el país entero el que está corto de ideas:

  • Se habría lavado dinero en la campaña presidencial de Cristina.
  • La Presidencia impulsa listas colectoras para sumar votos por izquierda, y restarle votos a Scioli (Daniel aguanta y acumula, ya va a devolver gentilezas).
  • El gobierno (siempre el mismo actor secundario en el rol protagónico) quiere crear un organismo para regular publicidad privada, aparentemente no satisfecho con la expansión del Fútbol para Todos en un Rubgy, Tenis, Básquet, Rock, Cine, etc. para Todos (léase saturación de discurso oficial para todos).
  • De Vido se enojó con EEUU (supongo por los 100 cables que dicen que es corrupto).
  • La oposición sigue adelante con el 82% móvil, un tema de tercer orden en este año electoral, pero aparentemente de los pocos en los que pueden consensuar una política en común.
  • Otra vez caos en Aeroparque y Ezeiza porque un grupo de trabajadores puede violar la ley para fortalecer su reclamo salarial, y gracias a la inflación estos reclamos son más frecuentes.
  • Hablando de inflación, para Cristina hay “dispersión y distorsión de precios” (sic).
  • Un sector de la UIA que debiera dejar la presidencia según un acuerdo pactado en 2005 quiere elecciones internas para mantenerse en el poder.

Tan deprimentes son estas noticias que uno termina leyendo con más interés el caso policial de un adolescente que degolla a un niño de once años. Para terminar este post corto de ideas cito la nota de Luis Majul en La Nación hoy (sobre la “batalla” entre Cristina y Scioli):

[E]l país real irrumpe con una potencia inusitada y afecta las ambiciones de ambos. Las encuestas independientes no mienten. La creciente inflación, los procesamientos de ex funcionarios del Gobierno y los casos de inseguridad de la provincia impactan en la intención de voto tanto de la Presidenta como del gobernador bonaerense.

Y sugiero leer el artículo de Enrique Szewach sobre los comportamientos fascistas del falso progresimo kirchnerista:

En la práctica, bajo los formalismos de una democracia republicana, nuestro país está dominado por un Estado arbitrario e ilegal. Que se toma atribuciones que no le competen. En dónde funcionarios de cualquier rango, dan órdenes telefónicas a ciudadanos, empresas, organizaciones, sin el respaldo del derecho, ni de ley alguna, sólo con la amenaza de utilizar sus propias fuerzas de choque, que toman la forma de sindicalistas descontrolados, inspecciones impositivas o laborales, difamación a través del periodismo del régimen, o jueces adictos.

Es cierto que existe la posibilidad de “defenderse” formalmente, recurriendo a lo que han dejado de la  justicia y a lo que queda del periodismo independiente. Pero no es menos cierto que, en el ínterin, por la demora propia de esos mecanismos formales en los que se amparan, se pierde tiempo, dinero, recursos y, sobre todo, se desgastan las voluntades.

    Anuncios

    Cristina es bipolar

    30/11/2010

    Comenzó como una leyenda urbana, pero terminó siendo tan real que sus efectos van a ser históricos. No me refiero al título de este post, sino a una nota publicada ayer en el New York Times según la cual en mayo de este año el soldado Bradley Manning contó en un chat que había bajado 260.000 cables que el Departamento de Estado norteamericano había enviado a, y recibido de, embajadas y consulados en todo el mundo, y los había enviado al sitio Wikileaks. Este comenzó a publicar dichos cables este domingo, provocando la crítica inmediata del gobierno estadounidense

    Entre estos cables hay varios relacionados con la Argentina. Pero en lugar de cuestiones de “estado” como en otros países, el cable más famoso (dentro de los que se conoce hasta hoy) muestra preocupaciones de la Secretaría de Estado norteamericana sobre la salud mental de Cristina. Claro que como bien dijo Carlos Pagni en una nota ayer en La Nación, en una país sin instituciones la salud – física y mental – de sus presidentes ayuda a entender la toma de decisiones

    Lee el resto de esta entrada »


    A %d blogueros les gusta esto: